Denuncian que fiscales y policías actúan bajo órdenes de Favero

Otra prueba del «activismo judicial» a favor del terrateniente brasileño. 

Policías pagados por el Estado montan guardia bajo las órdenes de Favero. Foto: RTVL.

Campesinos que reclaman lotes que debían ser destinados para la formación de colonias campesinas –pero que actualmente están invadidos por Tranquilo Favero– denuncian que fiscales y policías intentan desalojar la Carpa Escuela que funciona en los lindes de la propiedad usurpada por el terrateniente brasileño.

El director  del Colegio, Lic. Rober Ramírez, y la directora de la escuela de Ñacunday, Inocencia Raquel Ayala, denunciaron que el temor por los amedrentamientos y las amenazas que sufren los alumnos aumenta la deserción escolar de la Escuela Carpa de Ñacunday. Toda esta persecución estaría siendo realizada bajo las órdenes de Favero.

Los docentes aseguraron que los niños y jóvenes viven en extrema inseguridad y son los que más atropellos sufren a sus derechos humanos.

Niños participan en las clases de la Carpa Escuela. Foto: RTVL.

Un informe de Radio TV Latinoamericana relata que la fiscala María del Carmen Meza, con una dotación policial y prepotencia, atropelló el pasado 27 de junio la Escuela Itinerante denominada Escuela Carpa del Ñacunday creando un clima de miedo, zozobra y terror en los niños, jóvenes y docentes. El reporte dice que hacia las 12:30 h de ese día contingentes policiales llegaron en varias patrulleras fuertemente armados como si se tratara de un allanamiento en busca de “peligrosos delincuentes”.

“Lo que encontró eran unos 261 niños y jóvenes paraguayos queriendo estudiar, acceder a su derecho a la educación (…). (La fiscala) dijo a los docentes y alumnos en forma intimidatoria: ‘¿quién les autorizó a estar en el lugar? Este gobierno que se va por inútil les dejó en este sitio, pero ya verán cuando llegue el próximo gobierno de Cartes les echaremos de aquí”’, agrega el informe de RTVL.

En la región Favero alambró 260.000 hectáreas que incluyen franjas de los parques Jakui y Ñacunday. En Ñacunday debían ser creadas dos colonias para las cuales fueron destinadas 30.000 hectáreas de tierras fiscales. De estas tierras del Estado unas 12.000 estarían invadidas por Favero y son las reclamadas por la Comisión Vecinal Santa Lucía.

No es la primera vez que se denuncia un “activismo policial y judicial” a favor de Favero. En el informe de la intervención al Indert realizada en 2012 la fiscala Carmen Meza ya fue señalada como una “representante” de los grandes propietarios realizando procedimientos con “inusitada celeridad” a favor de los terratenientes.

“El Interventor (Emilio Camacho) manifestó al Presidente (del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados) Jorge Ávalos sobre las solicitudes emanadas de la Fiscala María del Carmen Meza, quien emplazó al Interventor a que le entregue todos los documentos sobre las tierras en conflicto en Ñacunday en menos de 6 horas, argumentando que dicho pedido es irracional, al querer convertir al INDERT en la oficina de uno o dos propietarios de la zona de Alto Paraná que consiguen una inusitada celeridad en estas actuaciones. El pedido de la fiscala hace que el INDERT trabaje para un gran propietario, pidiendo fotocopias y fotocopias de miles documentos de propiedades que le interesan a un tercero y no los que interesan a la República del Paraguay, debiendo agregar que todo se hace con el presupuesto público”, apunta el informe de la Intervención al Indert realizada en 2012 bajo la dirección de Emilio Camacho.

Desmonte realizado en el Parque Nacional Jakui. Foto: Paraguay Resiste.

Una publicación del Grupo Paraguay Resiste ya había denunciado la masiva deforestación del parque Jakui de parte de Favero para la plantación de soja transgénica ofreciendo fotografías que muestran el desmonte en los parques nacionales.

“Para desviar la atención sobre los graves delitos ambientales que cometen los ‘denominados grandes productores’ se crea una matriz falsa de responsabilidades, acusando a los campesinos de la depredación, cuando que la realidad es otra. Los aserraderos son de propiedad de estos mismos sojeros brasileños, quienes hacen un comercio redondo. Echan los bosques, venden la madera y en su reemplazo ahora vemos plantados mares de soja transgénica. Los organismos oficiales de control no ejercen sus funciones para evitar que los parques nacionales desaparezcan o sufran de depredación, porque  participan del negocio inmobiliario de tierras públicas”, afirman.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.