Denuncia: Ofrecieron menor condena a cambio de culpar a Rubén Villalba por la masacre de Curuguaty

Pareja de Rubén Villalba asegura que abogados públicos le ofrecieron reducir a 2 años la pena a cambio de acusar al preso por la masacre de Curuguaty. El menor juzgado en febrero en la audiencia preliminar, habría aceptado la oferta, lo que traería consecuencias graves para sus compañeros.

Rubén Villalba.

La pareja de Rubén Villalba, uno de los presos del caso Curuguaty y principal blanco de la fiscalía, denunció en una entrevista al sitio web Nova Paraguay que los abogados públicos que los defienden, a ella y al otro menor, les ofrecieron reducir su condena a 2 años de prisión a cambio de responsabilizar a su pareja de los sucesos del 15 de junio.

“Raquel” fue juzgada junto a otro menor detenido por el caso, “Richard”, en febrero de 2013 en Coronel Oviedo, en la Audiencia Preliminar donde comparecieron ante la jueza de la niñez y la adolescencia Janine Ríos, la misma que hoy tiene a cargo la causa del resto de los procesados.

“Raquel” llegó a Marina Cué una semana antes de la Masacre y mantenía una relación sentimental con Rubén Villalba. Fue hasta la ocupación para acompañar a su pareja en la lucha por esa tierra. Tiene un hijo, “Derlis”,  de un año y cuatro meses.

La defensa de los menores es ejercida por abogados públicos. Según relató “Raquel” a NOVA, minutos antes de comenzar la audiencia, las abogados defensoras les ofrecieron tanto a ella como a “Richard” un trato: debían responsabilizar a Rubén Villalba por los trágicos sucesos del 15 de junio a cambio de la condena a dos años de prisión.

Según la denuncia recabada por el sitio web, el ofrecimiento consistía en que se reconocieran conscientes de estar “invadiendo” una propiedad ajena y de estar perfectamente organizados internamente, afirmación que le permitiría al fiscal reforzar su acusación por asociación criminal.

Otros de los puntos del acuerdo incluían que a los menores declararan que Villalba era el único líder de la ocupación, que los mantenía en el lugar por la fuerza y que se encargó de adiestrarlo para resistir armados el desalojo.

Según la publicación, “Richard” (o su tutor) aceptó el trato y declaró que Villalba efectivamente lo había obligado a permanecer en el lugar además de sindicarlo como el ideólogo de la emboscada que terminó con la vida de seis policías. Raquel se negó a aceptar el trato.

En términos jurídicos el trato no habría sido malo, “Richard” hoy goza de libertad condicional, continúa con sus estudios y trabaja en un local comercial de su comunidad. Las consecuencias de su testimonio pueden llegar a ser muy graves para sus compañeros de lucha.

“Raquel” vive hoy con su abuela en Araujo Cue y aunque la ley establece que debe permanecer bajo custodia policial confiesa que ningún efectivo ejerce su vigilancia. Su abogada pidió licencia por embarazo y quien la reemplaza jamás tuvo un contacto con ella.

“Nadie viene a verme, no tengo ni ropa ni pañales para mi hijo. Vivimos con la poca platita que puede conseguir mi abuela. La semana pasada estuvo la abogada Jimena (Ximena López de CODEHUPY) que trabaja para una organización, pero después nadie ha venido por acá”, expresó en la nota.

El viernes 5 de julio, CODEHUPY le solicitó al presidente del Tribunal de Saltos del Guairá, Ramón Zelaya, que revea su posición y autorice a “Raquel” y su hijo a visitar Rubén Villalba, recluido en Tacumbú.

“Raquel” espera fecha para su juicio oral.

Comentarios

Publicá tu comentario