Difunden video de agresión policial contra indígenas

Durante esta semana, aprovechando la visita del papa Francisco al país, indígenas de la comunidad Xákmok Kásek, del pueblo sanapaná, realizaron cortes intermitentes de la ruta Transchaco a fin de visibilizar sus demandas y exigir al Estado que cumpla la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), que lo obliga a devolver a la parcialidad 10.700 hectáreas de su territorio ancestral y pagar una indemnización por muertes de niños ocurridas por la vulneración de sus derechos y privación de acceso a su territorio que padecieron durante más de 20 años.

El pasado martes los nativos iniciaban otra jornada de protesta en el kilómetro 324 de la Transchaco cuando la policía intentó impedir la manifestación de los sanapaná y varias otras comunidades indígenas que están apoyando las acciones realizadas en reclamo por la restitución de sus tierras, informó la organización Tierraviva. Los agentes aplicaron empujones y golpes contra los nativos, entre los que se encontraban niños y mujeres, para intentar impedir el cierre momentáneo de la vía, una medida a la que se vieron obligados a acudir ante la nula atención a sus reclamos.

Gerardo Larrosa, uno de los dirigentes de la comunidad, señaló que “hasta el momento no se presentó ningún representante del Estado que pueda resolver nuestro reclamo y estamos esperando al Vicepresidente de la República (Juan Afara) o un ministro, algún miembro de la Comisión de Pueblos Indígenas de la Cámara de Senadores o de Diputados, que nos puedan dar una respuesta clara de que la sentencia de la Corte Interamericana, en lo relacionado a la restitución de tierra, se va a cumplir, como está obligado el Estado”.

La comunidad Xákmok Kásek reclama la devolución de 10.700 hectáreas, ubicadas en el distrito de Puerto Pinasco, departamento de Presidente Hayes, Chaco. Inicialmente el inmueble formaba parte de una sola finca en la que estaba asentada la Estancia Salazar, inscripta a nombre de la firma Eaton y Compañía S.A. Sin embargo, desde finales del 2002 unas 3.293 hectáreas fueron transferidas a la Cooperativa Menonita Chortitzer Komitee.

En marzo pasado el vicepresidente de la República, Juan Afara, quien además es coordinador de la Comisión Interinstitucional para cumplimiento de las sentencias de la Corte IDH (CICSI), se comprometió a acelerar el proceso burocrático para la adquisición final de las tierras, para su posterior entrega a la comunidad. Sin embargo, a cuatro meses de ese encuentro el caso sigue dilatándose, según explicaron los indígenas.

Para ver el video haga click aquí 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario