Dos empresas se apropiaron de 135 mil hectáreas de tierras estatales en el Chaco

Se desconoce el destino de 400 mil hectáras.

Foto: Miguel Armoa.Emilio Camacho informó esta semana en conferencia de prensa los avances de lo que va de su intervención al frente del  Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert). Las irregularidades en la venta y adjudicación de tierras en la región Occidental fue el principal tema desarrollado.

Luis Meza, interventor de la región Occidental, explicó la manera en que las empresas ganaderas Campobello SA y Forestal Santa Catalina adquirieron alrededor de 135 mil hectáreas pertenecientes originalmente a las colonias del Indert Ñane Reta y Ñane Mba’e, ubicadas en el departamento de Boquerón. “Se adjudicaron propiedades a supuestos beneficiarios de la Reforma Agraria, y éstos luego las vendieron a dos o tres grupos empresariales que concentraron las tierras”, explicó Meza.

Por su parte, Sergio Ortega, gerente de Colonias y Tenencias del Indert, indicó que ambas colonias fueron creadas en 1981 pero que al no hacerse un seguimiento administrativo luego de adjudicarse los lotes, se desconoce quienes más, aparte de las empresas Campobello y Santa Catalina, estarían ocupando parte de las colonias. “No existe constancia en el Indert de qué ocurrió con 400 mil hectáreas; el Indert apenas sabe que pasó con 140 mil hectáreas”, sostuvo Camacho.

Pista de aviación, playa y plaza pública vendidas

Otro de los casos expuestos involucra al municipio de Bahía Negra, afectado por la expedición de títulos de propiedad de tierras que pertenecen al éjido municipal. Específicamente, propiedades que abarcan la pista de aviación, la playa y la plaza pública. Los títulos fueron expedidos a nombre de Guillermo González Llano y de su hijo, Guillermo González Muñoz, ninguno de los cuales las ocupó ni pagó por ellas el precio que correspondía.

“A medida que se van logran hallazgos de este tipo, se remite toda la documentación de los casos a la Fiscalía General del Estado y a la Procuraduría General de la República; creemos que cuanto más organismos intervengan es mejor”, declaró Camacho.

Asimismo, se refirieron al caso de las sociedades anónimas Lagerenza y Migueletes, las cuales también adquirieron tierras en el Chaco de personas que en su momento ocuparon altos cargos en el Estado, y que no eran beneficiarias del Estatuto Agrario.

“Estamos detrás de las grandes extensiones de tierras porque creemos que el Chaco puede salvarse; yo no exagero al afirmar que buena parte de la frontera de esta zona está en manos de solo tres personas. Como en el Paraguay no tenemos el impuesto a la renta no podemos saber quiénes son los accionistas de las sociedades anónimas que las ocupan”, lamentó el interventor.

Comentarios

Publicá tu comentario