Diputados inviabilizan proyecto de modernización del transporte

Modificaciones al plan de financiamiento aplazan mejora del transporte al obligar a elaborar nuevos estudios y créditos, asegura el arquitecto urbanista Federico Franco Troche.  

Larga vida a las chatarras. Las peligrosas aventuras de viajar en estas unidades parece no tener fin. Foto: estelitaaunasur.blogspot.com

En la sesión del pasado miércoles 7, los diputados mutilaron con sus modificaciones el proyecto de ley que aprueba los créditos para el Programa de Reconversión del Centro, Modernización del Transporte Público Metropolitano y Oficinas del Gobierno. La estrategia hizo inviable el proyecto y al mismo tiempo sirvió para esquivar la presión ciudadana, indignada por la sucesivas postergaciones del metrobús y la pasada huelga del sistema chatarra, que dejó a 700.000 usuarios sin transporte.

 “La modificación realizada consiste en la eliminación del artículo 7º del documento, que ya contaba con aprobación de la Cámara de Senadores. La puntualización fue mocionada por la líder de la bancada ANR, diputada María Cristina Villalba (Canindeyú)”, informa la página oficial de la Cámara de Diputados.

“Durante el debate, el diputado Óscar Tuma (ANR-Capital), felicitó la posición de quienes fueran a respaldar lo planteado por la líder de su bancada, pues, aprobar el proyecto y dejar en manos del Presidente electo, la posibilidad de elegir el mejor sistema de transporte para todos los ciudadanos, es la mejor opción que existe”, agrega el sitio.

El artículo eliminado establece que “Autorízase al Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Hacienda, a emitir y mantener en circulación Bonos de la Tesorería General de hasta el equivalente en guaraníes de US$. 55.000.000, para el financiamiento de los requerimientos adicionales del Programa Reconversión Centro, Modernización del Transporte Público Metropolitano y Oficinas del Gobierno, emergentes de la construcción de infraestructura electromecánica para el transporte masivo de pasajeros y las inversiones complementarias para la implementación del Programa”.

Es decir, se aprobaron los USD 150 millones para declarar de interés social las zonas afectadas de tal forma a poder expropiarlas, pero se eliminó el punto referente a los USD 55 millones que hubieran sido destinados a la renovación de la flota y electrificación del sistema. Por tanto, la intención sería la construcción de carriles exclusivos para las mismas unidades que están circulando actualmente, tal como se hizo en Buenos Aires.

Consultado al respecto, el arquitecto Federico Franco Troche respondió que la decisión de los legisladores “fue una manera elegante para no hacer nada”, ya que con las modificaciones se debe realizar un nuevo proyecto. Esto debido a que el préstamo aprobado por el BID se realizó en función al BRT (sistema rápido de buses) o metrobús y ante estas modificaciones el proyecto es irrealizable, ya que el organismo debe estudiar nuevamente la propuesta.

“Esto inviabiliza el proyecto. Se requiere de un nuevo estudio y esto lleva su tiempo. En un año con suerte o en dos se tendría otro proyecto listo”, añadió.

Para calcular el tiempo perdido que esto implica explicó que si el proyecto se hubiera aprobado sin modificaciones los trabajos se habrían iniciado en un año. “No se va a hacer nada. Si se hubiera aprobado sin modificaciones, los procesos previos hubieran llevado 3 o 4 meses. El proceso licitatorio se hubiera llamado en 6 meses y en un año se hubieran iniciado los primeros trabajos”, precisó.

Con respecto a la opción del monorriel, afirmó sin ambages que es un disparate desde donde se lo mire por los problemas de accesibilidad que conlleva y que impulsar un proyecto irrealizable es una manera de no hacer nada y dejar las cosas como están.

“El monorriel solo es posible en ciudades donde hay que recorrer grandes distancias. Por ejemplo, del aeropuerto al centro de la ciudad. El monorriel no puede parar cada cuatro cuadras. En un ámbito como el nuestro sería un drama urbanístico, por los comercios y el patrimonio histórico que quedarían afectados por las vías”, ilustró.

Luego explicó que nuestro medio no tiene la demanda de pasajeros que se requiere para un tren elevado. Como ejemplo mencionó que ninguna ciudad latinoamericana tiene el sistema, ni siquiera San Pablo, que es la tercera urbe en el mundo. En contrapartida, citó que una ciudad como París está por habilitar un sistema de BRT.

Posteriormente apuntó que el bloqueo al metrobús responde a intereses privados, ya que este sistema traerá una gran mejora urbanística en Eusebio Ayala, Acceso Sur, entre otros puntos. Pero hay poderosos grupos de presión que solo cuidan el Abasto Norte, los shoppings (Mariano) y las propiedades inmobiliarias. Esto en  referencia a la encarnizada campaña del diario ABC Color de Aldo Zuccolillo, propietario de estos emprendimientos que miran al Norte.

El bloqueo al metrobús responde a mezquinos intereses de empresarios que van a contramano del bienestar ciudadano. Foto: Paraguay.com

Asimismo, Franco destacó la opción de implementar un sistema de trenes de superficie, que sí sería adecuado y compatible con Asunción de tal forma a unir la capital con Ypacaraí, San Bernardino y otras ciudades. Esto podría realizarse incluso enlazando algunos de los trazados del antiguo ferrocarril con otros nuevos, partiendo de la Estación Botánico, siguiendo por la calle Artigas y llegando a la avenida Eusebio Ayala.

Por último, cabe mencionar la gran influencia de los empresarios en las decisiones del Legislativo, ya que existen distintas vinculaciones político-partidarias entre los congresistas y los transportistas. En algunos casos los legisladores son directamente dueños de algunas firmas, como Nardi Gómez (ANR), propietario de la Línea 19 Presidente Hayes, y Celso Maldonado (PLRA), propietario de la Línea 49 La Limpeña.

Comentarios

Publicá tu comentario