Poderoso blues de Palma Loma invade Asunción

Versión Palma Loma Blues se suma a un movimiento que en Asunción ya tiene historia. Rescata el espíritu lúdico y frugal de la música más poderosa de los negros norteamericanos.

Lo escuché por primera vez en una de las versiones de Golpe a Golpe, Verso a Verso, este emprendimiento de gente que hace música, poesía, drama, pintura, fotografía, contra el golpe sicario del 15 de junio, formalizado en el Parlamento el 22 de junio de 2012. Sentí alegría en el semblante, buena vibra en la voz y un blues muy salido de las entrañas, aunque frugal, expansivo, festivalero. Sentí dibujado en Palma Loma Blues ese mundo maravilloso de los esclavos que hacían música con organillos y tablas lavar ropas, ese desahucio de las tierras de los patrones luego de la liberación sin un dólar en el bolsillo y la explosión en la guitarra y en los teclados que ya durante el siglo 20 marcaría el camino definitivo hacia la gloria. Como diría el compañero Vicente Páez, Versión Palma Loma Blues “tiene toque, tiene gol”. El espíritu de la música busca  encarnarse. Cuando encuentra buena madera, se la siente poderosa. Dominique Bernal, voz, saxo, organillos, es la pura masa.

Dominique Bernal y Laura Rodas,en un mano a mano de saxo,durante el último concierto.

Lo vi otra vez un sábado fresco en The Jack (ex Olther, ex Tabano, ex…), sobre Cerro Cora entre Tacuary y Estados Unidos. Bueno, la última vez que fui todavía se llamaba de The Jack. Debo reconocer que aquella noche, junto con Hugo Flecha, Nilton Vásquez y David Acosta, debí, para disfrutar de Versión Palma Loma Blues, abstraerme de la gente que en la mesa, en el mismo frente de la banda, no paraba de mirar sus Galaxis no sé cuánto.  Es muy extraño que la gente vaya a lugares para no ir a ningún lugar. Parece que son tiempos complicados, de soledades que huelen a desamparo y de compañías que saben a soledades.

“Por causa del blues, añemose”, es un hit recomendado de Versión Palma Loma. En la última presentación, el viernes último, en Captus Bar, 25 de mayo entre Tacuary y EE.UU., Versión Palma Loma Blues se mostró una banda muy poderosa, con una invitada que en el saxo “la mueve”: Laura Lalau Rodas. Con Dominique, su pareja, hicieron un dúo de buenos amantes: mucha conexión y explosivos puntos de fuga.  Amor de primavera para este impúdico verano.

Era mucha banda con Derlis Paiva (armónica); Martin Candia, Denis Vargas, Toto Gonzalez y Fernando Figueredo (guitarra). Al principio, a Dominique lo sentí superado por la fuerza sonora. No era para menos con tanto sonido de guitarra, batería, teclado, bajo, saxo, organillo y un lugar con muy buena acústica. Luego retomó el liderazgo que en él se expresa muy natural. Es  prometedora esta banda que trae de Luque y otros recodos buenos aires al movimiento de música que invade Asunción, muy lejos del mar y tan cerquita de sus verdugos.

Ya hay buen blues en la ciudad. El último disco, Blues existencial, de Eulo García es una muy buena compañía. El circuito de Bla, ble, bli, blo, blues, de Cohelo Amado, Cala del Puerto y Toti Morel, primero los lunes en el 904 y ahora los sábados en el Casino del Hotel Guarani, ya hace historia. Se extraña mucho a Mónica Guppy y su D’Monique and the homelees. Esa recreación de la historia del blues que nos ofrecieran en el 2011 y el 2012 es extraordinaria. Una joya.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.