La independencia lingüística en Paraguay

El 16 de agosto del 2014, en el seminario sobre Lengua Castellana impartida por el profesor Diego Florentín, tuve nuevamente ese “click” sobre la lengua que utilizamos para comunicarnos los paraguayos.

Inició el seminario hablando sobre la independencia lingüística y si en el Paraguay la teníamos o no. Como estudiantes de la carrera de Letras, que vivimos o deberíamos de vivir con el Manual de la Real Academia Española en la mano, sería muy de caraduras responder que sí. Definitivamente, no tenemos esa independencia. Sostengo que el destete se dará apenas dejemos de imponer en nuestro sistema educativo en general el español de España como lengua oficial –o correcta- para una buena comunicación entre los paraguayos.

“Todo lo que no esté en el Diccionario de la Real Academia Española no es correcto utilizar”

Si no está la palabra “champión” significante que le damos los paraguayos al calzado de tipo deportivo, “no está bien” porque en el DRAE lo correcto es decir “tenis” aunque éste tenga tres definiciones distintas y no se use en otros países como es el caso de la Argentina, que lo llaman “zapatillas” que para el DRAE significa otra cosa que no tiene que ver con el deporte.

En España: Tenis. (Del ingl. lawn-tennis).1. m. Juego practicado por dos personas o dos parejas, que se lanzan alternativamente una pelota, utilizando raquetas, por encima de una red, con el propósito de que la otra parte no acierte a devolverla. 2. m. Instalaciones de un club de tenis. 3. m. pl. Calzado de tipo deportivo.[1]

En Argentina: Zapatilla. (Del dim. de zapata).1. f. Zapato ligero y de suela muy delgada. 2. f. Zapato de comodidad o abrigo para estar en casa.[2]

El “champión” proviene de la marca Champion y el “tenis” es un deporte. ¿“Los Tenis” serían los zapatos de tipo deportivos o varias formas de jugar el deporte en particular? Y si son de básquetbol, ¿también les dicen los/las tenis?

Nuestro sistema educativo, específicamente el Ministerio de Educación y Cultura, debería empezar por hacerse la crítica y asumir, por ejemplo, que en nuestro país no utilizamos los pronombres personales “tú” ni “vosotros” y sin embargo lo siguen enseñando en las escuelas, colegios y universidades. Como si lo gramatical fuera más importante que el uso mismo de la lengua.

El karakú del problema es que no hay problema en que el paraguayo denomine al calzado deportivo “champión”, el español “tenis” y el argentino “zapatillas”. O sea, no hablamos mal ni ellos bien. Hablamos otro idioma. En España dicen “coger” y nosotros “agarrar”. Usamos otra lengua, nuestra lengua. Entonces, ¿hasta cuándo seguiremos consultando con España nuestro lenguaje? ¿Cuándo vamos a independizarnos lingüísticamente?

Hay 6909 lenguas en todo el mundo[3], quiere decir que la lengua va avanzando, crece y muere en tanto la población crezca y muera.

Los paraguayos tenemos miedo a que se extinga el español más que los propios españoles por eso no dejamos que nuestra cultura lingüística, de forma natural, introduzca los cambios coloquiales espontáneos que se dan con frecuencia en nuestro país.

Querer tener la capacidad de crear nuestro propio diccionario sin tener que esperar a que la RAE decida introducir en el diccionario oficial nuestras formas de hablar. No estaría nada mal permitirnos hablar en nuestro país; el idioma paraguayo; en Argentina, el argentino y en Colombia, el “colombiano”.

Los lunfardos como, el “jopará”, el “portuñol” o el “espanglis” ya empiezan a imponerse como nuevas lenguas, pero sin embargo seguimos consultando con España si es o no correcto utilizarlos.

La lengua evoluciona al igual que evolucionamos nosotros. Más rápido o lento, eso no importa, el caso es que lo aceptemos y dejemos a la lengua, nacer y morir en paz.

 

[1] DRAE (Diccionario de la Real Academia Española)

[2] idem

[3] National Geographic, BBC – 2010

Comentarios

.
4 Comentarios

Déjanos tu opinión

.