El aire que se respira en Asunción «es uno de los de peor calidad en la región»

Son causantes directos la baja calidad de los combustibles, la antigüedad del parque automotor en general y el parque obsoleto de ómnibus del transporte público, asegura la La Cámara de Distribuidores de Automotores y Maquinarias (CADAM). El humo negro que respiramos los paraguayos, es superior al máximo tolerable.

Microcentro de Asunción. Foto: Jeepero/http://www.trekearth.com

Un informe de la Auditoría General del Poder Ejecutivo sobre un examen practicado a Petropar sobre su ejercicio fiscal 2011 hasta julio del 2012, reveló el ingreso al país de gasoil con alto contenido de azufre, muy  por encima de lo que permiten las normas internacionales.

La Cámara de Distribuidores de Automotores y Maquinarias(CADAM), considera que estamos ante un hecho grave que debe ser aclarado suficientemente, según explicó su presidente Jorge Rieder a través de un comunicado.

Afirman que estudios realizados por el Centro Mario Molina de Chile, con apoyo de CADAM y otras instituciones, han demostrado que el aire que se respira en la capital del país es uno de los de peor calidad en la región. Se ha determinado  como causantes directos a la baja calidad de los combustibles, la antigüedad del parque automotor en general y el parque obsoleto de ómnibus del transporte público.

Las muestras científicas tomadas en distintos puntos en estudio realizado en junio de 2010 demuestran que en la capital se respira aire con alto nivel de contaminación, que incluso supera los niveles medios diarios recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Azufre

El señalado informe de la Auditoría General del Poder Ejecutivo, conforme a la publicación de los medios de prensa, expresa que la petrolera estatal admitió en abril de 2012 partidas de gasoil con hasta 6.700 partículas de azufre por millón (ppm), así como otras de 6.120 ppm.  Las especificaciones técnicas de importación de combustibles establecen un máximo de 2.500 ppm, según la resolución No. 900/2011. En palabras simples, el humo negro que respiramos los paraguayos, es superior al máximo tolerable, acota el comunicado.

«Nuestra ciudad capital es una de las más contaminadas. Urge  se tomen en serio las medidas necesarias para que se realicen controles adecuados en los lugares de expendio a fin de  mejorar la calidad del aire que respiramos», indica Rieder.

La OMS ha confirmado en su momento que la emisión de gases contaminantes generados por combustibles de mala calidad, además de los problemas causados a la salud, contaminan el medio ambiente. El azufre se libera por los caños de escape en forma de sulfato o de óxidos de azufre. Estos son los principales contribuyentes al contaminante más peligroso para la salud humana, las partículas ultrafinas que penetran directamente en las corrientes sanguíneas.  Por otra parte,  en términos ambientales, tienen como efectos desde la pérdida de bosques hasta el deterioro de los edificios de piedra.

Control

«Las autoridades tienen gran parte  de responsabilidad.  Necesitamos que las leyes que garanticen los controles sobre impactos ambientales sean sancionadas y aplicadas. Es inadmisible que el proyecto de Ley de la Calidad del Aire y Control de la Contaminación Atmosférica, por ejemplo, siga en estudio en la Cámara de Senadores, sin  plazo de definición», resalta CADAM.

La Cámara de Distribuidores de Automotores y Maquinarias (CADAM) viene insistiendo ante las autoridades nacionales pertinentes, la designación de una institución encargada y responsable del control y la calidad de los combustibles, finaliza el comunidado. «No podemos continuar respirando el aire viciado de contaminantes que respiramos. La salud de la población debe estar en primer lugar».

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario