Dos senadores intentan liquidar las semillas nativas

La propuesta quiere prohibir que campesinos e indígenas las conserven e intercambien.

La histórica y solidaria tradición de intercambio de semillas entre campesinos e indígenas podría desaparecer con la nueva ley. Foto. Palabra comprometida.blogspot.

Históricamente el campesino e indígena de Paraguay, después de cada cosecha, destina una parte de lo obtenido para alimentarse y otra para volver a cultivar en el futuro. Un poco de previsión sumada a la solidaridad entre vecinos y a la generosidad de la naturaleza hicieron y hacen que las semillas-granos-tallos del maíz, poroto, mandioca, zapallo, maní, hortalizas y frutas se regeneren una y otra vez. De esta manera, además de alimentarse a sí mismos, campesinos e indígenas alimentan al resto de la población que no produce alimentos.

En Paraguay rige actualmente la Ley 385/94 “De Semillas y Protección de Cultivares”,  que regula el manejo, intercambio, obtención y uso de semillas y especies vegetales en todo el territorio. En su artículo 35, establece que: “No lesiona el derecho del obtentor, el agricultor que siembra y reserva semilla del cultivar protegido para su propio uso, o usa o vende como materia prima o alimento el producto obtenido de dicho cultivar.”

Es decir, campesinos e indígenas tienen todo el derecho de seguir practicando la conservación artesanal y el intercambio de las simientes nativas -o incluso venderlas- y esto no está en contravención de aquellas agro-empresas que obtuvieron patentes de semillas o vegetales logradas por ellas en laboratorios (obtentores).

Silenciosamente

Senador Herminio Chena del UNACE. Foto: Senado.gov.py

Sin embargo, organizaciones populares e investigadores sociales descubrieron que el 16 de diciembre de 2010 en la Cámara de Senadores se presentó un proyecto que busca modificar este artículo 35. Según la investigadora de CEIDRA* y asesora legal externa del SENAVE*, Silvia González, los proyectistas son los senadores Herminio Chena (UNACE), y Fernando Silva Facetti (PLRA) y el proyecto está siendo estudiado por comisiones.

La analista explicó en Radio Fe y Alegría que con la modificación sugerida, se quiere obligar a campesinos e indígenas a que la única forma de conseguir semillas sea comprándolas. Es decir, obtener semillas se volvería un exclusivo negocio de empresas del agro.

Senador Fernando Silva Facetti (PLRA). Foto: Senado.gov.py

Solamente se “perdonará” a los pequeños productores que puedan demostrar que sus ingresos provengan de la actividad agro-pecuaria y demostrar que tienen menos de 100 salarios mínimos como ingreso. En caso de ser beneficiados con esta excepción, los mismos deben estar en un padrón nacional que cada año re-evaluará la permanencia de los agricultores inscriptos. Finalmente, el pequeño agricultor que apruebe todos los requisitos citados, sólo podrá conservar la misma cantidad de semillas que “adquirió lícitamente” y con el único fin de re-siembra, no pudiendo regalarlas, intercambiarlas ni venderlas.

*CEIDRA: Centro de Estudios e Investigaciones de Derecho Rural y Reforma Agraria, de la Universidad Católica.
**SENAVE: Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas.

Comentarios

Publicá tu comentario