Denuncian censura en diario La Nación

Trabajadores del diario La Nación se manifestaron hoy, Día del Periodista en Paraguay, denunciando un hecho de censura contra una serie de publicaciones sobre casos de pederastia que involucran a sacerdotes de la Iglesia Católica

El impreso creó recientemente un equipo de investigación que venía publicando una serie sobre sacerdotes acusados de abuso sexual. Uno de ellos es Carlos Ibáñez, de nacionalidad argentina y que había huido de Córdoba en los noventa por denuncias similares y se instaló en Paraguay, donde incluso desarrolló una carrera académica valiéndose de títulos falsos de instituciones educativas.

En la serie también se revelaba que la jerarquía eclesial paraguaya había sido advertida sobre los casos de abuso que implicarían a Ibáñez, pero que no tomó medidas e incluso brindó protección a presuntos curas pedófilos.

Delegados sindicales del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) confirmaron que existió un pedido de la Nunciatura Apostólica elevada al presidente Horacio Cartes, propietario del medio, para suspender las publicaciones, pues estaban creando “una crispación total dentro de la Iglesia”. Por ello la orden de suspender la publicación de hoy habría provenido del propio mandatario.

Las versiones preliminares apuntaban a que incluso el recién conformado equipo de investigación sería desmantelado por los directivos del diario. Sin embargo, posteriormente se confirmó que los periodistas seguirían trabajando, pero que ya no sería publicada la serie sobre los casos de pederastia que salpican a miembros de la Iglesia Católica. La orden provino de Sarah Cartes, hermana del presidente, a instancias de un pedido realizado por el nuncio Eliseo Ariotti. Los trabajadores realizaron una asamblea para abordar el tema y se manifestaron frente al diario repudiando la censura y exigiendo castigo para los sacerdotes pedófilos.

El SPP repudió estos actos de censura, que según señaló son una muestra de la manera en que los empresarios de comunicación diariamente omiten y retacean información a las audiencias de acuerdo a su conveniencia. La organización añadió que además de los ataques externos de políticos y grupos del crimen organizado, los dueños de los medios de comunicación se han convertido en los principales violadores de la libertad de expresión, presionando bajo amenaza de despidos a los trabajadores que buscan desarrollar su labor ciñéndose a los principios de la ética periodística.

Comentarios

Publicá tu comentario