Rechazan propaganda sionista en la Bienal

En el marco de la Bienal de Asunción se incluyó un ciclo de cine israelí, auspiciado por la embajada sionista. Varios activistas emitieron una carta abierta que fue entregada a Margarita Morselli, rechazando dicha actividad.
——————————————————————————————————-

Varios activistas emitieron una carta abierta a los organizadores de la Primera Bienal de Asunción 2015, rechazando la inclusión de un ciclo de cine israelí auspiciado por la embajada de dicho país en el marco de la BIA. Entre otros motivos señalaron las “innumerables masacres contra poblaciones civiles, particularmente en los territorios ocupados de Palestina”. Señalan que el Estado sionista y su Embajada conocen el papel que el cine juega para difundir su versión de la historia y por esa misma razón es muy importante para ellos imponer su visión del mundo y del conflicto, acallando la versión del Estado de Palestina.

“Este ciclo de cine contribuye decisivamente a normalizar a Israel, es decir, a que lo veamos y aceptemos como un país democrático y no como un sistemático violador de los derechos humanos que ignora la legalidad internacional, incrementa las agresiones a la población palestina y mantiene el bloqueo ilegal y criminal de la franja de Gaza, con total impunidad, gracias a la colaboración de los países occidentales y sus instituciones”, expresan en otra parte de la carta.

La carta fue entregada a Margarita Morselli, presidenta de la Comisión Organizadora de la Bienal. El ciclo inició ayer en el Centro Cultural de España Juan de Salazar.

Aquí la carta dirigida a Margarita Morselli:

Asunción 13 de octubre 2015
Margarita Morselli
BIENAL ASUNCIÓN 2015
Presidenta de la Comisión Organizadora

Carta Abierta a la BIENAL ASUNCIÓN 2015
Contamos con información que dentro de la programación que se lleva a cabo en el marco de la Primera Bienal de Asunción, se realizará un ciclo de cine israelí, en este Centro Cultural Juan de Salazar. Esta actividad está promovida por la recientemente abierta Embajada de Israel en Paraguay y está previsto su comienzo para el día de hoy. Manifestamos nuestro profundo rechazo a la realización de esta actividad y solicitamos la suspensión de ésta así como cualquier otra actividad promovida con la Embajada de Israel por varios motivos que citamos a continuación.

Primero, es de público conocimiento que el Estado israelí ha cometido innumerables masacres contra poblaciones civiles, particularmente en los territorios ocupados de Palestina. Solo en el año 2014 realizó una masacre en la que fueron asesinadas más de 2000 personas, la gran mayoría civiles, entre los que se cuentan 500 niños, en la “Operación Margen Protector”. .

Estas “operaciones” se repiten cada dos o tres años con diferentes nombres pero con semejante cantidad de víctimas inocentes. Desde que fueron ocupadas sus tierras hace ya más de 70 años, los palestinos son víctimas sistemáticas de una limpieza étnica que se ejerce a través del asesinato, la tortura (incluso de niños), el desalojo, el secuestro y la detención arbitraria, la demolición diaria de viviendas y el hostigamiento permanente.
Esto es llevado a cabo no sólo por el ejército israelí, sino que cuenta con la complicidad explícita o silenciosa de la gran la mayoría de los ciudadanos israelíes, basados en una política del miedo y la doctrina de la seguridad nacional. Esto ha quedado claro con la reelección del Primer Ministro Netanyahu, inmediatamente después de la masacre “Margen Protector”, y con el hecho que casi todos los ciudadanos y ciudadanas israelíes están asociados al ejército, sea como conscriptos o como reservistas.

Segundo, el Estado sionista y su Embajada conocen el papel que el cine juega para difundir su versión de la historia y por esa misma razón es muy importante para ellos imponer su visión del mundo y del conflicto, acallando la versión del Estado de Palestina.

Si bien las películas que están previstas para la programación de este ciclo no hacen referencia directa a la ocupación de los territorios palestinos, consideramos que funcionan como propaganda, incluso cuando pretende reflejar una visión crítica.
Este ciclo de cine contribuye decisivamente a normalizar a Israel, es decir, a que lo veamos y aceptemos como un país democrático y no como un sistemático violador de los derechos humanos que ignora la legalidad internacional, incrementa las agresiones a la población palestina y mantiene el bloqueo ilegal y criminal de la franja de Gaza, con total impunidad, gracias a la colaboración de los países occidentales y sus instituciones.

El gobierno de Israel encarcela y tortura a artistas; destruye el patrimonio cultural palestino, no duda en allanar, demoler o cerrar centros culturales, teatros, salas de exposiciones o conciertos. Israel boicotea el cine palestino y los artistas a los artistas desde hace décadas, a través de la censura directa, el saqueo y destrucción de sus obras o las restricciones a sus movimientos en su propia tierra o hacia fuera, cuando se les niega el visado para participar en acontecimientos internacionales. Como afirma el coreógrafo palestino Omar Barghouti: “La supuesta separación entre arte y política no ha sido razón para proteger a los artistas palestinos ni la cultura palestina”.

Según la Convención de Ginebra, las instituciones y los estados están obligados a actuar para que se cumpla la ley internacional y los Derechos Humanos, pero la mayoría no imponen sanciones a Israel ,a pesar de sus crímenes contra la humanidad y le premian con acuerdos de colaboración.

Por ello, frente a la complicidad de los gobiernos con Israel, la sociedad palestina llamó el año 2005 a impulsar la campaña internacional BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), que exige el fin de la ocupación militar y del apartheid, y la aplicación de la resolución 194 de la ONU sobre el derecho al retorno de los refugiados.

Tercero, expresamos nuestra preocupación por el prestigio que tiene esta Bienal, se ve fuertemente comprometido al ser cómplice de un estado genocida como lo es Israel.

Por todo lo anterior, manifestamos nuestro profundo rechazo a esta actividad y solicitamos su suspensión así como cualquier otra promovida con la Embajada de Israel.

Sin otro motivo, los abajo firmantes le saludamos atentamente esperando una respuesta y un posicionamiento al respecto.

“No creo que un Estado que mantiene una ocupación, que comete a diario crímenes contra civiles, merezca ser invitado a algún (evento) cultural”.
Aharon Shabtai, poeta israelí.

Zoraya El Raiss Cordero, gestora cultural.
Zulema Florencia Aguirre comunicadora, activista.
Juan Heilborn, tipógrafo y diseñador.
Jazmin Acuña, hacktivista en TEDIC
Tessa Rivarola, actriz.
Noelia Ferreira, comunicadora.
Carlos Bazzano, escritor.
Alejandro Villamayor, bailarín y actor.
Eulo García, escritor.
Pamela Cáceres, actriz.
Laura Gómez, gestora cultural.
Rosa Palazón comunicadora.
Eduardo Barreto, diseñador, docente universitario y activista.
Luis Alonzo Fulchi, sociólogo, hacktivista en TEDIC.
Erwing Skozol, abogado y activista por los derechos humanos.
Danilo Martínez, activista social.
Mabel Candia Leguizamon, trabajadora social.
Hernán Vera, estudiante de ciencias de la educación.
Angélica León, docente.
Juanjo Ivaldi Zaldivar, fotógrafo.
Juan Franco Maida, diseñador.
Miguel Armoa, periodista.
Rogério Ferrari, fotógrafo
Maximiliano Monzón, comunicador.

Comentarios

.
3 Comentarios
  • Avatar
    pepa kostianovsky
    Posted at 10:04h, 15 octubre Responder

    Y estos , quienes son ?

    • Avatar
      julio
      Posted at 12:32h, 15 octubre Responder

      Algunos de los muchos jóvenes que están cambiando la realidad del país.

    • Avatar
      Carlos
      Posted at 11:25h, 30 noviembre Responder

      Esbirra del capital financiero local e internacional, las organizaciones y grupos de personas que firman la nota son seres humanos con profundo sentido racional y gran sensibilidad social diferentes a usted y muchos de los que apoyan al EStado criminal de los Sionistas y sus complices estadounidenses y aliados europeos, verdaderos ejercitos del terror de la humanidad. Por mas que siga en el poder, ahora en el legislativo, antes en el periodismo hegemonico sin diferencias en sus cometidos pero con similar pensamiento y objetivos crimimales, alguna vez formarán parte de la colectividad acusada de crimen de lesa humanidad de directa e indriecta participacion un omisión. Tenga la certeza.

Déjanos tu opinión

.