Denuncian grave contaminación ambiental provocada por Pechugón

Matadería de pollos vierte sus desechos en un arroyo que desemboca  en el lago Ypacaraí. 

Uno de los registros de la matadería, rebasado de líquido contaminante. Foto: Demoinfo.

Patricia Añazco, pobladora del Barrio Santa Bernardita de la cuarta compañía de Capiatá, en diálogo con el Centro de Producción Radiofónica “Ñane Ñe’ê-Beto Centurión”, denunció la grave contaminación generada por la matadería de la Granja Avícola La Blanca, de la empresa de pollos Pechugón. Señaló que deben soportar olores nauseabundos, especialmente en horas de la noche, y la presencia de la moscas es insoportable durante el todo el día.

La pobladora añadió que la situación es más desesperante para aquellos que viven en el barrio Santa Silvia considerando que la cañería que sale desde la matadería a la pileta no tiene ningún tratamiento. La cañería está al costado de los terrenos y la situación se agrava cuando hay lluvias porque el cauce rebosa, esparciendo la sangre de los animales por las calles y la casa de los vecinos.

Los lugareños relataron que las calles de la comunidad se inundan con agua servida vertida desde la granja y se derrama al arroyo Tayuasape, que desemboca en el lago Ypacaraí.

La cañería utilizada para desagotar la pileta de la matadería va a parar a un arroyo que desemboca en el lago Ypacaraí. Foto: Demoinfo.

Añazco mencionó que los registros de las cañerías se encuentran por las calles que son transversales al predio de la matadería perteneciente a la Granja Avícola La Blanca y cuando llueve aprovechan para descargar la pileta, puntualizó.

Según indicó, en la comunidad varias personas padecen distintos tipos de afecciones como alergias, problemas respiratorios y dolencias cardiacas, que pueden atribuirse a la grave contaminación ambiental provocada por la matadería.

Los lugareños formularon denuncias ante todas las instancias gubernamentales, presentando notas y documentos pidiendo que sus reclamos sean escuchados, sin que hasta el momento hayan obtenido respuestas favorables a sus pedidos.

La semana pasada se constituyeron hasta el local de la matadería técnicos de la Secretaría del Ambiente (Seam), quienes aún no informaron oficialmente sobre los resultados de la inspección. De acuerdo a lo expresado por los pobladores, se constató la construcción de las piletas depositantes de los desechos de la matanza de pollos y –agregaron– los técnicos de la Seam manifestaron que las piletas en construcción no cuentan con la habilitación ambiental.

Fotos: Imagenes donde se ve uno de los registros, rebasado de liquido contaminante y la cañería distribuída para desagotar la pileta de la matadería.

Fuente: Demoinfo 

Comentarios

Publicá tu comentario