Markus Fest: Histórico encuentro del metal nacional en homenaje a uno de sus pioneros

Se encontraba todo listo para una fecha histórica del metal paraguayo en donde sus más altos exponentes rendirían tributo a uno de sus pioneros y pilares como lo fue Markus Woelfel, bajista y miembro fundador de Rawhide y Corrosión. Las expectativas eran altísimas pues varias bandas que supieron cimentar el género en nuestro país estarían presentes en lo que sería además una celebración del pasado, presente y futuro de la escena.

Dos personas versadas en lo que es la historia del metal nacional: Rodrigo Carvallo Croskey y Gustavo López, fueron los responsables de dar inicio con una charla que fue muy bien recibida y valorada por los entusiastas del estilo que llegaron desde primeras horas de la tarde del sábado en Kop Town. Ambos se refirieron a los inicios, desarrollo y actualidad del metal hecho en Paraguay.

El arranque fue con NAO y This Oversight, agrupaciones encargadas de dar el saludo inicial para la oleada de bandas que estaban por venir más adelante. Al inicio mismo del festival quedaba claro el apoyo y la alta convocatoria que tendría el evento en Kop Town que cierra sus puertas con una gran despedida como lo fue el Markus Fest III. La enorme tarea de realizar un festival con 12 bandas fue cumplida con creces por la organización.

A pesar de haber perdido recientemente a dos de sus integrantes Sadistic Art se rearmó de gran manera para lo que fue su show en el Markus Fest. Gran labor la del baterista que se encargó de excelente manera junto a la bajista de marcar el pulso de una de las dos bandas de death metal presentes. Lo suyo fue una demostración de la calidad instrumental sobre el escenario. Quizás para acallar las voces que poco valoran a este género del metal.

Muireadach fue la siguiente agrupación en desplegar aquellos riffs que ejecutan con tanta precisión y efectividad. Power metal en su estado más puro con Morgan Muireadach y Niahm Muireadach, dos frontwoman cuyas voces se entrecruzan para disfrute del público. Un final abrupto sucedió durante “Darkness” cuando el guitarrista Murray sufrió una descompensación del que afortunadamente pudo recuperarse para calma de toda la gente que se mostró preocupada y que brindó su apoyo al músico a través de sus aplausos.

Bajo Zero volvía a los escenarios tras un parate de bastante tiempo para rememorar su pasado a través de aquellas canciones de heavy metal combinado con el rock progresivo y arreglos varios que consiguieron que el público se prenda en sus intrincados riffs, solos de guitarra,  melodías de parte del cuarteto comandado por Gabriel Colmán, su virtuoso guitarrista fundador.

De la mano de The Force el thrash metal decía presente en el Markus Fest con aquellos bombazos llenos de furia que tanto caracterizan a la banda liderada por el carismático Mike Martínez. Ni bien subieron al escenario provocaron que el entusiasmo de la gente se dispare con los primeros mosh pit pero muy especialmente con “Neck breaking metal” cuya letra se cantó con euforia de parte de sus seguidores. Cerraron con la versión de la histórica “Apocalipsis” de Rawhide junto a Orlando de Arcano en voz.

Es increíble lo que Patriarca genera desde arriba del escenario. Cuando suben automáticamente el público se descontrola. De igual manera, no deja de sorprender la potente manera de cantar de Javier González quien parecería que tiene otros que le hacen coros sin embargo todo lo hace él solo. “Rebeldía” y “Basta de piedad” retumbaron en un Kop Town repleto a esas alturas. Nene Barbosa los acompañó en guitarra durante la última canción. Sin dudas, una de las bandas favoritas del público dentro de la escena actual.

El metal nacional cuenta su historia a través de sus propios protagonistas

Rawhide detonando sus canciones sobre el escenario de Kop Town.

Rawhide detonando sus canciones sobre el escenario de Kop Town.

Tendrían su revancha de ver a Slow Agony quienes no pudieron verlos en su regreso en el Covenant Fest. Esta vez podían escuchar a uno de los pesos pesados de la escena local como lo es la banda de los hermanos Arriola quienes incorporaron para este regreso en vivo a Hernán Comas en batería junto a David en voz, Marcelo en guitarra y Eulogio García en el bajo. Se despidieron con el clásico “Dawn confusion” con su vocalista prendido fuego sobre el escenario quien agitaba al grito de “¡Hey fuckers”! a todos los presentes.

Alrededor de las 23 hs el black metal se apoderaba del escenario con Diavolical en otro regreso de una banda de culto que supo convocar a mucha gente a mitad de los 90’s en lugares como la A.M.P de la mano del Conde quien se mostró en gran forma en la voz. Para los fanáticos del género fue excelente disfrutar del viejo black metal clásico en el Markus Fest.

Así iban pasando grandes bandas de nuestra escena con un público enardecido a esas alturas. El momento que venía era uno de más esperados: Metal Urbano subiría a escena con Carlos Caballero y Fernando Abadie, dos de sus históricos integrantes más el aporte de invitados pues no pudo estar presente el legendario Irán Duarte ya que en la actualidad vive en Inglaterra. Sí, los próceres del metal también sumaron su tributo a otro prócer como Markus Woelfel.

Junto a Mike Martínez en guitarra, Lucas Colmán en batería más los muchachos de Agatar arrancaron con “La banda de salvajes”, un verdadero himno. Para “Sueños” ocupó su lugar en batería Fernando Abadie. Me incluyo entre las personas que no vieron antes a Metal Urbano, quedé sorprendido al escuchar la increíble voz de Carlos sabiendo que él no fue el vocalista sino Irán Duarte. La calidad vocal de Carlos fue uno de los puntos altos de la noche, sin dudas.

Terminaron el show con “Uniformes” con Carlos y Fernando en voces. Resultó impresionante como las nuevas generaciones coreaban las letras de una banda que en este mes cumple 30 años de su fundación. Además de mover el huesito de la nostalgia a muchos quedó demostrado que la música de la banda perduró en el tiempo. Es indudable la huella que dejó Metal Urbano como una de las bandas pioneras del heavy metal en nuestro país desde 1985.

Llegó el momento de Rawhide, pioneros al igual que Metal Urbano. Emilio Paredes, Felipe Vallejos, Santiago Bernal y Jerry Groehn se reunían para celebrar la vida de Markus Woelfel quien fue parte fundamental de la agrupación. Esta era la chance de revivir un show de la banda para quienes tuvieron la suerte de verlos. Mientras que los más jóvenes por fin podían por fin ver en vivo a una verdadera leyenda thrasher de nuestro país.

Arrancaron con un tema instrumental en donde mostraron que la magia sigue intacta. Lo siguió “Warrior” con Felipe Vallejos haciéndose cargo de la voz de este tema insignia dentro del repertorio de Rawhide. Sumaron “Apocalipsis” con Mike Martínez encargándose de la voz y finalizaron su set con “Almas de acero” junto a Javier González al frente. Una seguidilla de clásicos tras otro que emocionó a todos.

“Este tema da inicio a nuestro único disco y lo compuso en tu totalidad Markus”, anunciaban para de esta manera Corrosión arrancar su demoledor set de la mano de “Zeitgeist” con Nene Barbosa en guitarra y Santiago Bernal en batería más el aporte de amigos de la banda como Mike Martínez y Javier González. Fabio Correa no pudo estar presente porque acaba de ser padre en Brasil, país donde reside desde hace muchos años.

Antes de finalizar, Nene y Santi estrenaron una canción titulada “Markus” en emotivo homenaje a su compañero. Cuando comenzaron los acordes de “Tesay ro” se venía el fin de la noche con el aporte fundamental de Jorge Sánchez y Julio Franco en voces que conjugaron su talento para lo que es sin dudas el himno del metal nacional.

Emoción total en un colmado Kop Town con rostros que denotaban felicidad por haber participado en un histórico encuentro que llevará años para que vuelva a repetirse. Se recordará eternamente el reencuentro de emblemáticas bandas nacionales sobre el mismo escenario. Esta fue la tercera gran noche de Markus Woelfel donde todos se retiraron al grito de Markus por siempre.

 

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.