“La dimensión cultural no forma parte de la exigencia de los sectores políticos y sociales”

Por Arístides Ortiz

La ex ministra Mabel Causarano explica en esta entrevista cómo gestionó política y técnicamente la Secretaría Nacional de Cultura (SNC) durante los tres años que estuvo al frente de esta secretaría.

Causarano afirmó que, pese a la resistencia inicial de la ANR a su nombramiento, su trabajo no tuvo sobresaltos. Señala que quedan procesos y proyectos en ejecución en la SNC que debería proseguir el nuevo ministro. Y afirma que no renunció al cargo –tal como le exigió Horacio Cartes- porque el presidente debía informar porqué la destituyó, ya que ella está segura que no cometió irregularidad ni fue inoperante en el cargo.

Estuviste 3 años al frente de la Secretaría Nacional de Cultura. ¿Cuánto desarrollaste la agenda que te propusiste desde que fuiste nombrada ministra?

Al ingresar a la función, fijamos como objetivo de mediano plazo (los 5 años de gobierno) fortalecer la dimensión cultural en las políticas públicas, lo cual implica  robustecer y tonificar la gestión cultural, en todos los niveles de la acción pública: la esfera central y la descentralizada, para que la acción ciudadana encuentre canales efectivos de participación.  Se trata de una medida indispensable para que el acervo cultural paraguayo y las creaciones que emergen en el escenario nacional  circulen, se distribuyan en todo el territorio y proyecten el país a escala internacional.

Desde finales de 2013 hasta mediados de 2014, elaboramos el Plan Nacional de Cultura (PNC), trabajando con las 17 gobernaciones, organizaciones de artistas y gestores culturales, agrupaciones relacionadas a los derechos humanos y la diversidad sociocultural y colectivos de compatriotasresidentes en la Argentina, pues entendemos que la nación paraguaya se extiende fuera de los límites políticos de nuestro territorio, en particular, en la vecina república. Con respecto a este objetivo, hemos cumplido en un 65%, aproximadamente.

Qué parte de tu agenda queda pendiente

Muchos procesos y proyectos están en ejecución. El avance depende de su envergadura,  complejidad y de los interlocutores. El Plan Maestro para el Centro Histórico de Asunción (PlanCHA), que se gestó en base a una alianza entre los poderes Ejecutivo y Legislativo nacionales y la Municipalidad, aguarda aún que el gobierno municipal lo asuma como propio. Por su parte, el Poder Ejecutivo impulsa proyectos, como el Plan Maestro del Puerto, ajenos al Plan CHA. La coordinación y el trabajo compartido siguen entre los principales déficit de la gestión pública.

Paraguay lidera el programa regional (Mercosur) “Más allá de la Guerra. Memoria, reflexión y cultura de la paz”, de 5 años de duración,  propuesto y diseñado por la SNC y aprobado por unanimidad en el Mercosur Cultural, en noviembre de 2014. Hay una agenda consensuada, que va hasta el 2020. La obra del Memorial 1ª Ykua Bolaños debe iniciar el 1 de noviembre próximo.

Trabajamos para la apertura de Centros Culturales paraguayos en el exterior, iniciando con Buenos Aires, en un edificio de propiedad de la Cancillería. Debería inaugurarse este año.

Está pendiente la reglamentación de la nueva Ley de Patrimonio, promovida bajo mi gestión, cuya aplicación fortalecerá decididamente el rol político de la SNC.

No menos importante constituye la promoción de la creación y circulación de bienes y servicios culturales. El Primer Simposio de Música en Paraguay constituyó un hito y un precedente que requiere continuidad. Así como la participación paraguaya en la segunda edición del Mercado de Industrias Culturales del Sur (MICSUR), a realizarse en Bogotá, en octubre próximo.  Son procesos que, articulados con el PNC y con los otros programas, de la SNC y de otras instituciones, pueden configurar una estrategia que incida en la imagen-país e, incluso, en el modelo de desarrollo nacional.

Desde una mirada de un Estado paraguayo y un Partido Colorado complejos, se podría pensar que, por el estrecho espacio que ofrece esa complejidad, no vale la pena arriesgarse a asumir responsabilidades políticas dentro de este gobierno.  Cómo viviste estos tres años en términos de gestión política y técnica en la SNC.

A pesar de la resistencia inicial de un sector del Partido Colorado y de los arrebatos esporádicos de algún político, la gestión no tuvo sobresaltos. Hemos equipado las Unidades de Cultura de las 17 gobernaciones, están en marcha tres procesos emblemáticos de recuperación de centros históricos  – además del capitalino -, en Areguá, San Ignacio y Yaguarón. No encontramos resistencias de los gobernadores ni de los intendentes; al contrario, hubo mucha disposición para el diálogo, sea cual fuere el signo partidario, tanto a nivel de los ejecutivos como de las juntas locales.

Las dificultades radican en la capacidad de gestión. Los gobiernos descentralizados, departamentales y municipales, no están en condiciones de responder a las demandas de desarrollo ni, lo más grave, de captar las oportunidades del contexto nacional, regional e internacional. Atrapados en una eterna coyuntura, acumulan problemas, ven aumentar los conflictos sociales y los dejan como herencia al siguiente gobierno. Reproducen un mecanismo  semejante al del “tornillo sin fin”.

La SNC se creó recién en el 2006. Su presupuesto es uno de los más bajos entre las carteras del Ejecutivo. ¿Cómo ves ese proceso de institucionalización de un ministerio que en otros países tiene mucha importancia y tiene recursos para desarrollar la agenda cultural?

Pienso que la situación presupuestaria no mejorará sustantivamente en los próximos años. Por lo menos, no lo hará con el actual gobierno. Hay motivos concretos. Uno,  es la estrechez presupuestaria; el otro,  responde a las prioridades establecidas por dos tipos de reclamos: las demandas sociales y las de los grupos de poder político y económico. La dimensión cultural no forma parte de las exigencias de ninguno de los sectores citados. No escucho que los sindicatos, las organizaciones campesinas y ciudadanas, los gremios empresariales o  las convenciones partidarias coloquen la cultura como tema a tratar. Con financiar un festival folclórico, pagar el viaje al exterior a un cantante, hacer un reconocimiento a un escritor,  la mayoría de los políticos  considera que se promueve suficientemente la actividad cultural.

El cambio de mentalidad viene de la mano de la educación, sector que tampoco muestra mayor interés en la cultura, en todos los niveles del sistema educativo.

¿Qué asunto o asuntos culturales impostergables, a tu parecer, debería abordar el nuevo ministro de cultura?

Hay tres niveles interrrelacionados que considerar conjuntamente. 1. La institucionalización de la SNC, lo cual implica mejorar las capacidades del plantel de funcionarios y sus asignaciones salariales, habida cuenta de que el 40% percibe poco más del sueldo mínimo,  monitorear y evaluar la aplicación del PNC, cumplir el Plan Operativo Institucional, los programas y los proyectos iniciados y los que estaban a punto de comenzar; 2. La transversalización de la dimensión cultural a nivel del Estado central, de los gobiernos descentralizados y de la sociedad. Para ello, la SNC dispone de un canal privilegiado, el Consejo Nacional de Cultural (CONCULTURA), en el cual están representadas las instituciones públicas (centrales, departamentales, municipales y el Parlamento), las organizaciones de artistas y gestores culturales, las comunidades culturales: indígenas, afrodescendientes y grupos LGTBI. La inclusión de la representación indígena fue un logro, obtenido pocos meses atrás, luego de 9 años de funcionamiento de la SNC; 3. La proyección del país en el mundo desde su producción cultural, privilegiando la creación contemporánea, para lo cual los Centros Culturales en el exterior son sustanciales.

Hay como una dispersión de acción cultural; una miríada de instituciones que se ocupan de lo cultural desde el Estado…

Sí, es así. Pienso que, cuando se habla de la escasez del presupuesto destinado a la política cultural, se piensa sólo en la SNC, sin tomar en cuenta la asignación de recursos públicos a instituciones que  actúan en forma autónoma, por vías paralelas o divergentes. Son pocas las situaciones de convergencia.

El FONDEC y  el Centro Cultural de la República El Cabildo apoyan edición de libros, películas, muestras, conciertos; la SENATUR es la encargada de tutelar una parte del sistema jesuítico; el MOPC recibe fondos para la restauración de edificios patrimoniales, públicos o no, como la Iglesia de Yaguarón; el MEC se encarga de la formación artística, el IPA de la artesanía, la DINAPI del Derecho de autor, además de la Secretaría de Políticas Lingüísticas, el INDI y las gobernaciones. Todas ellas tienen competencias específicas, estrechamente relacionadas con la cultura. La suma total de los fondos que reciben dará un monto que,  si fuera aplicado en el marco de un Sistema Nacional de Cultura,  tendría impactos sensiblemente mayores, más profundos, extendidos y duraderos que los efectos que logra cada una con su propia agenda.

Por último, sabemos que el presidente de la República tiene la facultad de remover a sus ministros cuando quiera, pero creo que es justo saber porqué a uno lo remueven. ¿Te comunicaron la razón de tu destitución?

Todo ciudadano tiene derecho a la información; es una garantía constitucional. El Ministro López Moreira no me comunicó los motivos por los cuales el Presidente Cartes me solicitaba la renuncia y aclaró que no había quejas con respecto a la gestión de la SNC ni irregularidades que señalar.

Respondí que no correspondía mi renuncia sino mi destitución, pues la decisión de alejarme era del Presidente y no mía. Le expliqué que habría sido una irresponsabilidad de mi parte presentar renuncia sin antes haberlo comentado con mis colaboradores inmediatos y habiendo asumido,  hasta pocas horas antes, compromisos para los días y meses siguientes.

En el supuesto caso que hubiera aceptado presentar mi renuncia, me habría visto obligada a explicar los motivos por los cuales daba tal paso. Es decir, habría tenido que mentir,  para cubrir con falsedades la decisión legítima de quien decidió destituirme.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.