Confirman que el guaraní fue de uso oficial durante la colonia

Por Jorge Zárate*

El idioma guaraní fue usado oficialmente por españoles y portugueses en sus textos de estado, reveló Capucine Boidin, antropóloga, lingüista e historiadora francesa, durante una conferencia magistral sobre “El poder de las palabras guaraníes en la historia”, dictada recientemente en Asunción.

Lengua oficial del Mercosur, el guaraní, fue un idioma de uso gubernamental durante la colonización española y según la experta, tiene todo lo necesario para volver a ocupar ese sitial en la actualidad.

Boidin es profesora de antropología en la Universidad Sorbonne Nouvelle París 3 (Francia) y enseña lengua y civilización guaraní en el INALCO (Langues’O) en París y coordinará un panel sobre “Conceptos sociales y políticos en lenguas amerindias (XVI-XX)” entre el 23 y el 27 de agosto próximo en la prestigiosa casa de estudios francesa.

Pensar los vinculos sociales en ibero-america. Lenguajes, experiencias y temporalidades (siglo XV-XXI) – Sciencesconf.org

Durante los siglos XVI y XIX, tiempo que abarca el importante trabajo de investigación de Capucine, el guaraní fue lengua general y se utilizó como medio de articulación entre los pueblos de gran parte de la región de América y los colonizadores. “Los colonizadores institucionalizaron esta lengua”, manifestó la experta francesa según reseñó la Secretaría de Políticas Lingüísticas (SPL) de Paraguay.

El guaraní es hablado actualmente por unos 8 millones de personas, la mayoría en Paraguay, país con casi siete millones de habitantes, el 90 % de ellos bilingüe en español y guaraní. También se habla en Argentina, Brasil y Bolivia.

La investigadora francesa Capucine Boidin

La conferencista reveló que el documento más antiguo, donde aparece la primera palabra relacionada al poder, data del año 1540, es un término con sonido muy semejante a “mburuvicha” (jefe) y era relacionado con la palabra castellana “rey”.

Según Boidin, entre los años 1628 al 1832, en total se escribieron 8.500 páginas de textos originales en guaraní. De estos, el 50% correspondía a obras de evangelización; el 35% eran métodos lingüísticos, diccionarios, gramáticas, etc.; el 10% son obras de historia, gestión y medicina; y el 5% corresponden a textos sobre adiestramiento.

Lastimosamente, la mayoría de estos documentos del guaraní antiguo no se encuentran en Paraguay, dijo.

Las investigaciones demuestran que el guaraní fue una lengua de uso oficial y normal durante la colonia española. Fue también una lengua dominante, que desplazaba a otras lenguas indígenas.

Capucine habló de un accidente en la evolución de la lengua guaraní; pues, luego de haber sido una lengua de uso normal en la escritura y en el ámbito formal, tras la revolución independentista, fue perdiendo ese estatus y su uso se concentró más en la oralidad.

Manifestó que los indígenas guaraníes de la época colonial pertenecían a una élite importante, eran alfabetizados, leían y escribían perfectamente en su lengua propia, sin tener necesidad de aprender otra.

Belgrano o ñee (Habló Belgrano)

Pablo Camogli es licenciado en historia por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo y magister en cultura guaraní-jesuita por la Facultad de Arte y Diseño de Oberá, Misiones Argentina.

Como parte de su trabajo estudió “Las cartas en guaraní que Manuel Belgrano le escribió a los misioneros”

Recuerda entonces que: “A fines de noviembre de 1810 el ejército porteño arribó a lo que por entonces era la provincia de Misiones. Desde allí, Belgrano difundió proclamas y oficios hacia Misiones y el Paraguay. Serán nueve documentos en total los que el futuro creador de la bandera mandó traducir al guaraní. El 6 de diciembre emitió seis documentos. Un oficio al “Señor Comandante de las Armas de las Misiones al Norte del Paraná, Don Pablo Thompson”, dos proclamas, una a los “nobles, fieles y leales paraguayos” y otra a “los naturales de los pueblos de Misiones” y tres cartas, una para el gobernador del Paraguay, otra para el obispo de Asunción y la tercera para el cabildo de la capital paraguaya. A los pocos días, remitió oficios al comandante de Itapúa y al de Candelaria, mientras que el 17 terminan los textos traducidos con la proclama a su propio “Ejército de operaciones del norte”, que se encontraba en Candelaria presto a cruzar el Paraná”, reseña el investigador.

Este acervo documental se encuentra en el Museo Mitre y fue revisado y estudiado por la antropóloga francesa Capucine Boidin, en el marco del proyecto LANGAS (Lenguas generales de América del Sur), recuerda también explicando que analizando los textos “sobresale la actitud de Belgrano de mandar a traducir muchos de sus oficios y proclamas y no solo aquellos dirigidos a la población misionera, mayormente integrada por guaraníes. Esto refleja que la intención no solo era informar o comunicar algo puntual, sino que respondía a una estrategia comunicacional tendiente a generar un vínculo de confianza con los nativos. Belgrano compartía con los líderes guaraníes sus comunicaciones con el Paraguay, una forma de transparentar sus ideas y ganarse la confianza de estos liderazgos”, expone.

El principal término utilizado en guaraní fue el de Aguyjei, que se repite en más de 15 oportunidades en el corpus documental que se entiende como “derechos” o “felicidad” derivado en tekó aguyjei (tierra en gracia) un concepto de las tribus para describir el “buen vivir”.

Otro elemento descripto por Boidin es nombra al poder como “poguýpe”, en vez del tradicional término pópe para referirse a las autoridades, como el rey, Dios o los caciques, un sutil cuestionamiento. Uno se entiende como los que abusan del poder, el otro como los dueños del poder.

Otros textos

El archivo al que se puede acceder en Internet desde 2016 reúne más de 100 páginas de documentos escritos en el guaraní hablado entre los siglos XVII y XVIII, cuando el país era colonia española.

Los documentos fueron recuperados en las reducciones jesuíticas, las poblaciones que los misioneros jesuitas instalaron en zonas de Paraguay, Brasil, Bolivia, Argentina y Uruguay durante la época de la ocupación española sobre estos territorios.

Un equipo de expertos integrado por lingüistas, filólogos, antropólogos e historiadores realizó una paleografía, transcripción del texto tal y como estaba escrito en su época, reportó la agencia española de noticias Efe.

Después hicieron una transliteración, adaptando el texto a la forma escrita del guaraní actual que junto con algunas traducciones y las copias digitalizadas de los documentos, pueden encontrarse en la base de datos, que comprende unas 100 páginas del total de cerca de 7.000 páginas de documentos que se conservan en guaraní colonial.

“Entre ellas figura la correspondencia entre diferentes líderes indígenas de los siglos XVII y XVII, o la obra conocida como «Tesoro de la lengua guaraní», un tratado sobre este idioma nativo escrito por el sacerdote peruano Antonio Ruiz de Montoya en 16392, recordó la agencia española.

Hay otras joyas como el manuscrito «Guarani hape tekokue», que relata el conflicto entre las tropas españolas y portuguesas entre 1704 y 1705.

También el «Manuscrito Gülich», diálogos en guaraní que describen con lujo de detalles la vida en las reducciones jesuíticas en la primera mitad del siglo XVII, desde el cultivo de plantas como la yerba mate hasta la educación de los hijos.

El «Manuscrito Poha Ñana», que contiene explicaciones sobre las propiedades de las diversas plantas curativas de Paraguay, revela la importantísima farmacopea guaranítica, luego tomada como propia por los europeos.

Existe también una traducción al guaraní del libro «De la diferencia entre lo temporal y lo eterno», del jesuita español Juan Eusebio Nieremberg, un manual sobre conducta espiritual considerado como un «best-seller» de la época traducido e impreso en las misiones jesuíticas.

La investigadora argumentó que todos estos textos fueron escritos en guaraní debido a que en la época se trataba de una «lengua general», es decir, una lengua que permitía una amplia comunicación en un territorio plurilingüe, como era el Paraguay de las misiones jesuíticas.

El guaraní fue así un «instrumento de administración y gestión colonial» y una vía de comunicación entre comunidades, como atestiguan los documentos investigados.

Experta

Especialista en antropología histórica del mestizaje y de las guerras en Paraguay, Capucine Boidin encabeza el proyecto LENGUAS de la Agencia Nacional de Investigación Francesa (ANR) y es actualmente docente en el Instituto de Altos Estudios de América Latina de Paris (Universidad Paris III Sorbonne Nouvelle-USPC). Sus investigaciones en antropología historia del mestizaje y de las memorias de las guerras en Paraguay se han plasmado en múltiples publicaciones entre las cuales cabe destacar: Guerra y mestizaje en Paraguay, 2001-1767 (2011) y Les guerres du Paraguay aux XIXème et XXème siècles, (2007).

*Con la colaboración de Federico Tatter

Links

SPL :: Especialista confirma que el guaraní fue de uso oficial durante la colonia

LANGAS | Proyecto (cnrs.fr)

LANGAS | Corpus (cnrs.fr)

Especial de Misiones Online (Cap. IV): Las cartas en guaraní que Manuel Belgrano le escribió a los misioneros – MisionesOnline

Diario HOY | El guaraní de los siglos XVII y XVIII: Franceses presentan documentos

Pensar los vinculos sociales en ibero-america. Lenguajes, experiencias y temporalidades (siglo XV-XXI) – Sciencesconf.org

Expertos crean una base datos de documentos en guaraní de la época colonial española | Cultura y entretenimiento | Edición América | Agencia EFE

El rol de la mujer en la historia paraguaya me ha impactado (ultimahora.com)

Las traducciones del decreto de liberación de la mita al quechua, aimara y guaraní – YouTube

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.