Duro golpe del gobierno de Cartes a la organización y a la libertad de expresión en el Norte

Para Voces del Paraguay,  no existe otra intención que cortar la voz de la gente en una zona sitiada por los militares en el pretexto de la búsqueda del Ejército Paraguayo del Pueblo.

La medida del gobierno de Horacio Cartes afectó a las emisoras comunitarias Kaaguay  Poty FM, de la comunidad campesina Núcleo 3 del asentamiento Arroyito, y Tape Pyahu FM de la localidad rural de Alfonso Kue, ambos del distrito de Horqueta, departamento de Concepción.

Kaaguy Poty FM es una emisora propiedad de la organización zonal de agricultores de Arroyito, ubicada en el epicentro del conflicto beligerante entre la Fuerza de Tareas Conjunta y supuestos grupos guerrilleros EPP y ACA. “Esta emisora cumple rol sumamente importante ya que es el único espacio de comunicación donde la población expresa sus angustias, temores, sobresaltos y acciones comunitarias. Más de cinco años que la radio presentó toda la documentación exigida, sin que Conatel se expida hasta la fecha”, sostiene Voces del Paraguay, gremio al que pertenecen varias emisoras comunitarias, ciudadanas y educativas.

En el caso de Radio Tape Pyahu FM, esta emisora, perteneciente a la Organización Zonal de Agricultores Ecológicos (OZAE), cuenta con la Resolución 228/2011 del Directorio de Conatel que autoriza emitir señal de radio.

Pero en este caso, con la rápida movilización de la población, con documentos en mano, recuperaron los equipos secuestrados.

La radio de Arroyito es el único medio con que el asentamiento, de unas 5.000 personas, cuenta para denunciar innumerables atropellos  a la comunidad por parte, entre otros grupos, la propia Fuerza de Tarea Conjunta.

En esta localidad, entre otros abusos y crímenes, los militares habían acribillado a una persona sorda. Luego «reconocieron el error» ante los pobladores, pero nunca se investigó ni se procesó a los responsables. También en esta localidad, la FTC atropelló con armas de grueso calibre un torneo dominical, con tiros al aire y cuerpo a tierra en un momento en que, según Marciano Jara, líder de la comunidad estaban niños, mujeres embarazadas, personas muy mayores…

 

Comentarios

Publicá tu comentario