Disturbios en Londres

Opinión. La crisis del sistema capitalista en pleno corazón del sistema.

"Dan ganas de nada mirando lo que hay:
ayuno y vacas flacas de Tánger a Bombay.
Siglo XXI, desesperación
este año los reyes magos dejan carbón."
Joaquín Sabina

Los disturbios en Londres, no son meros disturbios. Es la crisis del sistema capitalista en pleno corazón del sistema. Londres capital del Imperio Británico, Catedral del Capital mundial.

Londres, propulsora de la esclavitud, la misma que patentó las técnicas de producir telares de los ingenieros hindús y luego cobró derecho de patente a todas las demás civilizaciones occidentales. Londres, la de Mark Twains, la de los menores de edad trabajando en las fábricas o utilizados para limpiar chimeneas de los ricos. La del movimiento Punk.

La de Oscar Wild. La de la moral Victoriana… la cuna del Capitalismo, no es golpeada por una revolución organizada por ninguna clase, como lo había pronosticado Carlos Marx, cae víctima de su propia desigualdad.

Desigualdad que es condición sine cua non para el desarrollo de cualquier sistema capitalista…

Londres, atrapada en una ola de redes sociales que la asechan para cumplir con el viejo dicho del lumpen proletario: No hay que tenerle miedo a las crisis. Los pisos están vacíos y los supermercados llenos.

Inmersas en el Capitalismo Multipolar del siglo XXI, otras megalópolis del mercado global observan por televisión tal vez algún futuro inmediato… Megalópolis de la sociedad del consumo. Megalópolis  de las desigualdades.

Londres, desde donde salieron los fondos para diezmar el modelo económico paraguayo basado en la autogestión y la autonomía nacional de Paraguay en el siglo diez y nueve. La que financió la guerra del ’70 contra Paraguay.

Londres la que nombró caballeros a los Piratas, en una impagable significación del sistema que promueve, el sistema de la rapiña, la esclavitud, y la plusvalía desmesurada de una Plutocracia.

Estos disturbios en Londres; catedral histórica del Capitalismo, se suman a un constante malestar de la población global con el sistema global capitalista.

No me da lástima un sistema que no es mío. Una maquinaria de reproducir subalternidades.

Comentarios

Publicá tu comentario