Disminución de índices de pobreza ya se debió dar en 2011, asegura Cesar Barreto

Pero la inflación internacional que afecto al país impidió que se manifiesten cambios en los índices de pobreza indicó el economista integrante del equipo evaluador de la EPH dada a conocer hoy. Según la misma, la pobreza se redujo del 32 al 23 %. Dice que esto es el resultado del crecimiento de los últimos 10 años.

 

Advirtió que la mayoría de la población está muy cerca de las líneas de pobreza y extrema pobreza, por lo que con cualquier incremento inflacionario negativo pueden volver a la franja de pobreza. “La economía paraguaya es volátil”, aseguró.

Los cinturones de pobreza, como los del Bañado sur. Foto: Mónica Omayra.

Foto: Mónica Omayra.

Según la Encuesta Permanente de Hogares presentada hoy por el gobierno, la pobreza total en la población de Paraguay se redujo del 32.4 por ciento al 23.8 por ciento en el periodo 2011-2013, según informó hoy el gobierno nacional en base a datos recogidos mediante la Encuesta Permanente de Hogares 2013. La pobreza extrema igualmente bajó del 18 al 10,1 por ciento.

La abrupta disminución de los índices llamó la atención de los economistas, teniendo en cuenta que en los últimos 10 años apenas se pudo reducir en un 3.2 por ciento el índice de pobreza.

El economista César Barreto, integrante del Comité Interinstitucional de Medición Pobreza que revisó y analizó los datos, aseguró que se utiliza la misma metodología de medición desde 2009, descartando que tenga relación, incluso fue hecho por la misma gente, indicó.

«Inflación impidió disminuir la pobreza»

Barreto, aseguró que los datos mencionados son el resultado del crecimiento de la economía paraguaya de los últimos 10 años. Para el economista, la disminución de los índices de pobreza ya se debió haber dado en 2011, pero se vio dificultado por la inflación de precios de alimentos a nivel mundial, que afectó a nuestro país. El crecimiento se vio compensado por el costo de vida que subió concomitantemente, “sino fuera por eso ya se hubiera reducido la pobreza extrema en 2011”, aseguró.

El economista indicó ya el Banco Mundial había analizado las cifras de 2003 a 2011, detectando distintos componentes que indicaban los efectos de la inflación en el crecimiento.

La pobreza extrema debería haber bajado al 13,4 % ya en 2011, porque la gente tuvo un incremento de ingresos, pero quedó en 18 % por efecto de la canasta de alimento, aseguró. El costo de vida por lo tanto permaneció prácticamente igual, pero se nota el impacto, dice.

La creación de puestos de trabajo y la tranfesferencia de fondos condicionados (Programa Tekopora) influyó en los índicies, según el mismo.

Volátil

El problema para Barreto está en la “volatilidad” de la economía paraguaya. Como la mayor parte se mantiene al límite de la línea de pobreza y extrema pobreza, hay una alta vulnerabilidad, que con un nuevo incremento de la inflación volverá a establecer los mismos índices de pobreza.

Se debe dar seguridad en materia de política inflacionaria, “para que la gente que salió no vuelva a caer en la extrema pobreza. Subieron un poco, pero muy cerca de la línea, cualquier cambio los volverá a dejar fuera. Igual es la situación con los índices de pobreza total, con las 500 mil personas que se establecieron en la clase media. Es muy pequeña la línea que los separa, ante cualquier evento negativo puede ocurrir un retroceso, la economía es muy volátil”, advirtió.

Encuesta

Según el trabajo presentado hoy por la Secretaría técnica de planificación, la población paraguaya considerada en situación de pobreza representa el 23,8 % del total de habitantes del país, lo que significa que cerca de 1 millón 600 mil personas residen en hogares cuyos ingresos son inferiores al costo de una canasta básica de consumo estimado para dicho año.

En el área rural, la pobreza total afecta en el mismo año aproximadamente a 33,8 % de su población, mientras que el área urbana presenta una menor proporción de habitantes viviendo en condiciones de pobreza (17,0%).

En términos absolutos, la mayor cantidad de población pobre se encuentra en el área rural, albergando alrededor de 912 mil personas en tal situación, en tanto en el área urbana el número de pobres asciende a 676 mil personas aproximadamente(26 % más pobres en el área rural respecto a la urbana).

En consecuencia, en el ámbito rural la pobreza es más extendida tanto en incidencia como en cantidad absoluta.

La población en situación de extrema pobreza, también denominada indigente (aquella cuyos ingresos no superan el costo de una canasta mínima de consumo alimentario), llega a 677 mil personas aproximadamente, siendo mayor la proporción en el área rural (17,6 % de sus habitantes) que en el área Urbana (5,1% de la población urbana) Asunción y Central Urbano constituye el área con menor proporción de pobres extremos 4,5 %.

Igualmente, el mayor número de pobres extremos se encuentra en el área rural, albergando a aproximadamente 475 mil de ellos (70% de los pobres extremos). El área rural es la más afectada por la indigencia tanto en incidencia (porcentaje) como en valores absolutos (cantidad de personas).

Canasta

Para el año 2013, el costo mensual por persona de una canasta de alimentos o Línea de Pobreza extrema en el Área metropolitana asciende a 364.241guaraníes, siendo el del Resto Urbano 23 % menor que el costo de la canasta de alimentos del Área Metropolitana (279.524 guaraníes). La canasta de alimentos del Área Rural tiene un costo de aproximadamente 258.654 guaraníes, lo que representa un valor 29 % menor a la Línea de Pobreza Extrema del Área Metropolitana.

Brecha de pobreza

En el año 2013, a nivel país, la distancia promedio porcentual de los ingresos de la población

pobre respecto a la línea de la pobreza fue del 33,3 %. En el periodo 2007-2011 estuvo entre el 40 %. Esta cifra indica el porcentaje del valor de la canasta básica de consumo que en promedio un hogar pobre no logra cubrir con sus ingresos.

El análisis de la Brecha de pobreza según dominio geográfico revela que la pobreza en el Área Rural es más profunda en comparación con la existente en los dominios urbanos, ya que el ingreso promedio de los pobres rurales no alcanza a cubrir el 35,9% del costo de la canasta básica de consumo.

El índice de desigualdad también disminuyó según la encuesta, a 3,2 %. En 2011 se tenía un 7,1 %.

Encuestados

Según los datos de la Dirección General de Encuestas Estadísticas y Censos, fueron encuestados 5.424 hogares de las áreas urbanas y rurales del país (a excepción de Boquerón y Alto Paraguay que representan proximadamente el 2% de la población total del país).

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario