El delito en Paraguay «es ser pobre»

Esto lo dijo durante el festival organizado por el Sindicato de Periodistas del Paraguay en la Confederación de la Clase Trabajadora, anoche, en homenaje a Paulo López y a la libertad de expresión, apresado apenas pisó el país, por un caso fraguado por los mismos policías que aquel 3 de enero, en la Comisaría Tercera, lo golpearan, le arrebataran su cámara y su agenda, cuando él preguntaba por qué y quiénes eran los apresados por la manifestación contra la suba del pasaje.

Gustavo Noguera también defendió al joven chileno Patricio Flores, arrestado por un grupo policial vestido de civil y que se lo mantuviera con prisión domiciliaria por “perturbación a la paz pública”. El había filmado la toma simbólica de los jóvenes de la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios de la sede del Ministerio de Educación y Culto en reclamo de mayor inversión del presupuesto en Educación y en solidaridad con la huelga docente.

El abogado pide que todas las organizaciones asuman como suyas cualquier persecución política, ideológica y represiva. Porque hasta ahora, entiende él, solo se reacciona cuando alguien muy cercano a un gremio, a un grupo u organización está en juego.

Recordó la famosa frase Bertold Bretch que hace mención al hecho de negar la desgracia de otros, hasta que le toca uno y se encuentra con que ya se está solo.

Gustavo también es abogado de Rubén Villalba en el caso Pindo (resistencia a la penetración trasngénica en Yasy Cañy, 2010), argumento con el cual todavía lo mantienen en prisión (en el caso de la masacre de Curuguaty este señor ya obtuvo su arresto domiciliario) en Tacumbu, de una manera “absurda, ilegal e inconstitucional”. Más dos años de prisión preventiva, cuando que una posible condena por el hecho mencionado no pasarían los tres años y una mínima de seis meses.

La Constitución Nacional dice que nadie puede estar en prisión preventiva por más tiempo que la posible condena mínima, es decir, en este caso, seis meses.

“El delito principal en nuestro país es ser pobre. Y los dirigentes, al defender pobres, son criminales”, dijo, recreando el escenario de persecución que sufre la dirigencia que representa las demandas sociales.

Este año, el propio secretario general de la Confederación de la Clase Trabajadora, Julio López, fue arrestado, con otros compañeros, por pedir, a través de pintatas, la libertad de los doce trabajadores portuarios, presos, ahora domiciliarios, por haber intentado cerrar Actualmente se encuentran con prisión domiciliaria doce trabajadores portuarios, se mantiene en prisión a seis presos en Tacumbu condenados 37 años de prisión acusados de sentenciar la muerte de Cecilia Cubas, con la sola declaración de un supuesto testigo que cambió su versión en tres ocasiones. Existen miles de campesinos imputados por resistencia, invasión, coacción  a más de contarse con más de 120 asesinados desde 1989 a esta parte en la lucha por la tierra.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.