El cuerpo como espacio de representación del mundo

Los resultados en la expresión del cuerpo pueden ser sorprendentes. El desplazamiento extraordinario. Ya nos ha mostrado bastante Wal Mayans lo que cada cual puede hacer con el cuerpo, ubicando un punto o un centro vital, para desplazarse.
Mary Carmen Niela y su nueva técnica se fusionan como un cierre de ciclo de exploración. Con una formación general en danza en Bellas Artes de Estados Unidos, avanzó luego con yoga hasta que, finalmente, otra vez en Estados Unidos, se afirma desde BMC
En sus palabras, es una metodología que estudia, explora y corporiza los diferentes sistemas: esquelético, órganos, fluidos, nervios, ligamentos y músculos. En el desarrollo se aplican anatomía, kinesiología y fisiología, a través del movimiento evolutivo: reflejos primitivos, reacciones de enderezamiento, respuestas de equilibrio…
El cuerpo como espacio de representación del mundo es un concepto –en Ciencias Sociales- explorado en el siglo 20. En Occidente, Michel Foucault llega a consagrarlo en “Vigilar y castigar”, estableciendo un marco teórico extraordinario para muchas disciplinas que reconocen el cuerpo como centro motor y reflejo de la cultura y sus instituciones. La idea de que todo se expresa en el cuerpo y a través de él rompe la consideración escolástica de cuerpo- mente como entidades duales. Pero la búsqueda de los cauces energéticos y los centros motrices choca cotidianamente con el pensamiento y el comportamiento binarios, sostienen en un reciente ensayo Aída María González Correa y Clara Helena González Correa.

De las aguas, el experimento de Niella.

De las aguas, el experimento de Niella.

En el estudio de estas dos investigadoras “se encontró que aún persiste en la escuela una educación basada en el dualismo mente cuerpo, en la visión de un cuerpo-máquina y en una educación física que forma para la disciplina, el rendimiento y la competencia”.
De esa exploración en sus nuevos métodos, Mary Carmen ha puesto en escena “De las aguas”, con la colaboración creativa y la participación de Natalia Aldana, Patricia Martínez y Jessica Tabakman y la dirección musical en vivo de Gabriel Lema.
Mary Carmen quería en esta obra comprender más acerca del equilibrio “que implica fluir en los cauces y territorios cotidianos. Su búsqueda explora la naturaleza, los movimientos y formas arquetípicas del agua invitándonos a reflexionar sobre el vínculo que como seres humanos desarrollamos con ella”.

 

Comentarios

Publicá tu comentario