Directivos de ARP entre responsables que emitieron informe falso que posibilitó rebrote de aftosa

Silfrido Baumgarten, presidente regional de la Rural en San Pedro, integró Comisión responsable de vacunaciones. Pese a ello, se lavaron las manos.

Silfrido Baumgarten. Foto: Nova Paraguay.

«Hoy los dirigentes de la ARP, en vez de unirse a su Servicio Veterinario Oficial, salen a tirotear contra el servicio, a sabiendas de quiénes son los verdaderos responsables», afirma Rodolfo Aguilera Díaz, director de la Agencia de Noticias e Información Agropecuaria (ANIA) y del diario Digital Negocio Ganadero y Negocio Ganadero TV. El mismo explica los pormenores del tema en el siguiente artículo:

La verdad sobre la aftosa y sus responsables

Por Rodolgo Aguilera.

En primer lugar, un brote de fiebre aftosa ocurre porque un ganadero, no vacunó, o cometió errores en el manejo de la cadena de frío. También, para los que no saben, la primera vacunación antiaftosa que recibe un bovino en su vida, lo protege hasta el 50%; con la segunda dosis, le protege en un 80%. Por esa razón se exigía una revacunación (o tercera dosis) para mover los animales, con el objetivo de que ese animal, que se iba a mover, vaya totalmente protegido. Tres laboratorios internacionales, demostraron que las 5 marcas de vacunas que se utiliza en el país, protegen al ganado contra el virus circulante.
Cuando un grupo de 100 animales recibe una segunda dosis, ochenta están protegidos y 20 no lo están. Si en la zona, hay circulación viral, es más que seguro que los 20 animales se enfermen.

Por tanto, que ocurra un brote de fiebre aftosa, es algo que biológicamente siempre es posible, tal como hoy ocurre en Matto Grasso, Brasil, donde ya han matado 10.000 cabezas en los últimos 60 día, o en Tartagal, Argentina, donde ya liquidaron a 4.000 cabezas. Sólo que los ganaderos brasileños y argentinos se unen con su servicio veterinario para proteger su estatus, y no son tan idiotas, ignorantes, mezquinos y antipatriotas como algunos ganaderos locales, cuyos intereses particulares ponen encima de los intereses genuinos de la ganadería nacional, perjudicando a los más de 130.000 ganaderos, y a toda la economía nacional.

El Senacsa tiene la obligación de declarar un foco, cuando el mismo se verifica, debido a que tiene compromisos internacionales al respecto con organismos de sanidad animal a nivel regional y mundial.

Caso reciente

En el segundo caso, el 15 de diciembre se procedió a vacunar 131 animales, de este establecimiento. 15 días después, aparecen en ese mismo campo 157 animales, de los cuales, 7 presentaban síntomas de la enfermedad. Estos sietes animales, ya estaban enfermos, de acuerdo a los signos clínicos desde agosto de 2011, y estaba siendo ocultado por el propietario, y ahora los sacó a relucir creyendo que iba a cobrar alguna indemnización. Por esa razón, Senacsa no va a indemnizar, y le va a cobrar una multa de 18.000.000 de guaraníes.

También Senacsa, como es su obligación tuvo que declarar este segundo foco.

En este segundo brote, este ganadero sinvergüenza, cuando se le dijo que no iba a recibir indemnización por su ganado enfermo porque cometió graves irregularidades de registro, entonces, este amenazó que iba a publicar a la prensa, Senacsa, no respondió, y este bandido, llamó a los periodistas y les mostró y finalmente el sábado 31 se publicó en ABC Color.

Senacsa, no tuvo más remedio que declarar.

¿Cuál es la razón por la cual siga habiendo circulación viral? Es porque en San Pedro nunca se vacunó 8.700 animales, de 305 propietarios.

La Comisión de Salud Animal de San Pedro, presidida hoy por Fernando Serrati, y cuyo miembro es Silfrido Baumgarten, actual, presidente de la ARP, regional San Pedro, y al mismo tiempo, hasta ahora miembro de la Mesa Directiva de la Asociación Rural del Paraguay, y en cuyo establecimiento se verificó el primer brote; fue creada por Resolución del Senacsa, en el marco de una relación público privada. Senacsa, delega a las Comisiones de Salud Animal, la responsabilidad de vacunar, fiscalizar y coordinar todo el proceso de vacunación antiaftosa. Por esa razón, las comisiones están autorizadas a cobrar 1.200 guaraníes por cabeza a cada propietario por el servicio de vacunación.

Con este recurso, las comisiones de salud animal contratan a los vacunadores, a los fiscalizadores, y a los coordinadores, una vez, que se realizan todas las vacunaciones elevan el informe al Senacsa bajo declaración jurada, más las actas firmadas por los propietarios bajo declaración jurada. Con estos documentos, Senacsa, registra las vacunaciones y, creyendo en la honestidad y responsabilidad de los miembros de las Comisiones de Salud Animal, da por ciertos los informes elevados.

Sin embargo, en la última auditoría desarrollada por Senacsa, según informó Daniel Rojas, detectaron que la Comisión de Salud Animal de San Pedro, no vacunó 8.700 cabezas, propiedad de 305 pequeños ganaderos. Es decir, habían elevado un informe de vacunación falso. Por esa razón, hoy el Senacsa desarticuló esta Comisión de salud animal, a fin de conformar otra con personas más honorables y honestas.

En conclusión, hoy los dirigentes de la ARP, en vez de unirse a su Servicio Veterinario Oficial, salen a tirotear contra el servicio, a sabiendas de quiénes son los verdaderos responsables. De esta manera algunos ganaderos paraguayos demuestran con «gran fuerza y coraje», lo idiota, ignorantes, mezquinos y antipatriotas que son, lastimosamente, cuyos intereses particulares ponen encima de los intereses genuinos de la ganadería nacional, perjudicando a los más de 130.000 ganaderos y a toda la economía nacional.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario