Los infiernos que yo vi

Tenía cinco años. Si me portaba mal, iba al infierno. Lo imaginé. Cómo olvidarlo.

La semana pasada estuve ahí. No resucité ni nada de eso. Fue en el parque. En esa escena final de la obra colectiva liderada por Moncho Azuaga. El fuego, el rojo, el diablo y sus secuaces. El infierno por excelencia.

¿Un cliché cristiano-dantesco?

Genialmente construido, a partir de la conjugación de lo individual con lo colectivo que permitió que cientos de personas se desplacen a través de varios y múltiples escenarios descubriendo fragmentos diferentes de una narración común, así como en la propia realidad.

Propuesta que llevó a una fusión público-actores, convirtiendo a los espectadores en peregrinos que podían sentir miedo real ante la violencia del “¡abran pasoooo!” que gritaban los infelices demonios. Esa violencia que duró tantos años. Y ese miedo que sigue incrustado en nuestra reconditez.

Perdimos noción del espacio gracias a los escenarios, tanto que al final cundió la sensación de que llegamos al mismísimo infierno. Pero un infierno cargado de historia. De gritos desgarradores que preguntaban ¿dónde están? De ranchos campesinos que ardían tras un desalojo.

Una expresión que no temió desafiar los límites de lo políticamente correcto para exponer las groseras injusticias de esta sociedad. ¿Cómo no hacerlo en el reino de la desigualdad? ¿Cómo no hacerlo en el país del olvido?

Calor, polvo, gentío desorientado al principio, muchos camarógrafos en el corazón de las escenas. Costó entrar en la dinámica. Pero valió la experiencia.

Tenía cinco años. Mi papá habló de un viejito chochoco. Aunque sea la muerte acabará con el dictador, esperaba, quizás. Fue en 1988. Yo no vi su infierno. Pero vi su cadáver recorriendo el país.

Yo vi los infiernos de Moncho.

Y saqué algunas fotos.

Las comparto:

16293335319_65b3589693_k

 

16293679487_b725098e80_k

 

16291897978_77412357ed_k

 

15859392153_5eb3a6c7ab_k

 

15859462823_ce4f3c4571_k

 

16453476576_1fcde74f63_k

 

16291788208_e6b7de2d9c_k

 

15859404613_ed47426923_k

 

15859443083_53ec97481e_k

 

15859418353_332531ffe3_k

 

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.