Detonantes de la persecución a Iniciativa Amotocodie

Denuncias internacionales sobre la deforestación chaqueña y la campaña en contra de la Expedición inglesa serían las principales razones.

La advertencia sobre la posibilidad de contacto con ayoreos silvícolas fue motivo para suspender una expedición inglesa que buscaba explorar el Chaco. Foto: EFE.

Iniciativa Amotocodie (IA), trabaja desde el 2002 a favor de la protección del pueblo ayoreo que vive en aislamiento voluntario en el norte del Chaco. Desde el 2005, este trabajo se enfocó en la recuperación de su territorio y en el fortalecimiento de la identidad cultural de los ayoreo, conjuntamente con su organización, la Unión de Nativos Ayoreo del Paraguay (UNAP).

Los cinco integrantes de IA, con sede en Filadelfia –centro de la colonia menonita y punto focal de la extensión ganadera en el norte del Chaco–,  están constantemente expuestos a un clima de intolerancia y racismo abierto que va incrementándose hacia paraguayos no ganaderos, indígenas y otros inmigrantes humildes.

Las acciones de IA llegaron a visibilizarse notablemente en los últimos años. Temiendo perder  sus privilegios y la posibilidad de incursionar más aún el Norte del Chaco, los sectores menonita y ganadero, comenzaron una campaña de hostigamiento contra IA.

Dos fueron los detonantes de esta situación. Por un lado, una entrevista de radio en Alemania, en el 2009, donde el coordinador general de IA, Benno Glauser,  manifestó su preocupación por la deforestación en el Chaco sugiriendo que se regule la manera de producir la carne para evitar nuevas deforestaciones.

El otro tiene que ver con la suspendida expedición científica del Museo de Historia Natural de Londres al Chaco Paraguayo en el 2010 y la llamada de atención, tanto a nivel nacional como internacional, sobre el riesgo de contacto involuntario y de las consecuencias que esta podría acarrear, tanto para los indígenas aislados como para los propios expedicionarios, nacionales y extranjeros.

El ritmo actual de deforestación amenaza con dejar sin bosques al Chaco. Foto: AP.

El día que la directora del Museo inglés salió del país, el 1 de diciembre del 2010, la oficina de IA en Filadelfia fue allanada y todos sus elementos de trabajos confiscados, algunos hasta hoy. Se abrió una investigación judicial, notablemente sin fundamento, que logró que cuatro de los cinco integrantes de IA estén hoy imputados por ‘lesión de confianza hacia la misma institución IA’. La Asamblea de IA se manifestó afirmando que apoya totalmente a los integrantes imputados y que no existió una lesión de confianza.

La investigación judicial y la represalia mediática, política y judicial desenlazada contra IA  sigue hasta el presente, dificultando logísticamente y emocionalmente el trabajo de IA por la protección de los indígenas ayoreo en aislamiento.

Comentarios

Publicá tu comentario