El éxodo paraguayo: sus causas y consecuencias

Reseña del libro “Migrantes: perspectivas (críticas) en torno a los procesos migratorios del Paraguay” que se presentará el próximo jueves 15 de marzo, a las 10 h, en el auditorio de la TV Pública (Alberdi y Herrera).

Tapa del libro “Migrantes: perspectivas (críticas) en torno a los procesos migratorios del Paraguay”.

El volumen, editado por Ápe Paraguay, aporta lecturas interdisciplinarias sobre el tema de la migración, un proceso social que, por razones de orden múltiple, ha adquirido notoriedad en las sociedades contemporáneas. En nuestro caso, por el éxodo de nuestra gente; en el de las sociedades receptoras, por la ola de xenofobia desencadenada, o acentuada, por la crisis mundial, los integrismos de diverso cuño y el rebrote de fundamentalismos que el “mundo civilizado” se jactó de haber derrotado con el desenlace de la segunda guerra, sin reparar en lo que de ellos persiste en su propio interior. La bestia sigue asechando desde la oscuridad.

Luego de un manifiesto pronunciado a propósito del bicentenario, el prólogo del ministro de la Sicom Augusto dos Santos y la introducción del compilador, Gerardo Halpern, investigador del Conicet de Argentina, la antología abre con un texto del sociólogo Tomás Palau.

Bajo el título de El marco expulsivo de la migración paraguaya. Migración interna y migración externa, Palau se refiere a una de las variables de la migración que a su vez constituye uno de los factores estructurales de la pobreza en el Paraguay: el avance del agronegocio a expensas de los modelos adaptantes campesinos en un cuadro dramático de expulsión a centros urbanos saturados, pauperizados y carentes de las mínimas condiciones de salubridad y trabajo digno. Esto es lo que se discute actualmente con vehemencia en nuestro país: ¿qué utilidades reporta al bienestar general la agroexportación? Al parecer no muchas o, al menos, muy discretas.

La cuestión territorial y la distribución de tierras como motores de los movimientos migratorios también son examinados por Hugo Oddone en Impactos de la migración en el desarrollo nacional: una aproximación histórico-social. Desde las políticas fuertemente reguladas de los flujos migratorios del doctor Francia, la relativa apertura de Carlos Antonio López hasta la venta de las tierras públicas en la posguerra del 70, periodo en el cual Oddone señala la paradoja de que mientras se alentaba el afincamiento de colonos inmigrantes también se provocaba la emigración de una población desahuciada por el remate del patrimonio del país al capital extranjero.

Frente al lugar común de los beneficios que proporcionan las remesas enviadas por paraguayos (mal)empleados en el exterior, el libro, en cambio, nos muestra el otro lado que nuestra lógica utilitaria soslaya con facilidad: los efectos sobre la niñez que provoca la separación familiar a raíz de la emigración de los progenitores. Así, Luis Claudio Celma aborda este tema bajo una afligida interrogante: ¿Se fue porque no me quiere más? Los derechos de niñas, niños y adolescentes y los procesos migratorios.

De hecho, con frecuencia se ha puesto el acento en el rostro joven de los emigrantes de nuestro país. En esta lógica, Mirtha Olmedo repasa las Trayectorias migratorias: principales destinos y tipos de trabajo que desarrolla la juventud paraguaya en el exterior.

Por su parte, en Eugenesia y migración. Políticas del deseo en la construcción práctica y simbólica de la inmigrante en Paraguay, Pelao Carvallo impugna las modelizaciones de un tipo de migrante deseable como contrapartida de uno que no lo es. De esta forma transita los nudos discursivos respecto de cómo se construye al migrante ideal cuyo concurso reclama el sentido común dominante. Esto nos remonta al deseo supremo de los Estados liberales del siglo XIX de fomentar preferentemente la migración europea para sumar fuerza a la cruzada civilizatoria contra la “barbarie aborigen”.

Entre tanto, Verónica Villalba Morales realiza una peculiar observación en su Diáspora guaraní desde las disidencias sexuales. El texto alude al destierro sexual de los trans, los putos, las tortilleras –como la propia autora sin circunloquios ni eufemismos los define– impuesto por la heteronormatividad. Esboza, asimismo, una interpretación de la prostitución que bien merece ser analizada y discutida como también una crítica de los discursos de trata como estrategias de mantener la división sexual del trabajo de orden patriarcal.

Sobre los factores de género que interactúan en las migraciones se puede ver, asimismo, el texto de Sofía Espíndola Oviedo, Aháta aju. Género y migraciones: análisis sobre la migración de mujeres paraguayas con destino a España. En esta exposición se recalca la feminización de las migraciones como correlato del crecimiento de las cadenas globales de cuidado en un movimiento de constante retroalimentación.

Tanto las materialidades como las tramas simbólicas en el trayecto de las subalternidades migrantes se van sucediendo en la obra. Desde el análisis de la preeminencia de mano de obra paraguaya en la industria de la construcción de la Argentina, con El paraguayo proletarizado: la experiencia de los trabajadores paraguayos en la industria de la construcción argentina, del antropólogo Álvaro del Águila, hasta Migrantes paraguayas y el servicio doméstico en Buenos Aires. Diferencias y desigualdades, del sociólogo Sebastián Bruno.

Este último trabaja sobre el concepto de mandato laboral, un mecanismo cerrado que implica que determinados rasgos socioculturales y económicos equivalgan directamente a la concentración hacia un rubro único de la economía. De esta forma, ejemplifica el autor, ser mujer, paraguaya y pobre ofrece prácticamente como única oferta de destino laboral el trabajo doméstico. Pero en esta dinámica, más allá de las condiciones objetivas que pudieran o no existir, las representaciones culturales resultan determinantes en la configuración de esas asociaciones automáticas.

Estas características de la inserción de la mano de obra paraguaya en los sectores subalternos de trabajo resultan extrapolables al mercado europeo. Precisamente ello puede verificarse en Algunas observaciones sobre la experiencia migratoria de paraguayos en Europa, del sociólogo Luis Ortiz Sandoval. Habría que agregar, no obstante, que Ortiz Sandoval no se circunscribe a las labores productivas de los migrantes, sino a las redes sociales de parentesco, vecindad, etc., y a la reconstitución de identidades que conlleva la llegada a los nuevos espacios sociales de acogida.

Seguidamente, el libro va bifurcándose  –no en el orden de esta enumeración– hacia aspectos relativos a la lengua del inmigrante. En oposición a los esencialismos, Soledad Acosta, en El guaraní en España: actitudes sociolingüísticas de los inmigrantes paraguayos residentes en Madrid, resalta las funciones pragmáticas del guaraní en la comunidad paraguaya de la capital española sobre las de tipo identitario o puramente etnocéntricas, no descartando por ello que estudios posteriores puedan, en cambio, testimoniar la predominancia de estas últimas sobre aquellas.

Otro pasaje que toma el guaraní en los contextos migratorios es La lengua guaraní y su lugar en la migración paraguaya en la Argentina, de Gustavo Torres González, quien examina, entre otras cosas, las segregaciones por razones de lengua, así como las diversas etapas que fue recorriendo y los desafíos que aguardan a la lengua vernácula desde la colonia, la globalización y los procesos de integración que están tratando de ser materializados en la actualidad.

En el último apartado, Migración y lucha, aparece una de las causas históricas más importantes de la migración paraguaya, principalmente a la Argentina, sobre todo luego de la guerra civil del 47: el exilio por razones políticas. En El exilio, elemento de consolidación de la dictadura del general Alfredo Stroessner, Raquel Pereira cuenta la historia del militante comunista Alfredo Alcorta y reseña fragmentos de la propaganda de la dictadura difundida en el Diario Patria.

Pero la lucha también se entabla en la disputa por los significados. En esta línea de resemantización de los imaginarios, la comunicadora Fátima Rodríguez nos habla sobre Comunicación y migración: redes de organización política de paraguayos y paraguayas residentes en el extranjero, donde se refiere al rol de las TIC en la formulación de renovados conceptos de ciudadanía y participación política como a las experiencias comunicativas alternas de los conglomerados de migrantes.

Cierra el capítulo Referéndum y enmienda constitucional: la modificación del artículo 120 de la Constitución paraguaya, de Magdalena López y Gerardo Halpern. Con relación a este trabajo podría aseverarse que la rotunda victoria del “Sí” en el referéndum para permitir el voto de los paraguayos residentes en el exterior fue una manera de rectificar la “desciudadanización” impuesta por la dictadura y prolongada en el proceso de transición con la Carta Magna de 1992, que dio rango constitucional a la mencionada exclusión.

Finalmente, el libro corona sus páginas con un epílogo del pa’i Oliva, Temas que adelantan un amanecer. En definitiva, el augurio de un amanecer de la libertad en el sentido más acabado de la expresión. No una burda libertad de supermarket que, mientras propugna el flujo irrestricto de las mercancías y el capital, constriñe el libre paso de las personas confinándolas entre muros, alambres y barrotes de metal.

Comentarios

Publicá tu comentario