Muralismo a la luz de la noche

El ejercicio de quedarse a contemplar murales durante una caminata nocturna. 

La toma ideal para un mural pareciera ser una hecha a la luz del día. Pero no sería lo mismo volver a la mañana o tarde siguiente a la noche en que el grito puesto en pintura nos sorprende al doblar una esquina. Caminando sin rumbo, me detengo en San José y España. El imaginario colonial con la iglesia de fondo se ve interpelado de manera frontal.

Disparo rápidamente los flashes del teléfono. Ver las obras a la misma luz en que fueron preñadas nos aproximan aún más a su sentido íntimo. Con los trazos contorneados bajo la complicidad y clandestinidad de la noche, vislumbrarla en condiciones similares intensifica la experiencia contemplatoria.

La lucha campesina, la huelga general, los agrotóxicos, la custodia a las fumigaciones ilegales, la corrupción, el Tío Sam, el autoritarismo y la degradación industrial aparecen en crudos cuadros que no por ello prescinden ni obran en perjuicio de su dimensión estética.

Campesinos, obreros e indígenas, todos confluyendo en un mismo grito.

A las calles por la democracia. Los personajes calvos emiten un fuerte simbolismo en épocas de auge del cáncer y el glifosato.

A la huelga general del 26 de marzo.

Custodia policial a las fumigaciones ilegales.

Lobby corporativo.

El Tío Sam, el flautista de Hamelín.

Florerico, la muerte, el titiritero y los fantoches de la abyección.

La genocida multinacional Rio Tinto Alcan.

Comentarios

Tags:
.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.