El Estado invierte 10 veces más en presos que en la educación de niños y niñas

Una persona privada de su libertad le cuesta al país Gs. 16.135.000, mientras que por cada niño y niña se gastó apenas Gs. 1.590.000. Parece que el Estado paraguayo viene llenando el déficit de políticas sociales con un Estado punitorio y represor, dice la investigadora Verónica Serafini.

Tacumbú. Pese a la alta inversión percápita, las personas privadas de su libertad viven hacinadas. Foto: Fabricio Arnella.

“El Estado paraguayo pareciera que viene llenando el vacío que deja el Estado social con un Estado punitorio y represor”, afirma la investigadora Verónica Serafini en su último artículo para la revista Economía y Sociedad del CADEP. A modo comparativo,  indica que para el 2012, se gastó Gs. 1.590.000 por niño y niña en la escuela, mientras que una persona privada de libertad le cuesta al país Gs. 16.135.000, solo en materia penitenciaria. “Estas cifras escandalizarían en cualquier país medianamente desarrollado”, acota la investigadora.

Según la misma, la evidencia empírica demuestra que la conflictividad social, entendida como el asesinato de dirigentes campesinos vinculados a la lucha por la tierra, ataques de un grupo armado, varios secuestros, violencia juvenil en las escuelas y canchas de fútbol y la inseguridad ciudadana, “son hechos vinculados a los altos niveles de desigualdad y la consecuente exclusión que tiene el país”.

A pesar de esto, el gasto en 2012 es el resultado de años de aumento del gasto en áreas que poco contribuyen a erradicar las causas de la desigualdad y la pobreza, y de políticas de seguridad que buscan reprimir las diversas formas en que la conflictividad social se manifiesta.

“Así, el Poder Judicial aumentó su gasto por persona en 496,6%, mientras que los de seguridad nacional, principalmente el Ministerio de Defensa, y seguridad interior a través del Ministerio del Interior, lo hicieron en 276,6% y 315,9% respectivamente”, comenta. Mientras tanto, observa que el gasto dirigido a la lucha contra la pobreza de manera directa,  como en la SAS y la SNNA, apenas aumentó 122,6%, el de educación  (MEC)  lo hizo en 193,9% y el de agricultura familiar campesina (MAG) en 180,2%.

Fuente: CADEP.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.