Denuncian inacción de la Seam en contaminación provocada por Pechugón

Técnicos de la Secretaría del Ambiente (Seam) habían visitado la planta en enero, pero hasta el momento no tomaron medidas.

Uno de los registros de la matadería, rebasado de líquido contaminante. Foto: Demoinfo.

Uno de los registros de la matadería, rebasado de líquido contaminante. Foto: Demoinfo.

Pobladores de varios barrios de Capiatá ubicados en el Kilómetro 17 de la Ruta II aguardan que la Secretaría del Ambiente (Seam) emita un dictamen sobre una inspección realizada a la matadería de la Granja Avícola “La Blanca”, perteneciente a la empresa Pechugón. Los habitantes de los barrios Santa Bernardita, Sagrada Familia y otros habían presentado una denuncia contra la procesadora por contaminación ambiental, ya que la planta realiza el vertido de sus residuos sin procesar a los cursos hídricos.

En el mes de enero un equipo de la Seam se había constituido al lugar para constatar las denuncias, pero hasta el día de hoy no sea pronunciado. Los pobladores esperan que la autoridad de aplicación en temas ambientales informe si la matadería cuenta con la habilitación correspondiente y si está en condiciones de trabajar.

La cañería utilizada para desagotar la pileta de la matadería va a parar a un arroyo que desemboca en el lago Ypacaraí. Foto: Demoinfo.

La cañería utilizada para desagotar la pileta de la matadería va a parar a un arroyo que desemboca en el lago Ypacaraí. Foto: Demoinfo.

Patricia Añazco, integrante de la Comisión de Fomento de Santa Bernardita, declaró al Centro de Producción Radiofónica “Ñane Ñe’ê-Beto Centurión” que en una reunión con integrantes de la Comisión de Derechos Humanos del Senado expresaron su inquietud respecto a la falta de acciones de la entidad estatal responsable en materia ambiental. Los vecinos acudieron al Poder Legislativo para buscar una salida al conflicto.

Los afectados relataron que deben soportar olores nauseabundos, especialmente en horas de la noche, y el ataque masivo de moscas durante el todo el día.

Apuntaron que la situación es más desesperante para aquellos que viven en el barrio Santa Silvia considerando que la cañería que sale desde la matadería a la pileta no tiene ningún tratamiento. La cañería está al costado de los terrenos y la situación se agrava cuando hay lluvias porque el cauce rebosa, esparciendo la sangre de los animales por las calles y la casa de los vecinos.

Los lugareños señalaron que las calles de la comunidad se inundan con agua servida vertida desde la granja y se derrama al arroyo Tayuasape, que desemboca en el lago Ypacaraí, gravemente contaminado por los desechos sin tratamiento que son vertidos en la cuenca que alimenta el emblemático espejo de agua.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.