Dos técnicos pragmáticos

Perú y Uruguay jugarán la primera semifinal de Copa América tras emotivos partidos de este sábado.

Perú venció a Colombia 2 a 0, mientras Uruguay clasificó sobre Argentina, empatando primero 1-1, y luego definiendo en los penales 5 a 4.

Lobatón y Vargas le dieron la victoria a Perú sobre Colombia por Copa América.

Óscar Tabárez y Sergio Markarián no son amigos de los flashes ni de las declaraciones rimbombantes. Tampoco me consta que tengan twitter para transmitir sus ideas. Ambos son merecedores de una sincera admiración de mi parte. Hoy, sus equipos ganaron partidos difíciles y fundamentales en los que, si bien no fueron exclusivos responsables, se notó tremendamente su dedicación de años a este deporte que justifica sus apodos de “maestro”.

En el primer partido Colombia, que venía sin goles en contra y ganando el grupo del local, presentaba un equipo más europeizado de lo que tradicionalmente vemos, con potencia física, mucha dinámica, pero adoleciendo de lo que nos hace añorar a la selección de Colombia de los noventa, el toque talentoso, con criterio y mucha técnica. Si bien jugó mejor que el rival, tuvo más chances (incluso un penal errado en el primer tiempo), le faltó definir el partido en los momentos en que las oportunidades se presentaron. El esquema táctico que tan bien le funcionó al Bolillo Gómez contra los rivales de grupo, el 4-1-4-1, no pudo con la ordenada marca de los peruanos, tanto, que terminó jugando con tres nueves en el alargue, ya estando en desventaja.

El DT del Perú Sergio Markarián.

Perú por su parte, levantó su nivel luego de un primer tiempo timorato, equilibró el juego en el medio campo y se apoyó en los extremos de la cancha en sus defensores y su solitario delantero, Paolo Guerrero, que se multiplicó para darle chances a su equipo. Ya en el alargue, un error compartido entre el arquero colombiano Martínez y su compañero Mario Yepes le dio la chance a Lobatón (protagonista del mejor cambio de nombres de la copa, entró por Advíncula) de clavar un bombazo para el 1 a 0. Con Colombia ya muy mal parado por la desesperación, otro error del arquero le permitió a Perú marcar el 2 a 0 a través del zurdo Vargas. Perú, luego de muchos años, llega a una semifinal de Copa, a jugarse el martes en La Plata contra Uruguay.

Los uruguayos volvieron a hacer historia.

El segundo partido de este sábado fue de lo mejor y más emotivo de la competencia. Argentina, de local, jugando con la presión de su propia historia y de la jerarquía de su delantera, salió a comerse vivo a un equipo uruguayo que se está reencontrando con lo mejor de su propia historia. El encuentro de selecciones que más veces se ha jugado en el mundo presentó a dos equipos con fragilidades y fortalezas muy distintas.

Argentina con un ataque vertiginoso, mucha posesión de pelota y la presencia de Messi, con toda su inmensurable calidad. Esas fortalezas no pudieron superar su fragilidad defensiva, y la inoperancia de su DT. Batista al parecer había encontrado un buen equipo para este partido, pero su mala convocatoria lo dejó sin variantes cuando necesitaba replantear un partido. Sin laterales que ataquen, sin cambios correctos para Mascherano y Gago ni ayudas para sus desconcertados centrales, dejó a la inspiración de los delanteros la ventaja numérica que tuvo por una hora.

Y los delanteros argentinos, con voluntad y talento, no tuvieron la precisión necesaria para doblegar a la estrategia de

Óscar Tabárez, técnico de Uruguay.

los uruguayos, que marcaron mucho, fuerte y bien, para salir jugando con calidad, sobre todo en el segundo tiempo. Tabárez fue, con la entrega defensiva y la salida clara, una fortaleza que pocos equipos tienen. Con un hombre menos, ordenó el equipo sin cambios y casi no se notó. Con la lesión de un central, la defensa no se resiente. Con el cansancio en el alargue, el equipo nunca queda mal parado. Con esos méritos llevó Uruguay a los penales a un agresivo equipo argentino jugando de local. Y en los penales vencieron chutando los 5 con precisión.

El martes, sin duda, la táctica será protagonista de la primera semifinal, con dos técnicos uruguayos que ya han hecho lo suficiente para ser recordados.

Otra decepción para Messi, su genialidad no fue suficiente para su selección.

Comentarios

Publicá tu comentario