Ciudadanía de papel en versión electrónica

“Ciudadanía de papel. Derechos Humanos en comunidades campesinas” es un estudio realizado desde Base Investigaciones Sociales –que fue presentado el pasado 24 julio en el Archivo Nacional– con el objetivo de identificar qué posibilidades de disfrute efectivo de sus derechos fundamentales tienen las personas campesinas en sus comunidades. El estudio abarca diez comunidades, ubicadas en los departamentos de San Pedro, Caazapá, Itapúa y Canindeyú.

Los derechos observados son el derecho a un nivel de vida adecuado, a la alimentación adecuada, al agua, el derecho de las personas campesinas a beneficiarse de una política de reforma agraria, el derecho a la educación,  a la cultura, a la salud, a vivir en un ambiente saludable, a la libertad y seguridad personales, a la libertad de expresión y a la información, el derecho de acceso a la justicia, y el derecho a la igualdad y no discriminación.

A  través de una metodología que busca visibilizar la grave contradicción entre normatividad y efectividad existente, se identifican dinámicas que evidencian la situación que se vive en las comunidades campesinas estudiadas, al tiempo que constituyen una muestra significativa de lo que está ocurriendo en el país en materia de falta de condiciones para el goce de derechos humanos por personas campesinas en sus territorios.

Además de la descripción general de la situación de cada derecho, el trabajo incluye una segunda parte en la cual se profundiza la descripción de problemas que pueden ser considerados estratégicos por su alto impacto en la vulneración de derechos humanos de las personas campesinas. Dichos problemas, que constituyen al mismo tiempo incumplimientos de obligaciones estatales, son los siguientes: falta de mecanismos que garanticen precio justo a los productos campesinos, falta de política de protección de comunidades frente al uso  masivo de agrotóxicos, falta de garantía del derecho a la salud de las personas campesinas, política estatal de educación a niñas y niños campesinos, y falta de garantes institucionales de los derechos del campesinado.

A partir del diagnóstico presentado, Pereira Fukuoka señala que el Estado paraguayo está cometiendo omisiones inconstitucionales, pues todos los mencionados derechos son elementales dentro de la Constitución Nacional.

Durante la presentación, Concepción Oviedo, de la Coordinadora de Mujeres Trabajadoras, Rurales e Indígenas (Conamuri), señaló que el libro se constituye en un instrumento para mostrar a la ciudadanía la realidad que se vive en el campo y cómo son atropellados derechos consagrados en la Constitución Nacional.

Por su parte, Marcial Gómez, de la Federación Nacional Campesina (FNC), expresó que no existe la ciudadanía campesina, que es una figura apenas consignada en el papel. En este sentido ejemplificó que los asentamientos campesinos conquistados se hicieron a través de la ocupación de latifundios, y que si no hay lucha y ocupación tampoco hay tierra.

Algunos testimonios

“Hay ambulancia desde Nueva Germania, pero uno tiene que pagar el combustible. Las patrulleras de policía que vienen a custodiar los sojales tienen llenos sus tanques de combustible, las ambulancias nada” (Padre de familia, Tierra Prometida, Nueva Germania).

“Nosotros nos juntamos y analizamos por qué es así la situación, por qué el gobierno no nos ayuda a garantizar precio a nuestros productos. Porque sabe que en ese caso, los campesinos van a producir y van a producir muchísimo. Con azada, con machete, la gente tiene toda la voluntad de trabajar si el producto tiene precio. Como va a haber ganancia, vamos a ir aumentando la capacidad de hectáreas que podemos producir. Y diez hectáreas va ser poco. Y eso va generar problemas porque nos vamos a encontrar con los sojeros y ellos son los que manejan el gobierno” (Dirigente comunitario, Tierra Prometida, Nueva Germania)

“No hay medios. Solamente cuando hay manifestaciones los campesinos gritan su realidad” (Referente comunitario, San Marcos, Avaí)

“La educación está muy verticalista. Vienen los programas así, cada vez se te exige más que cumplas, cada día se nos exigen más documentos burocráticos, llenar papeles y nada que tenga que ver con la realidad de la comunidad. Se le prepara al alumno para vestir corbata, no se le prepara para valorar lo que tiene, para poder recuperar nuestra tierra, nuestra cultura, nada. Solo se habla de cosas generales y eso se tiene que cumplir. Hasta el IPA mismo no tiene trascendencia porque no practican, sólo dan la parte teórica, viene el profesor con su manual lindo, habla de ganado mayor, ganado menor, de la planta de mburukuja, pero no tiene ni una planta […] Con estos programas y cómo se enfoca se evidencia muy bien que desde el gobierno no se quiere que los campesinos se despierten, se levanten” (Docente, Palmital, Carlos Antonio López)

El libro puede ser descargado aquí.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.