Denuncian discriminación e impunidad en los crímenes contra la comunidad trans

Organización que aglutina a personas trans anuncia que abrirá causas judiciales por los crímenes contra la comunidad.

Desde 1989 se han registrado 50 asesinatos contra la comunidad trans. Foto:  Marcelo Ameri.

Desde 1989 se han registrado 50 asesinatos contra la comunidad trans. Foto: Marcelo Ameri.

La Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros del Paraguay, Panambí, denunció la discriminación y violencia que sufre la comunidad, siendo el hecho más grave los 50 asesinatos que han quedado en la impunidad. Fue en un acto realizado ayer en su local sobre la calle Jejuí.

Yren Rotela hizo un repaso de la historia de Panambí, y explicó cómo su conformación en 2004 fue resultado de la impunidad con que se sucedía la violencia, fatal en muchos casos,  contra la población trans en las calles de Asunción y su área metropolitana. Esto ante la indiferencia del Estado y la complicidad de los organismos de seguridad.

Cincuenta asesinatos de travestis registra hasta ahora la organización desde la caída de la dictadura en 1989 hasta 2013. “Son crímenes de odio que son difíciles de reconstruir porque la impunidad que los rodea ha hecho que se pierdan pruebas y elementos esenciales”, dijo al respecto Erwing Szokol, que encabeza el equipo encargado de la investigación, cuyo informe final está previsto para octubre de este año.

Yren adelantó que Panambí impulsará causas judiciales y hará un seguimiento para que estos crímenes no queden impunes, sobre todo los más recientes, de las trans Carolina y Maricela, ocurrido en 2006, y el de Nadine, en 2013, un crimen cuya investigación podría hasta salpicar a miembros de la clase política local.

Web

La organización también presentó ayer su sitio web en un acto que reunió a integrantes de la organización, trabajadoras sociales, y activistas por los derechos humanos y LGBTI, entre quienes se encontraban mujeres trans de varios países de Centroamérica y el Caribe, que asisten a la 44ª Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El evento abrió con fragmentos de video de la obra teatral El Despojo, que repasa la vida cotidiana de personas trans, en una irónica puesta que conjuga mucho de humor, show y cabaret vivencial. La obra, dirigida por Omar Mareco, se repone del 1 al 5 de agosto próximo.

Samantha Carrington, que participa de El Despojo junto con otras compañeras de Panambí, como Mónica Sandoval, Yren Rotela y Usha Didi Gunatita, cerró el espacio cultural previo a la presentación del sitio web www.panambi.org, a cargo de las principales dirigentes de la organización, la presidenta Rotela y la síndica Marcela Valdez.

Salud y educación

El encuentro continuó con los relatos e intervenciones del público, mujeres trans que describieron la discriminación que sufren y han sufrido en su vida cotidiana, especialmente en los servicios de salud, y las instituciones educativas, que les niegan en muchos casos la atención y el acceso.

Adriana Muñoz y Stacy Velázquez, dos activistas trans guatemaltecas, y la hondureña Gabriela Redondo expusieron sobre la realidad de sus países y la necesidad de integrar esfuerzos y actividades para la conquista de políticas públicas y acceso a derechos.

El evento contó con la participación de referentes por los derechos sexuales y reproductivos, como Monim Carrizo, de la organización Católicas por el derecho a decidir, que se refirió a la necesidad de trabajar la inclusión en el sistema educativo, ensayando incluso experiencias nuevas de inserción y aprendizaje, como una manera de combatir la precarización de la vida de las personas trans en el país.

La noche cerró con brindis, música y show, porque como señaló la guatemalteca Stacy “las compañeras asesinadas se merecen un aplauso porque murieron en la lucha”.

Comentarios

Publicá tu comentario