El Congreso sigue evitando que los ricos paguen más impuestos

En el ya largo proceso de bloqueo a la vigencia del Impuesto a la Renta Personal (IRP) que protagoniza el Congreso, el pleno de la Cámara de Senadores volvió ayer a postergar el estudio y definición de ésta ley. impositiva

El IRP,  promulgada ya en tiempos del presidente Nicanor Duarte Frutos. es fruto de un acuerdo político al que habían arribado Duarte Frutos, los demás partidos tradicionales (PLRA, UNACE, ANR) y el Partido Patria Querida, (todos con representación parlamentaria) y los principales gremios empresariales del país. El gestor más activo para arribar a este acuerdo habia sido el entonces ministro de Hacienda, Dionisio Borda. El trueque consistió, primordialmente, en que el Poder Ejecutivo redujo el impuesto a la renta de las empresas del 30 al 10 por ciento a cambio de la sancion y vigencia del IRP en el Congreso. Se redujo el impuesto a las empresas. Se sancionó la ley en el Congreso. Duarte Frutos firmó el decreto de promulgación de la ley. Se cumplió el acuerdo. Pero cuando iba a hacerse realidad la legislación, diputados y senadores de Unace, ANR y del PLRA resolvieron, mediante la sanción de otra ley, la postergación de su aplicación por un año. Luego, el año siguiente, lo postergaron por otro año más, y luego otros dos años más.

Paraguay es el único país en la región del Sur de América que no cuenta en su legislación con el IRP. Este mecanismo impositivo permite que los que tienen más ingresos paguen más impuestos, porque se aplica sobre el rentabilidad real de cada persona en el lapso de un año. Es una ley básica en toda democracia liberal medianamente seria, porque apunta a una justicia tributaria.

Desde fines del año pasado se abrió en el Congreso la posibilidad de que la aplicación del IRP se postergue, otra vez, por dos años, o que directamente se la derogue. La iniciativa para la eventual derogación la dio el ultraderechista senador liberal Alfredo Luis Jaeggli.

Comentarios

Publicá tu comentario