De cómo es afirmarse en la sexualidad en Paraguay

A los 15 años le dijo a su familia: “soy homosexual”. Desde ese tiempo aguantó una larga guerra fría con la abuela, pedidos de expulsión en el colegio y agresiones verbales por todos lados. En su exploración de identidad sexual se encontró con la estética y la literatura. Acá, la entrevista con Matías Nicolás Irala.

Matías, a la derecha, con un look ochentoso onda Boy George.

Matías, a la derecha, con un look ochentoso onda Boy George.

Hace rato que este asunto de la afirmación de la sexualidad distinta al prototipo macho-hembra provoca morbo, espanto y reacciones de las más variadas formas. El asunto parece disparar más tensiones en el humor, el genio y en los niveles de agresión que la gran depredación del planeta y la acumulación escandalosa del capital en manos de unas cuantas transnacionales.

Hay mucho trabajo ya que explica estas cuestiones, pero esta vez queremos abordar  la identidad sexual desde la experiencia personal de Matías Nicolás Irala, 21 años, de Fernando de la Mora, estudiante de periodismo, que a los 15 años le dijo a sus padres: “soy homosexual”.

-Decinos, Matías, ¿cuándo te nace esta historia de explorar una identidad sexual  no convencional? De criatura?

Bueno, en realidad puede ser de criatura, pero las criaturas exploran mundos sin entender el cuadro estereotipado. A los cinco años usé el labial de mi mamá y me pegaron bastante…

-¿Y después?

Después fui “un chico normal”. Jugaba a la pelota, no era amanerado…

-Entonces, a los cuántos años te gustaron los hombres.

Matías producido.

Matías producido. Le gustan el post punk y el glam

A los 13 años me di cuenta que me gustaba un compañero de colegio. Y hubo ondas por ahí. A los 15 años le dije a mi familia. Comenzó un período muy negro en m vida.

-¿Cómo? ¿Por qué?

Me cambiaron de colegio como castigo. No hablábamos más. Guerra Fría pura sobre todo con mi abuela. No aceptaba, no podía entender. Era una tensión abominable. Ella todo lo vinculaba con mi sexualidad. Todo.

-¿Qué te decía?

Que no seré nadie en la vida, que nuestra sociedad no acepta a los homosexuales, que me moriré de sida. Una vez me tiró hasta agua caliente.

-Vos, ¿qué le respondías?

Yo le jugaba por el lado de la religión. Que Dios no existe, que era de ignorantes creer en eso. Así, ella me jugaba por el lado de mi sexualidad y yo por el lado de la religión, casi todos los días. Era insoportable ese tiempo en mi casa. Incluso llegábamos a las trompadas.

¿Y en el colegio?

"Quiero que me distingan porque no creo en los roles preestablecidos"

«Quiero que me distingan porque no creo en los roles preestablecidos»

El colegio era también una forma de escaparme de la casa. Volvía muy tarde. Quedaba en la casa de los amigos, en cualquier parte para no llegar temprano a la casa.

-Cómo era el trato en el colegio?

Uy, en el colegio, los padres principalmente pedían mi expulsión por mi apariencia. Que era mal ejemplo. Tuve sí una directora que intermediaba. No era solo mi sexualidad sino mi ateísmo militante también les rebelaba.

-Por qué. No era un colegio laico.

Sí, pero todos mis profesores metían de contrabando la religión. Yo les decía eso, que el colegio era laico, no religioso.

-¿Cómo te sentís caminando entre la gente con ese porte Boy George…?

En el colectivo, en los lugares públicos sí o sí te dicen “marica”, “puto”

-¿Cómo tomás esa reacción de mucha gente?

Antes me censuraba. Después me di cuenta de que debía afirmarme. Debía ser yo nomás. Ser mi propio maestro. Ahora me río nomás.

-¿Qué pasó de tu abuela, de la relación con tu abuela?.

Ella murió el año pasado a los 58 años. En todo ese tiempo nunca pudimos dialogar serenamente, tal vez en los últimos tiempos algo se relajó

-¿Cuánto tiempo más o menos te llevó afirmarte completamente. Cuándo fue ese momento en que dijistes: “esto soy yo y ya no se hable más”?.

Bueno, a los 15 comenzó todo. A los 18, al terminar el colegio, le dije a mi padre: “yo soy así”. Ya no estaba en discusión mi identidad.

-¿Cuál fue la reacción final de tu padre?

Mi padre, aunque militar (44 años), aceptó, por suerte. Me apoya en todo.

-Ahora, en este tiempo, cuáles son intereses, tus búsquedas.

Me interesan mucho la estética y la literatura. Mi filosofía es que la sexualidad es una mera construcción social. Leo mucha teoría queer.

-Te vi leyendo creo que poesía hace poco tiempo en una tertulia del microcentro. ¿Qué escribís?

Bueno, yo gané un concurso del Centenario de cuento que se llamaba El maquillador. Escribo mucho desde la época del colegio…

Para cerrar esta entrevista me gustaría que me dijeras qué te distingue o cómo quisieras distinguirte.

Por mi nula credibilidad en torno a las disposiciones de los roles, que es sólo un mera ficción aplicada al genital. Y que escucho post-punk, glam, new romantic…

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.