El encuentro entre John Lennon y Ernesto Guevara

Un encuentro y una fecha unen a ambos en la historia de la humanidad, que aún imagina ser libre, justa.

@SebasOcampos

Con ciertas labores importantes que hacer, pero sin muchas ganas de llevarlas a cabo, hoy, luego de almorzar y terminar de ver la segunda parte de Che (la muy buena película donde Benicio del Toro revive a Guevara),  navegué en internet en busca de informaciones varias, sobre todo del amigo John para ver qué enlazaba en las redes sociales. En esa busca encontré el relato, que al menos para mí aún era desconocido. En consecuencia, recurrí al todopoderoso Google. Vi varios links al segundo, cuyos textos eran prácticamente los mismos. Por ende, me puse a trabajar en base a él, sin saber qué saldría del ensayo literario instantáneo.

John Lennon y Ernesto Guevara

John Lennon y Ernestro Guevara. Imagen: Taringa.net.

El encuentro

John sale de una conferencia de prensa a causa de la presión del escándalo desatado por sus declaraciones hechas en marzo del mismo año al London Evening Standard, conocidas en Estados Unidos gracias a la publicación de la revista Datebook. En esa ocasión, dijo que los Beatles ya eran más famosos que Jesucristo, exacerbando a los fundamentalistas religiosos.

Como quiere estar solo y relajarse, va a una vieja cabina de grabación de radio. Ahí encuentra refugio y también a Ernesto. Es el 11 de agosto de 1966. La ciudad del encuentro fortuito es Chicago. Ambos tienen el cabello largo, los mismos sueños, el mismo carisma, las mismas ganas de cambiar el mundo, mejorarlo, volverlo justo, libre.

Ernesto conoce las canciones de John –y quién no las conoce, han de preguntarse–, pero sobre todo sabe sus letras. John, con la guitarra en mano, observa a Ernesto –quien también tiene una guitarra en mano– cantando sin saber cantar, más bien gritando, canciones de y sobre los oprimidos y las causas justas. John lo escucha, acompaña, sin decir palabra alguna, hasta que llega la hora de la despedida, donde Ernesto se va así como llegó, sin nada más que él mismo.

Las consecuencias

El encuentro, a pesar de la brevedad, tuvo sus consecuencias, cuentan, sobre todo en John, quien hizo un giro importante en sus letras y canciones, en su vida. Hay gente que afirma escuchar fragmentos de los cantos, gritos, de Ernesto en Revolution #9 del excepcional álbum blanco de los Beatles.

Lo cierto es que ambos continúan con sus vidas, más comprometidas con la libertad, la justicia, la gente. Cada uno trabaja, lucha, desde su condición, sin comentar nada acerca del encuentro del 11 de agosto de 1966, que incluso llega a ser denominado como el miniconcierto secreto de los dos.

Las muertes

Un año y casi dos meses después del encuentro, justo cuando John está en pleno festejo de sus 27 años de edad, Ernesto, luego de ser herido en la pierna y capturado por los militares bolivianos, es asesinado en la escuelita de la Higuera, de Bolivia, y su cuerpo es expuesto a los flashes del amarillismo. El mundo lo lamenta, sufre, llora. Julio Cortázar, en Argel, rodeado de imbéciles burócratas, en una oficina donde se seguía con la rutina de siempre, se encierra una y otra vez en el baño para llorar.

Pasa el tiempo y la vida de John continúa, ya sin los Beatles, ya con Yoko a su lado, siempre.  La gente aún lamenta la muerte del hombre que quiso cambiar con su lucha la historia de Latinoamérica. John compone, canta, se manifiesta, hace el amor, no la guerra, cumple 40 años y sigue siendo la voz artística más llamativa del orbe. Llega el 8 de diciembre de 1980. Se encuentra en New York. Acaba de regresar de Dakota. Va a su departamento. Son cerca de las 10:50. Mark David Chapman lo aguarda, ve y dispara cinco veces. John muere un rato después, en la ambulancia, de camino al hospital. El mundo sufre otra gran perdida y de nuevo se lamenta, llora y, como quizá nunca en la historia, guarda un minuto de silencio global.

Aunque sea imaginario el encuentro entre John y Ernesto, la verdad es que ambos, desde sus propias labores artísticas, políticas, guerrilleras, revolucionarias, dedicaron sus vidas a un mundo que todavía los recuerda, quiere, necesita.

Las palabras de John y Ernesto

Fuentes del relato ficticio:

http://www.mdzol.com/

http://alvarogomezcastro.over-blog.es/

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.