Director de Yacyretá exige fecha de última menstruación a mujeres embarazadas

El director paraguayo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Juan Alberto Schmalko, impuso un estricto régimen de control a las mujeres embarazadas al extremo de que les exige la fecha de la última menstruación, lo cual fue denunciado por los trabajadores como una medida que llega el límite de la humillación.

El director paraguayo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Juan Alberto Schmalko. Foto: prensamercosur.com.

El director paraguayo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Juan Alberto Schmalko. Foto: prensamercosur.com.

La binacional estableció estrictas obligaciones a las mujeres embarazadas, como la presentación de una nota original que comunique el estado de gestación dentro de las 48 horas de realizado el estudio ecográfico.  Esta nota debe estar acompañada de un análisis de sangre, la ecografía, certificado del ginecólogo tratante, última menstruación y posible fecha de parto, que deben ser presentados en versión original o con copia autenticada ante escribanos. Por ello advierte que los documentos que no cumplan estos requisitos serán rechazados, según la circular emitida el 10 de febrero de 2014.

“La nota deberá estar acompañada de análisis de sangre y estudio ecográfico, con la certificación del médico ginecólogo que especifique las semanas de embarazo, última menstruación y posible fecha de parto. Estos estudios deberán ser presentados en original o autenticados por escribano público. El área de RR.HH. no recepcionará notas ni documentos que no cumplan con estos requisitos”, dice parte de la circular.

Otro punto establecido es que la binacional queda autorizada a solicitar los estudios ecográficos o equivalentes para corroborar el proceso de gestación o, en su defecto, solicitar entrevista con el ginecólogo tratante.

Advierte que solo con la comunicación formal la patronal toma conocimiento del estado de la funcionaria, por lo que si la documentación solicitada no cumple los requerimientos no la trabajadora no puede ausentarse de la institución y debe seguir cumpliendo sus funciones. Asimismo, la EBY deslinda responsabilidades de cualquier problema de salud que puedan sufrir las mujeres o el feto durante el embarazo.

El Sindicato de Trabajadores de la EBY calificó la medida de abuso de poder y que llega al límite de la humillación.

“La resolución se extralimita haciendo abuso de poder, violentando de esta forma la legislación cuyo espíritu está orientado fundamentalmente a preservar los derechos de la mujer», expresa un extracto del comunicado dado a conocer por el sindicato.

«La resolución llega al límite de la humillación, absolutamente intolerable, exigiendo que se informe acerca de la menstruación de las compañeras”, añade.

«Mal redactado» 

Tras la polémica suscitada por la circular, el director de la EBY se excusó diciendo que el documento fue «mal redactado» y que la intención no fue inmiscuirse en la intimidad de las mujeres, sino proteger sus derechos laborales. Esto en consideración de que muchas habían sido despedidas en etapas reestructuración tras no cumplir los trámites requeridos para el permiso por embarazo.

Entre los errores mencionó que en el propio certificado médico ya se consigna la última fecha de la menstruación, por lo que «podía obviarse en el comunicado». Sin embargo, reconoció que el objetivo es establecer un régimen más estricto que la simple comunicación verbal o el certificado médico.

«El objetivo de este documento había sido no volver a afectar a una funcionaria en estado de gestación, en ningún se tuvo como premisa denigrar a la mujer ni mucho menos. Al contrario, lo que buscamos es protegerlas en sus derechos laborales», dijo Schmalko en un contacto con la 970 AM.

 

Actualizado con declaraciones del titular de la EBY, Juan Alberto Schmalko

Comentarios

Publicá tu comentario