Detrás de la problemática indígena hay gente oportunista

Filemón Torres, sj, antropólogo,  y Óscar Ayala, titular del INDI, hablan del conflicto.

Filemón Torres, sj, antropólogo que tiene a su cargo la Misión Indígena que acompaña el CEPAG.

Entrevistamos a dos personas cuyo día a día está comprometido con el mundo indígena: Filemón Torres, sj, antropólogo que tiene a su cargo la Misión Indígena que acompaña el CEPAG; y el abogado Óscar Ayala, titular del INDI. Ellos hablaron de las casi 8 mil hectáreas de tierra del distrito de Unión, departamento de San Pedro, reclamadas por  los indígenas. Ambos coinciden en que  sólo alrededor de mil hectáreas sirve; lo demás, es zona anegadiza.

Según Filemón Torres, existe además una cuestión que tiene relación con una visión de territorialidad por la cual no son convenientes esas hectáreas. “Esas tierras están fuera de los territorios indígenas. No son sus territorios ancestrales. Eso hará que no se queden mucho tiempo y las abandonen.” Él dice que esto ocurre porque culturalmente no es viable y nos pone de ejemplo a los paraguayos, diciendo que “es como si de repente nos mudasen de Paraguay y nos ubicasen en zonas montañosas. Obviamente nos costará adaptarnos… y adaptarnos a la cultura circundante que nada tiene que ver con la nuestra. Todo está relacionado con su modo de vida.”

Y recalca lo que ya dijo Melià, que tampoco es recomendable poner a los 3 pueblos juntos. En el grupo ya desalojado estaban Mbya, Ava y, en menor medida, Ache.

Respecto a la presión por la compra, su opinión es que hay un negociado. “Son cerca de 8 millones de guaraníes por hectáreas lo que se pretende cobrar, a todas luces exagerado. Y lo que se prevé es una estafa al Estado, pues difícilmente se encontrará otro comprador que no sea el propio Estado para tierras de esas características.”

El abogado Oscar Ayala, actual director del INDI, nos habló acerca de la posición institucional sobre las tierras reclamadas. “Hay una primera cuestión que tiene relación con el suelo para albergar a un asentamiento indígena. Dos informes periciales dicen que alrededor del 80 % de esas tierras son inundables. Por lo cual tiene una capacidad limitada para asentar a familias y nada para pensar en que puedan vivir de la agricultura. Otro obstáculo tiene que ver con que los grupos organizados, en función a estos reclamos, no tienen una posición afirmada respecto a este lugar. Hay distintos pueblos conglomerados en torno a esta reclamación. Familias que inicialmente se plegaron a esto hoy están priorizando otro tipo de reclamaciones más históricas. Por ejemplo, los que son del departamento de Caaguazú. Estos indígenas admitieron que no tienen interés y si inicialmente se plegaron fue por invitación de algunos dirigentes. Luego vieron que no era conveniente.”

Líder corrompido

Si esas tierras son inservibles, ¿por qué son reclamadas por los indígenas? Al igual que Óscar Ayala, quien dice que detrás de eso está la responsabilidad de los dirigentes indígenas, en donde hay una responsabilidad que es política. El análisis de Torres es que el dirigente indígena Panta Piris está, lastimosamente, corrompido y responde a un liderato con muchos vicios. “Posiblemente quite su tajada de esto”, dice, si se concreta la compra de esas tierras.

Así también hay que tener presente los intereses de quienes quieren vender las tierras. La información que tiene Filemón es que los dueños son ancianos y son los apoderados quienes están detrás de negocio. En 2 años el costo de esas tierras aumentó 60 veces su valor, dijo.

Dar mejor uso al recurso público significa no comprar esas tierras

Ayala explicó que dijeron a los líderes que en esas circunstancias, de desacuerdos entre las comunidades, es imposible dar respuesta positiva. “Necesitamos un periodo de al menos 2 meses que implicaría un proceso de consulta amplia e informada con las comunidades de los departamentos para explorar el real consentimiento sobre esta compra u otras.”

Dijo que casi el 90% aceptó ese compás de espera para discutir y ver que la respuesta que pudieran dar como INDI y como Estado sea integral y con consentimiento de las comunidades. Un pequeño grupo se negó, de manera intransigente… El titular del INDI explicó además que es necesario estudiar la alternativa que además implique un mejor uso del recurso público que está a nuestra disposición, lo cual no fue comprendido por la totalidad.

No está de acuerdo con el enrejado

Respecto a si tienen una postura institucional acabada sobre el enrejado, Óscar Ayala dijo que podría dar su opinión particular. “No estoy de acuerdo en que la respuesta del Estado sea enrejar un espacio público, aunque, sin justificar, es necesario entender que esta situación responde a una serie de hechos bastante larga en la que hay gente que sin entender en profundidad todo el caso y la problemática, tiene una postura adversa.”

Criterio de prioridad para atender la problemática indígena

El titular del INDI dijo que es importante difundir y dejar en claro que desde 2008 hasta 2010 se realizó un gran esfuerzo entre organizaciones indígenas y de la sociedad civil para elaborar una lista de casos y criterios de priorización en esta coyuntura. “Ese trabajo arduo fue sistematizado; en cambio, este caso particular de los indígenas de la Plaza Uruguaya apareció sólo hace unos meses atrás. Si hubiéramos accedido a este pedido, más aún así como se presentaron las cosas, con argumentación y sustento poco firmes, cómo hubieran quedado las comunidades que tienen su lugar en la lista de espera. Estamos trabajando con ese criterio de priorización.”

Fuente: Comunicación, CEPAG.

 

Comentarios

Publicá tu comentario