EE.UU. espió comunicaciones personales de Rousseff y Peña Nieto

Nuevos documentos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) filtrados por el informático estadounidense Edward Snowden revelan que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, fueron espiados por la inteligencia norteamericana. Snowden asegura que el terrorismo es solo una excusa y que la mayor parte del espionaje se realiza para robar datos comerciales. 

Mapa publicado por el diario O Globo en el que se señalan los países más espiados por EE.UU.

“Los documentos muestran que se espiaron las comunicaciones de la presidenta Dilma con sus principales colaboradores. También se han espiado las comunicaciones de los asesores entre ellos y terceros”, revela el medio brasileño O Globo, que tuvo acceso a los documentos y los difundió ayer en un programa televisivo.

El programa secreto se denomina “Filtrado inteligente de los datos: un estudio de caso de México y Brasil”. Según la presentación televisiva, “el programa permite encontrar, cada vez que se desee, una aguja en un pajar”.

“El granero, en este caso, es la inmensa cantidad de datos a los que la inteligencia de EE.UU. tiene acceso cotidiano, espiando las redes telefónicas, servidores de Internet, las redes de correo electrónico y social”, añade el informe.

En el documento, de junio de 2012, se establece que los objetivos son el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, entonces candidato presidencial, y la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

La publicación explica el funcionamiento del sistema de la siguiente manera: “Seleccionado el objetivo, se controlan los números de teléfono, correos electrónicos y direcciones IP (identificación de la computadora). Se hace lo mismo con los interlocutores elegidos –en este caso los asesores–. Lo que ellos llaman un ‘salto’ es toda la comunicación entre el objetivo y los asesores. Un ‘salto y medio’ es cuando los asesores hablan con ellos. ‘Dos saltos’ es cuando los asesores hablan con otras personas”.

Con respecto al seguimiento a Peña Nieto, los documentos revelan que se utilizaron dos programas, entre ellos uno llamado Mainway, que sirve para recolectar grandes volúmenes de información de las redes de comunicación.

También fueron interceptados los mensajes de texto del mandatario mexicano, utilizando un programa llamado “Associattion”. Según los datos, la inteligencia norteamericana accedió a comunicaciones personales de Peña Nieto en las que, por ejemplo, se detallaban quiénes serían sus ministros de gobierno.

Sobre el objetivo de espiar a Dilma los documentos revelan que se pretendía “Mejorar la comprensión de los métodos de comunicación con los interlocutores de la presidenta Dilma Rousseff de Brasil y sus principales colaboradores”.

La excusa del terrorismo

En un encuentro que mantuvo Edward Snowden en Hong Kong con el periodista Gleen Greenwald, el extécnico de la NSA dijo que el terrorismo es solo una excusa para que la sociedad acepte este tipo de operaciones que solo buscan obtener ventajas económicas injustas robando secretos comerciales de otros países.

“La estrategia del gobierno de EE.UU. desde el 11 de septiembre es decir que todo se justifica por el terrorismo, asustando a la gente para aceptar estas medidas, según sea necesario. Pero la mayor parte del espionaje no tiene nada que ver con la seguridad nacional, es para obtener una ventaja injusta sobre otras naciones en los acuerdos económicos sobre industrias y comercio”, afirmó Snowden.

Esto parece ser confirmado por una comunicación de 2009 en que el entonces subsecretario de Estado y actual embajador en Brasil, Thomas Shannon, agradeció a la NSA por la información brindada antes de la V Cumbre de las Américas en las que se trataron cuestiones referentes a las relaciones comerciales y diplomáticas entre EE.UU. y América Latina.

“Más de 100 informes que hemos recibido de la agencia nos dieron un profundo conocimiento de los planes e intenciones de los otros participantes de la cumbre y nuestros diplomáticos quedan bien preparados para asesorar al Presidente Obama sobre la manera de abordar las cuestiones controversiales”, expresa Shannon en la comunicación.

El Gobierno brasileño presentó una queja y un pedido de explicaciones a la embajada norteamericana ante la “inaceptable violación de la soberanía de nuestro país”, según expresó el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo.

Comentarios

Publicá tu comentario