Denuncian que Teletón despide irregularmente a más de 27 trabajadores

El Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de Teletón Paraguay, denunció ayer que hasta el 10 de febrero de 2021, “la Fundación Teletón desvinculó a más de 27 funcionarios” y que “en un comunicado la patronal informó que la desvinculación llegara al 16% de la población trabajadora de la institución. El principal centro afectado es el Minga Guasu, que llega casi al 50% del equipo de trabajo”.

“Exigimos el inmediato cese de los despidos”, requirió la organización de los trabajadores para señalar que “en plena pandemia, la desvinculación es asumida como un golpe terrible a las y los trabajadores y sus familias, entre los desvinculados tenemos compañeras con casi 10 años de antigüedad, lo que significa un atentado contra la estabilidad laboral, practica nefasta de muchas empresas en este país”, expuso.

Los despidos se hicieron sin información previa al equipo de trabajo, que, sumado a la poca claridad de los criterios utilizados para desvincular, genera una sensación laboral de inseguridad en todo el equipo, indicó además.

“Como trabajadoras y trabajadores de la Fundación hemos sostenido los enfoques institucionales de derechos que caracteriza a la atención que se brinda en la Fundación Teletón y exigimos que sean considerados los mismos con nosotros y nosotras.

Todo este tiempo de trabajo, hemos construido además de procesos de rehabilitación, vínculos con los niños, niñas y adolescentes que atendemos y sus respectivas familias, por lo que sostenemos que esta decisión además de afectar a los trabajadores directos repercutirá a la calidad de atención que reciben los niños y niñas con discapacidad que acuden a la Fundación.

Como trabajadores cuidando a la Fundación y la calidad del servicio que ofrece, hemos accedido a una adenda institucional de recorte salarial por seis meses para evitar que la Fundación deje de brindar servicios en plena pandemia, por lo que los despidos son otro golpe más para los trabajadores y trabajadoras”, indicó.

Historias de vida

El Sindicato expresó los sentimientos de los trabajadores en un texto que reproducimos a continuación: “Son momentos difíciles, rabia, enojo, tristeza, ansiedad, miedo, todos sentimientos encontrados en este tiempo, el trabajo de equipo, la interdisciplinariedad, la integralidad son acciones convertidas en palabras vacías de contenido.

Tantos años de trabajo, alegrías, empeño, técnica, experiencia y mucha humanidad compartida en los pasillos de la Fundación hacen que estos momentos sean más dolorosos aún, se van compañeras y compañeros, una parte de nuestro ser.

Hay decisiones tomadas sin nosotras y nosotros, obviamente somos empleados, somos trabajadores, y no compañeros con el patrón. En este sistema, está claro que el patrón, aún con discurso bonito para la tele, es el que toma las decisiones. El que corta la torta.

Es incluso comprensible los recortes, por decisiones que se tomaron mal y que nadie asume y que finalmente ope ipo´ivehape la piola, los platos rotos los pagamos los trabajadores y las trabajadoras.

Ahora bien, ¿cómo cuidamos?, ¿qué criterios se utilizaron para despedirnos?, ¿qué hicimos mal?, ¿qué dijimos de más?, las preguntas son muchas, y el silencio es sepulcral.

Aprendimos algunas cosas: Se suma la conciencia de ser trabajadores, de que entre nosotras y nosotros debemos generar las condiciones para vivir y trabajar mejor. Que el patrón hace lo que quiere, no es compañero.

¿Como queda después lo que queda?

Con miedo, de hablar, de expresar, de crear, de construir equipo, técnicas y saberes para mejorar la atención. Con silencios, por no poder expresar ni la rabia, ni el dolor, ni la injusticia, ni los motivos del despido, si fue haber fallado, o haber hablado, o llegar a los 10 años y no conviene a la patronal la estabilidad.  Con carga de trabajo del que se fue, porque el trabajo no disminuye, obviamente disminuirá la calidad y no dependerá de nosotros y nosotras sino de las condiciones que nos imponen. Hay que ponerse la camiseta.

Los trabajadores y trabajadoras hemos sostenido en momentos durísimos la Fundación, 6 meses de adenda colectiva, poniendo nuestras casas como oficinas, nuestros teléfonos como corporativos, nuestro internet como aporte para sostener la calidad técnica de la Fundación, nada reconocido por la patronal en este proceso.

La forma en que están procediendo es un no reconocimiento a nuestro trabajo y lo que hemos generado para llevar el barco de la mejor manera, con todo lo que implica trabajar en la casa y sobrevivir a la pandemia.

¡A todas las compañeras y compañeros desvinculados, toda la solidaridad!

¡Señor patrón, eso no se hace!”

Contacto:

Lis Jara 0982744200

Juana Casuriaga: 0986580111

 

Comentarios