El clamor de Kamba’i Echeverría

El músico Efrén Kamba’i Echeverría se encuentra hospitalizado y apela a la solidaridad de la gente.  

Foto difundida por amigos que visitaron a Kamba’i en la red social Facebook.

El poeta francés Charles Baudelaire resume con una precisión dolorosa en su poema “El Albatros” la situación del artista en el mundo: soberano en los cielos del arte, pero paria en la tierra de la vida cotidiana. Me vino el recuerdo de este poema de mis ya lejanos tiempos de bohemio al leer un posteo de Efrén Kamba’i Echeverría.

“Que tal Gente linda, estoy con un cuadro de bronquitis y mucha fiebre y estoy necesitando para mis medicamentos. Si por favor gente me pueden ayudar con lo que puedan de corazón les voy agradecer”, escribía Kamba’i en su muro del Facebook. Uno a veces olvida en qué mundo vive y le cuesta creer este tipo de cosas.

“Perdón Efrén/ Perdón por esto, Kamba’i/Este es el país que tenemos/. Si hubieras nacido en otro lugar sería diferente. Héroe civil. Maestro./ Los que deben honrarte y responder como este impúdico Parlamento están mirando otro lado”, escribía Ricardo Flecha en la misma red social.

“Buen día gente linda… Diagnóstico del día de hoy: INFLUENZA TIPO 2… para la gente que quiere seguir aportando estoy en el Max Boettner sala 1 en la entrada mismo… o al 0981 601028… cualquier aporte será de gran ayuda…”, escribía nuevamente hoy Kamba’i en su muro.

“Diagnóstico del hospital: Neumonía con complicaciones. 3 días de internación… Gente más que nunca necesito de ustedes… Sra Magdalena 0981.601028”, clamaba Kamba’i. “Más que nunca necesito de ustedes… Más que nunca necesito de ustedes…». Desgarradoras palabras.

El músico no estaba recibiendo la pensión graciable de dos millones de guaraníes que debe desembolsarle el Congreso. ¡Dos millones de guaraníes! De seguro los parlamentarios no sufren retrasos de este tipo al recibir sus sueldos de más de 30 millones de guaraníes.

Nosotros también más que nunca te necesitamos, Kamba’i. Más que nunca necesitamos que el Ryguasu kokore nos sacuda del letargo en que vive este país.

 

Comentarios

Publicá tu comentario