Denuncian a José Dolores Benítez por ser juez y parte en el caso de la matanza de Curuguaty

Esta mañana se hizo efectiva una nueva denuncia contra el Juez Penal de Garantías de Curuguaty, José Dolores Benítez. Fue ante el Juzgado de Enjuiciamiento de Magistrados es por mal desempeño de funciones y, lo más importante, por la Comisión de Delito contra la función pública. Es decir, de ser aceptada, Benítez puede ser condenado como delincuente.

La denuncia fue presentada por las cinco personas detenidas en la cárcel de la ciudad de Coronel Oviedo, ya socialmente conocidas como personas presas políticas de Curuguaty.

¿Qué delito cometió el Juez Benítez? Uno que sólo un juez puede cometer y que tiene un nombre técnico muy específico: Prevaricato. Este, propio de las autoridades judiciales y administrativas consiste en dictar resoluciones injustas, a propósito y con conocimiento. En general, se trata de que un juez favorece ilegalmente a una de las partes, inventando o falseando para ello legislación y reglamentación.

El juez Benítez, el día 29 de junio de 2009 intervino en el juicio por usucapión que llevaba la empresa Campos Morombí contra la empresa La Industrial Paraguaya (Lipsa) en los terrenos que, desde 1967, obraban en poder de la Armada, como ejercicio concreto de la donación que la empresa LIPSA había hecho al estado paraguayo de los terrenos que, desde esa (1967) irán llamándose Marina kue. No era «su» juicio, sino que estaba completamente a cargo del Juez Carlos Goiburú, quien el 21 de diciembre de 2005 (¡3 años y medio antes!) había dictado ya la Sentencia Definitiva en el juicio por usucapión. La misma lleva el número de 97 de esa fecha. Lo importante es el concepto de «definitiva». En términos jurídicos esto implica que ya nada más se puede hacer ahí, que no sea ejecutar, o sea hacer efectiva, real, material, esa sentencia. Es la última, final, conclusiva sentencia y dice, generalmente, quien tiene razón y quien no. Y esta sentencia N° 97 dio la razón a Campos Morumbi, haciéndole ganadora del juicio de usucapión sobre la finca N°9 de Curuguaty, desprendimiento de la Finca Madre n° 30, padrón 61 de Hernandarias. Hasta ahí esto sólo sería una historia más de tierras usurpadas (y no usucapidas) sino fuera por un pequeño detalle.

El pequeño detalle es el que viene a resolver, en un juicio que no era suyo, el Juez Benítez. El detalle de que tal finca, con tal número, no correspondía al terreno en disputa, la finca número 9 no era, ni es , ni fue Marina Kue. Vaya a saber Dios donde queda esa finca, pero no es Marina kue. Tal es así que nunca pudo Campos Morumbí inscribir esos terrenos porque no correspondía a ningún historial en los registros de Curuguaty, ni de ningún otro lado. Alguien, en la empresa Campos Morumbi, se equivocó. Con ello hizo que la sentencia definitiva saliese también correctamente… equivocada. El juez Benítez entonces interviene para remediar esto inventándose una actuación que no corresponde a esa altura: la rectificación de la sentencia definitiva. Un imposible legal, un inexistente legal, un truco de mago legal, según leemos en la denuncia presentada por Dolores López, presa política de Curuguaty, embarazada de siete meses, a quien el Juez de Garantía Benítez no le ha garantizado la tranquilidad necesaria para llevar a buen término su embarazo y la mantiene encerrada en la cárcel de Coronel Oviedo. El truco legal, de rectificar una sentencia definitiva, destruye toda la seguridad jurídica en que se basa la legitimidad del sistema judicial, según esta actuación del juez Benítez, ya nadie podrá confiar en que una sentencia «definitiva», lo sea. Nada quedará a firme, todo se podrá «rectificar».

El juez Benítez parece haber quedado «pegado» a Marina kue por el delito denunciado esta mañana. De ahí en más todas sus actuaciones relativas a esas tierras tendrán el sesgo de defender la propiedad ilegítima de Campos Morumbi. Así accede a intervenciones policiales sostenidas, allanamientos, cateos, desalojos, que culminarán con la intervención jurídico-policial a cargo de la fiscala Ninfa Aguilar ese fatídico 15 de junio de 2012, en Marina kue.

El juez José Dolores Benítez es, en este caso, Juez y Parte.

No será justicia.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.