Documentalista argentina denuncia intimidación de parte de la policia y prensa paraguaya

Afirma que iniciará acciones legales. Le realizó una entrevista a Omar Martínez en prisión y al salir le requisaron escritos del mismo.

Miriam Paz y Guillermo Kohen recibiendo en Argentina una mención por su documental Chokokue.

El pasado viernes 2 de diciembre fue noticia la visita de una mujer de nacionalidad argentina de nombre Miriam Paz al miembro del Ejército Paraguayo del Pueblo (EPP) Osmar Martínez, sentenciado por el plagio y muerte de Cecilia Cubas. A la misma le fueron requisados al salir unos escritos pertenecientes al preso. Miriam Paz es una documentalista del vecino país que viene siguiendo el caso de los 6 dirigentes campesinos apresados por casi 3 años en Marcos Paz, contra los cuales no hay ninguna prueba según la misma. Respecto al caso realizó junto a Guillermo Kohen el documental “CHOKOKUE Trabajo Organización y Lucha”.

Según lo expuso en una carta difundida publicamente, el pasado viernes, la misma había venido a Paraguay para participar del pre estreno de “Mujeres Unidas en la Esperanza” un documental que realizaron sobre Trabajadoras Sexuales de Asunción. El otro motivo de su visita fue la realización de una entrevista escrita a Osmar Martínez por su libro “La Razón de mi Prisión”. A su salida, le fueron retenidos unos escritos que le había entregado el entrevistado para su evaluación, según relata. La documentalista considera las posteriores reacciones policiales y mediáticas como actos de intimidación, responsabilizando al Estado paraguayo de su integridad física, argumentando también que violaron su Derecho a la Inviolabilidad del Patrimonio Privado y a la Comunicación. Con respecto a los medios, aseguró que se reserva el derecho de iniciar acciones legales, pues la expusieron publicamente sin que estuviera acusada de ningún delito, afirma.

Aquí la carta:

Asunción, 05 de diciembre de 2011

Hace 5 años que viajo con regularidad al Paraguay motivada por el  atropello a los derechos humanos cometidos contra 6 dirigentes campesinos en mi país, a quienes no solo se les negó el refugio político sino que se los mantuvo presos  por casi tres años en la cárcel de máxima seguridad de Marcos Paz. La fiscalía paraguaya los acusa de un crimen que no cometieron y del cual no hay ninguna prueba para acusarlos, pero en el país del revés cualquier injuria es prueba. Y seguirán sueltos los verdaderos asesinos con la complicidad de este estado de cosas.

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre, FIDELA, organizaciones gremiales y políticas de argentina no dudaron en defenderlos y acompañarlos en todo momento.
Como documentalista comencé a visitarlos para informarme de su situación y junto a Guillermo Kohen realizamos “CHOKOKUE Trabajo Organización y Lucha” un documental sobre su caso y la criminalización de la lucha campesina.

Es muy difícil dejar Paraguay un tema nos conduce a otro las  injusticias y el sufrir de su gente no tienen límites.

El viernes 2  de diciembre llegue a Asunción con dos objetivos, una participar del pre estreno de “Mujeres Unidas en la Esperanza” un documental que realizamos sobre Trabajadoras Sexuales de Asunción  y la otra realizarle una nota escrita a Osmar Martínez autor del libro “La Razón de mi Prisión”  Llegue a la agrupación especializada donde se encuentra detenido y le realice la propuesta de la nota periodística la cual acepto y acordamos que la concretaríamos con más tiempo al día siguiente. Al despedirnos me entregó sus últimos escritos para que los lea y le dé mi opinión algo que obviamente acepte sin dudar. Al salir de la prisión los guardias me quitan los escritos, me retuvieron aproximadamente dos horas y luego de un breve interrogatorio me liberan secuestrándome el material con la excusa de haber infringido el procedimiento y diciéndome que el único que podía decidir devolvérmelos era el jefe que recién llegaría el lunes. Grande fue mi sorpresa cuando una hora después de los hechos comienza a circular la noticia por las páginas de los principales diarios de Paraguay  incluyendo mi nombre y apellido, y más grande cuando el domingo comienzan a publicar fragmentos de los escritos secuestrados y el lunes los noticieros de televisión mostrando  los escritos e inclusive la fotocopia de mi documento violando absolutamente mi privacidad cuando yo no estoy acusada de ningún delito.
Considero a estos, actos de intimidación.

Responsabilizo al estado paraguayo y sus fuerzas de seguridad por mi integridad física.

Me reservo el derecho de iniciar acciones legales a todos los medios de comunicación.

Denuncio a las fuerzas policiales de haber violado el Art. 36 de la Constitución Nacional que dice:

DEL DERECHO A LA INVIOLABILIDAD DEL PATRIMONIO DOCUMENTAL Y LA COMUNICACIÓN PRIVADA
Artículo 36 – El patrimonio documental de las personas es inviolable. Los registros, cualquiera sea su técnica, los impresos, la correspondencia, los escritos, las comunicaciones telefónicas, telegráficas o de cualquier otra especie, las colecciones o reproducciones, los testimonios y los objetos de valor testimonial, así como sus respectivas copias, no podrán ser examinados, reproducidos, interceptados o secuestrados sino por orden judicial para casos específicamente previstos en la ley, y siempre que fuesen indispensables para el esclarecimiento de los asuntos de competencia de las correspondientes autoridades. La ley determinará modalidades especiales para el examen de la contabilidad comercial y de los registros legales obligatorios.
Las pruebas documentales obtenidas en violación o lo prescripto anteriormente carecen de valor en juicio.
En todos los casos se guardará estricta reserva sobre aquello que no haga relación con lo investigado.

Miriam Paz, Documentalista Argentina. DNI 16978678

Comentarios

Publicá tu comentario