Denuncian que Canal 13 estafa a los trabajadores

Rubén Segovia, camarógrafo despedido de Canal 13 por exigir cobro de salarios atrasados, denunció que la empresa durante varios meses realizó el descuento correspondiente al aporte obrero al Instituto de Previsión Social (IPS) y a la asociación de empleados por préstamos contraídos o compras financiadas, pero sin realizar los respectivos depósitos. Así también rechaza el monto de la indemnización fijado por la empresa, que según señaló no corresponde a sus años de antigüedad.

“Esto es estafa y lesión de confianza”, resumió Segovia durante una protesta realizada por el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) frente al canal el pasado 12 de junio. El trabajador contó que la empresa descontaba mensualmente el aporte al IPS, pero sin abonar a la previsional, por lo que quedó sin cobertura médica precisamente en momentos en que tuvo que someterse a una intervención quirúrgica, que tuvo que afrontar contrayendo deudas para el pago por la operación en un hospital privado.

La semana pasada cuatro camarógrafos realizaron una medida de “brazos caídos” para reclamar el cobro de sus salarios. A raíz de la protesta, fue despedido también Justo Pastor Mareco, otro trabajador fue mandado de manera compulsiva de vacaciones y otro fue metido en el “frízer”, una medida de presión que ejercen las patronales de los medios mediante la no asignación de tareas a fin de forzar la salida de los trabajadores.

Asimismo, denunciaron las pésimas condiciones de higiene en la planta, donde no cuentan con agua potable, jabón ni papel higiénico.

En respuesta a las denuncias, la empresa Teledifusora Paraguaya SA, propiedad de Cristhian Chena, emitió un comunicado en el que señala que los “cambios” son una prerrogativa del canal para ajustarse a las exigencias de construir a una “televisión más nuestra” y con más producción propia. “En ese marco, evalúa permanentemente a su personal y toma las decisiones administrativas que considera adecuadas a esos desafíos”, dice el comunicado emitido por la empresa tras días de silencio y tras evitar sistemáticamente consultas de otros medios.

Santiago Ortiz, secretario general del SPP, rechazó estas expresiones ratificando que los despidos no respondieron a razones profesionales, sino que constituye una persecución y una represalia por la medida de fuerza realizada. “Los dos compañeros despedidos son reconocidos y eficientes profesionales en su trabajo”, enfatizó Ortiz.

Comentarios

Publicá tu comentario