Diversas miradas sobre el derecho a la tierra reunidas en un libro

El Programa Democratización y Construcción de la Paz (Programa DCP) presenta el libro “La tierra en el Paraguay: de la desigualdad al ejercicio de derechos”, que se realizará este miércoles 18 de diciembre, a las 19:00, en el Aula Magna de la Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción”.

Tapa del libro compilado por Patricio Dobrée.

“La tierra en el Paraguay: de la desigualdad al ejercicio de derechos” es una publicación que contiene un conjunto de artículos compilados por Patricio Dobrée en los que se analiza el concepto del derecho a la tierra y se estudia la situación del acceso a este recurso fundamental para la vida desde la perspectiva de diversos sectores sociales.

Los autores y las autoras de los artículos son Milena Pereira Fukuoka, Quintín Riquelme, Óscar Ayala Amarilla, Lilian Soto, Luis Caputo y Víctor Imas.

El compilador Patricio Dobrée, en su texto “¿Qué significa entonces hablar sobre derecho a la tierra en este contexto?”, explica que ciertamente no se pretende realizar una evocación melancólica de cosas que ya no son. No se trata de volver la mirada hacia un orden social pretendidamente originario, que se sustenta en lazos comunitarios inmóviles y armoniosos. Enunciar la idea del derecho a la tierra significa más bien habilitar una escena para que las personas puedan discutir y decidir de qué manera quieren vivir y cuáles son las condiciones básicas para ello, sin que sean avasalladas por las fuerzas totalitarias del mercado. Es, como lo señala Ranciere, un posicionamiento frente a la realidad que faculta la emergencia del disenso y pone en juego otras formas de percibir, pensar, sentir e imaginar lo posible.

Por su parte, la abogada Milena Pereira Fukuoka señala que “Los derechos humanos de campesinas y campesinos pueden ser considerados como esfera de protección especial, tal como han sido desarrolladas para otros sectores, tratándose de un sector poblacional que para la realización efectiva de sus derechos fundamentales requiere de una protección suplementaria a la general y que reconozca sus especificidades. En tal caso, necesariamente se requerirá una traducción en el orden de prestaciones obligatorias por parte del Estado, incluyendo el acceso a tierras, que acercan al derecho en cuestión a los derechos económicos y sociales. Los titulares del derecho de acceso a tierras serían las personas campesinas que carecen de este bien o lo poseen con carácter precario, en cantidad insuficiente o de una calidad inadecuada para el desarrollo de una vida digna”.

Extractos de los demás artículos publicados en el libro

Quintín Riquelme: “Cuando se habla del derecho a la tierra, se alude fundamentalmente al derecho que tienen las personas, las familias y las comunidades a vivir y a producir en ella su sustento y el de los demás. Esta es la concepción primaria que tiene el campesino y la campesina de la tierra. Posteriormente, viene la forma de tenencia y la condición jurídica de las personas que hacen uso de ella […] No es lo mismo utilizar la tierra para producir alimentos que destinarla a la producción de commodities para la exportación. Tampoco es igual cuando sirve de asiento a comunidades que cuando sirve solo para asiento de la producción agrícola y ganadera. Estas son las razones por las cuales se dan visiones dispares sobre la tierra”.

Luis Caputo: “Encontramos que las juventudes del campo van configurando una condición juvenil de aprecio del buen vivir, del disfrutar de su condición joven, de promocionarse por la vía de la educación y el trabajo; pero al vivenciar la realidad del campo se topan con problemas acuciantes, en un momento en que se acentúan sus aspiraciones. Muchos jóvenes no solo se enfrentan a un medio rural desigual, sino a un medio violento para sus vidas, para vivir la juventud, para llevar adelante sus proyectos de vida en el campo. Es evidente que la inequitativa estructura agraria de Paraguay a favor de grandes propietarios, y en detrimento de las familias del campo, conlleva a que el hilo se corte en el tramo más delgado, constituido precisamente por las generaciones jóvenes cuando se encuentran en el momento estratégico de gestación de sus planes de vida, orientados hacia la emancipación”.

Víctor Imas: “Aunque la tierra rural y la urbana tengan usos heterogéneos y paisajes diferenciados, no existen grandes contrastes en cuanto a los procesos de valorización del capital. La tierra es la base física de la producción agropecuaria o industrial y es condición de la producción en el ámbito de la construcción. La tierra y las actividades que se realizan en ella entran a la esfera del mercado donde la concurrencia de capitales determinan las características de su uso, dependiendo del monopolio sobre la propiedad privada de la misma. Dicho de otra forma, el capital determina las distintas formas de apropiación y modificación del suelo, dispone las formas organizativas en que espacialmente se llevara a cabo el proceso de producción y circulación de mercancías define el conjunto de condiciones generales de producción, tanto del propio capital como el concerniente a la reproducción de la fuerza de trabajo”.

Óscar Ayala: “Los elementos centrales de la estructura social y cultural de cualquier pueblo, entre otros, constituyen el idioma, las tradiciones, las creencias, los usos y costumbres, en suma, todo lo que constituye su mundo y modo de vida. Estas prácticas resultan determinantes para la configuración de su identidad étnica y suponen una multiplicidad de aspectos que pasan, en lo esencial, por garantizar un espacio geográfico, cuya dimensión jurídico-política suponga un resguardo suficiente para la preservación, realización y reproducción de la vida económica, social y cultural de los pueblos”.

Lilian Soto: “El debate teórico sobre lo que implica el acceso a la tierra, si ese

acceso constituye o no derecho de las personas o colectivos que el Estado debe proveer de alguna manera, y si así fuera de qué colectivos y con qué contenidos, es débil actualmente, aunque estuvo presente en diversas etapas de la historia del Paraguay. Cuando este debate se dirige a pensar en lo que implica el acceso a la tierra, sus usos, su relación con la misma para las mujeres, existen vacíos aún mayores; son escasas las investigaciones realizadas sobre el tema tierras y género en nuestro país, y en su mayoría forman parte de artículos y libros generales sobre la tierra o sobre reforma agraria”.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.