Drogas y agronegocio, dos universos que cohabitan y se multiplican

La simple comparación de los mapas que ilustran las zonas en que se concentran las plantaciones de marihuana, las rutas del narcotráfico así como los enclaves más poderosos del agronegocio, pone de manifiesto cómo estos dos modelos conviven en las mismas zonas del país.

Los mapas de la Senad y del Inbio muestran cómo la soja y la marihuana conviven en distintos departamentos del país.

Datos oficiales del Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio) y de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) señalan en su conjunto que los departamentos de Concepción, Amambay, San Pedro, Canindeyú, Caaguazú, Itapúa, Caazapá y Alto Paraná son el origen de  la mayor parte de la producción de marihuana, soja y ganado.

 “Llama la atención cómo al cruzar esos dos mapas, por un lado el cultivo de soja, uno ve que va expandiéndose hacia el Norte y, por el otro, el mapa de la Senad, donde están identificados los cultivos de marihuana, tanto en las zonas tradicionales como los cultivos recientes. Claramente se ve que estos dos rubros conviven y se superponen. Cuando uno mira esos mapas se puede entender que es lógico que exista una relación”, señaló en un diálogo telefónico Ramón Corvalán, estudioso de la problemática rural y miembro de Serpaj-Py.

“Estos, a su vez, se superponen con otro rubro, que es la ganadería. A medida que uno va subiendo la zona Norte tanto la carne como la soja están proyectadas para crecer y expandirse. La Monsanto había planteado el interés de duplicar la zona de cultivo y oficialmente la Asociación Rural del Paraguay (ARP) también habla de responder a la exigencia del mercado de ampliar la cantidad de ganado. Eso en la práctica supone ocupar mayor territorio”, añadió.

En este sentido, el educador observó que “se supone que la marihuana también debe crecer y eso de por sí genera un contexto de tensión, por lo menos para los pocos pobladores y comunidades que van quedando en la zona. Con los tres rubros que necesitan expansión se ocuparán más territorios y se va a desplazar más población. Tenemos con eso un escenario conflictivo o por lo menos tenso con los pobladores donde ya están esos rubros y donde se expandirían. Tenemos un modelo de producción muy concentrado en esos rubros que funcionan en la práctica como una economía de enclave. Son también formas productivas que están en función a la exportación. A nivel macroeconómico eso puede implicar siempre aumento, pero en términos de la dinámica interna hay muchos impactos negativos como el poco empleo, el desplazamiento poblacional, el trastorno de las pautas alimentarias y la salud, principalmente”.

Con respecto a esto último detalló que “la segunda causa de mortalidad según los datos registrados, aunque no hay análisis epidemiológicos completos, son los tumores. Ya tenemos como dos décadas que transcurrieron desde el inicio del cultivo de la soja transgénica, de la utilización de agrotóxicos y así vemos cada vez más efectos en la población. Necesitamos una investigación epidemiológica más puntual y precisa, no solamente describir el perfil epidemiológico de la población, sino tratar de entender en función al contexto. Eso es un análisis epidemiológico. Uno analiza en este caso no solo la aparición de tumores, sino de dónde vienen esas personas, en qué situación estaban, si estuvieron expuestas a agrotóxicos. A esa información necesitamos darle una lectura, hay una responsabilidad allí del Estado de hacer el monitoreo y poner en marcha mecanismos preventivos”.

A modo de cierre preguntamos a Corvalán sobre la correlación existente entre el avance de estos rubros y el asesinato de más de 130 campesinos en la lucha por la tierra. “Con los datos que recoge el Informe Chokokue, vemos que el asesinato y desaparición de campesinos no ocurren en cualquier parte, sino exactamente en las zonas en las que estos tres rubros están conviviendo o por lo menos van expandiéndose también”, puntualizó.

Plantaciones de marihuana en Amambay. Foto: Senad.

Dentro de esta economía de enclave descrita por el entrevistado, mención aparte merecerían los actores que dominan las zonas fronterizas, entre los que abundan los nombres brasileños como el rey de la soja, Tranquilo Favero, y los grupos Comando Rojo, el Tercer Comando y Amigos son los Amigos. En 2011, Francis Maertens, subdirector ejecutivo de la ONUDD, había calculado en unos 180 millones de dólares anuales las ganancias que deja a los narcos brasileños la cadena de producción, tráfico y comercialización, según un trabajo que había sido publicado por E’a, aunque la cifra estaría subvaluada. Asimismo, cabe señalar que entre los casos más emblemáticos de narcoavionetas que cayeron en estancias se destaca el que involucró al actual presidente Horacio Cartes, en cuyo establecimiento “La Esperanza”, ubicado en Amambay, fueron hallados 20 kilos de cocaína y más de 300 de marihuana en el año 2000.

Más “eficientes” que nunca

Entre tanto, también consultamos al presidente de la ARP, Germán Ruiz, sobre esta cohabitación entre el agronegocio y el narcotráfico, puesta de relieve con los numerosos cargamentos de droga que han caído en los últimos tiempos en las narcoestancias. “Y la marihuana parece que hay más en Amambay y en algunas zonas de San Pedro, donde hay montes y se esconden lo cultivos. ¿En qué sentido decís? Lo que pasa es que las autoridades antidrogas nunca fueron tan eficientes como en los últimos dos gobiernos. Nunca se decomisó tanta droga como cuando el actual ministro del Interior, Francisco de Vargas, fue ministro de la Senad, así como ahora con Luis Rojas. Te acordarás de los 5 aviones y los 1.500 kilos de cocaína que cayeron en Canindeyú”, expresó.

Ruiz también precisó que la mayor parte del ganado se concentra en la Región Oriental, con 8 millones de cabezas, frente a los 6 millones que existen en el Chaco.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.