Ecuador contra la deuda externa

alt text

Ilustración: Oz Montanía

Correa abrió la puerta para una desobediencia mundial contral la deuda externa. Fernando Lugo se sumó a la posibilidad de investigar el endeudamiento nacional que es de poco más de 2 mil millones de dólares. «Todo los países tienen el derecho de investigar la legitimidad de la deuda. Mucha de ella no llegó a su destino. Eso en una democracia abierta no tiene legitimidad», dijo Lugo.
Aquí el ejemplo.

Rafael Correa, presidente del Ecuador, hizo lo que muchos prometieron pero nunca se animaron a hacer: investigó la deuda externa de su país y confirmó lo que sabe todo el mundo: es espuria y se vive pagando intereses para nunca amortizar el capital. La Deuda Eterna, se la bautizó durante los 80.
Entonces anunció lo que la ética le sugiere hacer: «Buscaremos no pagar la deuda ilegítima, ilegal y corrupta», dijo Correa asegurando que la misma «será trasladada a los responsables de adquirirla con títulos espurios, malas artes, chantaje y traición».

El tema tiene asustados a muchos desde que Fernando Lugo aprovechara el ejemplo para anunciar que pedirá que se investigue la deuda de la binacional Itaipú que es de unos 20 mil millones de dólares (ver Aparte) porque puede darse un movimiento mundial de revisión en los países más explotados que ya nadie podrá detener. En ese sentido «Ecuador está impulsando a nivel de las Naciones Unidas la solicitud de opinión consultiva a la Corte Internacional de Justicia de La Haya para que se establezcan regulaciones para el funcionamiento del sistema financiero internacional», explicó Ricardo Patiño, el ministro de Coordinación Política al anunciar que funcionarios ecuatorianos saldrían a buscar apoyos políticos de sus pares del continente y de importantes operadores políticos en Estados Unidos y Europa para lograr su cometido.

De allí el temor de los agentes del sistema financiero, que hay que recordar, son co-propietarios de los más importantes medios de comunicación en Latinoamérica y también en el mundo.

«El paquete entero de conclusiones e involucrados está en manos de los juristas internacionales. No le tememos a tomar las acciones que debamos tomar», prometió la ministra de Finanzas de Ecuador, María Elsa Viteri para agregar: «Estamos dispuestos a caer en default con responsabilidad en un tercio de nuestra deuda externa, equivalente a unos 3.800 millones».

El presidente Correa tiene antecedentes que hacen creer que es posible que cumpla con su palabra. Vale recordar que a poco de asumir cortó relaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI; en abril de 2007, expulsó al brasileño Eduardo Somensatto, representante del Banco Mundial en Ecuador, y ordenó a Petroecuador denunciar a la Occidental Petroleum (Oxy) por daños ambientales producidos en la Cordillera de los Andes.

También cambió los acuerdos con las grandes petroleras City Oriente de Estados Unidos, Petrobras, Repsol y otras firmas que explotan yacimientos en asociación con Petroecuador. Todo lo que se exporta por encima de los 25 dólares el barril tiene la siguiente distribución: 99 por ciento para el Estado y 1 por ciento para las empresas.

Quizá por eso, la excelente noticia de que alguien cuestionará el fondo del problema del endeudamiento externo quedó casi perdida.

Trabajo serio

Hace un año y cuatro meses, el presidente Correa conformó la Comisión para la Auditoria Integral del Crédito Público (caicp) que entregó el 20 de noviembre pasado el resultado de su trabajo sobre la deuda externa analizando el período 1976/2006.

Ente otras cosas, de allí surgió que entre 1982 y 2000 Ecuador pagó por capital e intereses 76.000 millones de dólares, recibiendo por desembolsos 66.000 millones del sistema internacional de créditos. Esto gracias al pago de intereses usurarios, deudas prescriptas, refinanciaciones ruinosas, autopréstamos, etc., en las más sospechadas actuaciones, autorizadas principalmente por los ex presidentes Manuel Febres Cordero, Sixto Durán y Jamil Mahuad. Pero nada hubiera sido posible sin la intervención de los bancos internacionales que hicieron las refinanciaciones, plan Brady, emisión de nuevos títulos Global 2012, 2015 y 2030, tales como el Salomon Smith Barney y jp Morgan Chase.
En el informe se consigna que Ecuador acumulaba hasta septiembre último una deuda externa pública superior a los 10 mil millones de dólares de los que 4 mil millones de dólares serían ilegítimos.

El grandote del barrio

Ecuador tuvo el primer problema con Brasil, el grandote del barrio, por la decisión de no pagar un crédito del Banco Nacional de Desarrollo (bndes). Lula llamó a consulta al embajador en Quito, Antonino Marques Porto y las cosas siguen difíciles.

El BNDES le dio a la constructora brasileña Odebrecht un crédito de 286 millones de dólares para financiar la construcción de la planta hidroeléctrica San Francisco. Esta central dejó de funcionar a un año de su puesta en marcha por fallas de construcción, por lo que Correa expulsó a Odebrecht y embargó sus bienes.

«Ahora que el estado ecuatoriano lleva a arbitraje un caso clamoroso de afectación al país, se pusieron bravos (molestos, enojados)… Ya basta. Quitémonos esos complejos, no somos menos que nadie, no tenemos que pedirle permiso absolutamente a nadie. Ecuador ha hecho lo correcto», dijo Rafael Correa.

¿Y por casa…?

Sería bueno que Lugo siga firme e imite la actitud de Correa ante el Brasil porque Eletrobrás usa la deuda de la Binacional Itaipú para obtener ganancias financieras. Lugo prometió estudiar «exhaustivamente» este problema y planteárselo a Lula en el encuentro desarrollado en Salvador Bahía.

«Vamos a revisar no solo con Brasil, sino también la deuda de Yacyretá, el crédito chino (taiwanés), y otros», sostuvo el presidente recordando los 400 millones de dólares de Taiwán que se «esfumaron» durante los últimos gobiernos colorados.

Ricardo Canese, diputado del Parlasur y principal negociador del gobierno en temas energéticos explicó que se están «definiendo las propuestas básicas a presentar a los argentinos, aunque la situación es bastante parecida a la de Itaipú con Brasil».

A los días, el presidente avanzó y expuso que revisará los 2.100 millones de dólares de deuda externa que tiene el país «para verificar quién pidió los préstamos, quiénes se beneficiaron con el dinero y si realmente se hicieron las obras para las cuales se obtuvieron los créditos».

Deuda espuria
Volviendo a Itaipú, el tema es de una injusticia tal, que según los expertos, en relación al costo inicial de la obra, si no se renegocia esta deuda, si no se la condona, en el hipotético final de la historia se terminará pagando el monto que costaría construir 32 represas.

La represa debió haber costado como máximo 3.500 millones de dólares, sin embargo hasta el 31 de diciembre de 2006 ya se habían pagado 30.700 millones de dólares.

Más del 95% de ese monto fue embolsado por Eletrobrás.

A pesar de ello, la deuda de la Entidad Binacional sigue siendo de unos 20 mil millones de dólares y se estima que en el 2023 el precio llegará a los 60 mil millones de dólares.

Este endeudamiento, incide directamente en el precio de la energía e impide la radicación de industrias en el país, entre otras consecuencias nefastas.

Según el diario O Globo, el gobierno paraguayo presentó a Brasil una propuesta llamada «Solución Todos Ganan», elaborada por Canese en la que propone que cada país pague de manera proporcional a la energía que usó desde 1985 a nuestros días.

Brasil, que uso el 97% de la electricidad tendría que pagar US$ 19.000 millones, mientras que Paraguay, que sólo usó el restante 3% de la energía, tendría que pagar US$ 600 millones. Según Canese en la actualidad ambos países pagan unos us$ 1.000 millones cada año.

«La hidroeléctrica estaría capitalizada, los dos gobiernos tendrían dinero efectivo para inversiones en el área energética y el conflicto con Paraguay estaría resuelto», dijo Canese al defender su propuesta.

Soberanía
La Entidad Binacional Itaipú, dueña de la represa, es copropiedad de Eletrobrás y la Administración Nacional de Electricidad (Ande). Produce 90 millones de megavatios hora (MWH) por año de electricidad cuya propiedad se dividen Paraguay y Brasil en partes iguales.

De los 45 millones de megavatios que le corresponden, Paraguay usa sólo 7 millones al año por lo que le restan 38 millones de mwh que se podrían vender a precio de mercado si se renegociara el tratado. Hasta ahora el convenio de Itaipú establece que se los debe vender a Brasil a cambio de una pequeña compensación. Eletrobrás paga a Itaipú, a precio de costo, 36,2 dólares el MWH y lo coloca en Brasil a precio de mercado mayorista: 60 dólares el MWH.

Eletrobrás gana 905 millones de dólares con la diferencia de comprar a precio de costo y vender a precio de mercado. Paraguay recibe 102 millones de dólares. A ellos deben agregarse otros 300 millones de dólares al año por compensación del agua utilizada, terrenos anegados por la represa, impacto del medio ambiente y reajuste tarifario de la electricidad.

La Centrais Elétricas Brasileiras, el nombre legal de Eletrobrás, es una empresa mixta, en la que el Gobierno de Brasil controla el 54% de las acciones, el resto está en manos de transnacionales y ese panorama podría agravarse.

Otras ventas
«Energía brasileña, ahora en Nueva York» era la frase del aviso de 20 x 40 centímetros que publicó Eletrobrás el 31 de octubre pasado en el Financial Times de Londres, uno de los diarios de mayor influencia en el mundo de los negocios. La publicidad tiene una enorme foto de la represa de Itaipú pero no menciona a Paraguay como copropietario de la usina. «Planta de energía eléctrica de Itaipú, la más grande del mundo en generación», dice el epígrafe. «Inversores globales están aprendiendo lo que los brasileños han sabido por décadas: la más grande compañía energética de toda América Latina es una fuerte, transparente y confiable corporación. Este es un gran logro para Eletrobrás. Este es un gran logro para el Brasil», agrega la publicidad según refirió una publicación del diario Abc Color.

El aviso fue publicado en consonancia con el acceso de la empresa a la Bolsa de Nueva York, donde sus acciones valen 82 centavos de dólar cada una. Eletrobrás también cotiza en San Pablo y Madrid y lleva ganados más de 1.100 millones de dólares en lo que va de 2008, en gran medida porque compra el excedente de Paraguay a precio de costo y lo vende en Brasil a precio de mercado.

Una injusticia que el mundo debe conocer.

Comentarios

Publicá tu comentario