Diputados estudiarán un nuevo impuesto a la telefonía móvil.

El próximo lunes será presentado un proyecto que plantea la aplicación de un impuesto de 1% a las ganancias de las compañías de telefonía móvil. El diputado Victor Ríos (PLRA) es el responsable de dicha iniciativa, cuyo monto recaudado será destinado a la campaña «Una computadora por niño».

En la década de los noventa nuestro país experimentó un cambio radical en su forma de comunicación. Mediante la aparición del teléfono celular fue posible llamar a cualquier lugar sin depender de la burocracia telefónica estatal de aquel tiempo. En el año 1992 la empresa Telecel fue la primera en explotar este negocio que tenía un futuro promisorio. Sus primeros modelos de celulares costaban entre 1.000 y 1.300 dólares. Con un tipo de cambio de aproximadamente 2.600 guaraníes.

Como era de esperarse la evolución tecnológica fue desplazando al «Tele Tac» y al «Motorola Tango» (modelos paradigmáticos del génesis de la telefonía movil). A la posibilidad de realizar y recibir llamadas se fueron agregando mensajes de texto, envío y recepción de correos electrónicos, acceso a internet, reproductor de música, videos, cámara fotográfica, y muchos servicios adicionales que convirtieron a este aparato en imprescindible para la vida diaria de los paraguayos en todos los estratos sociales.

Actualmente cuatro empresas están peleando la preferencia del público en materia de telefonía móvil, TIGO, PERSONAL, VOX y CLARO. En una encarnizada batalla por captación de clientes y los fabulosos ingresos que ello implica. En los primeros cinco meses de 2010 la facturación total alcanzó nada más y nada menos que un billón 221.000 millones de guaraníes. Superando por 92 mil millones de guaraníes al mismo periodo del año anterior. Según indicadores del Ministerio de Hacienda.

El éxito del negocio celular radica en dos factores fundamentales, las generosas medidas impositivas y la inversión publicitaria. Una ley tributaria aplicada en tiempos de transición democrática, permite que las telefónicas se abstengan de pagar varios impuestos que en teoría favorecen a la inversión extranjera por un lado. Pero por el otro perjudican al consumidor final responsable directo del crecimiento de dichas compañías. Los tributos pagados son mínimos en comparación con los dividendos generados, incluso se libran del lVA, peso que recae nuevamente en los más de 5 millones de clientes que cuentan con una o varias líneas telefónicas.

Este importante ahorro de dinero es reasignado a los medios masivos de comunicación. Con grandes avisos impresos, recitales internacionales y publicidades con referentes del mundo de la farándula y el deporte. Todo recurso es valido para captar la mayor cantidad de usuarios. Actualmente la industria telefónica es la principal aportante de publicidad en prensa escrita, radio y televisión.

La generosidad para con los medios siempre es bien recibida, pues permite la mantención del mismo, siempre y cuando este mantenga una línea editorial que no perjudique los intereses de la telefónica. En el caso de que un propietario de medio de comunicación tenga la visión de comprar acciones de una telefónica X, asegura una relación armoniosa entre ambos, pues componen parte de una gran familia empresarial, y cada familia tiene el deber sagrado de proteger a los suyos.

De ser aprobado este proyecto se dará una mejor utilización de los siderales montos generados por las empresas de telefonía móvil. Cabe destacar que actualmente las mismas solo tributan por renta e impuesto inmobiliario, mientras que son exonerados de los siguientes:

Tributos fiscales y municipales por constitución, inscripción y registro de la empresa. Tributos por emisión, suscripción y transferencia de acciones. Impuesto sobre la importación de bienes de capital, materias primas e insumos destinados a la empresa. Sobre los dividendos y utilidades, incluyendo las remesas de dinero que envían al exterior. Así como el tributo a las transacciones relacionadas a alquileres, utilidades, derecho de uso de marcas, patentes de invención, dibujos y modelos industriales.

Comentarios

Publicá tu comentario