Dengue y deforestación, dos caras de la pobreza

Las elevadas temperaturas y las inundaciones dejan un escenario propicio para los mosquitos que transmiten el dengue.

Por Rafael Sirvén. Ingeniero Agrónomo, publicado en el Conversaciones rurales.

Hace cuarenta años me enseñaron en la facultad que el clima no cambiaba nunca, pero “cambia, cambia…todo cambia” como en la canción. Todo por obra y gracia de la acción antrópica, es decir del hombre. Aunque los GEIs, que hicieron posible la vida sobre la Tierra estuvieron antes que Adán y Eva. Si no fuera por los Gases Efecto Invernadero el planeta estaría helado, no habría agua en forma líquida. En efecto, la temperatura media de la atmósfera descendería de 15ºC a – 18ºC.

Pero dijimos que el hombre intervino y por ese accionar la concentración de dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera aumentó desde la revolución industrial hasta ahora en un 30%. Los principales responsables de ese aumento son el uso de los combustibles fósiles, la deforestación y las quemas. Por otra parte, las industrias, el transporte y el sector energético son responsables del aumento de otros GEIs como el óxido nítrico (NO2) y los halocarbonos.

Como consecuencia de todos los desmontes de América del Sur avanza la “tropicalización” y el dengue llega a nuestro país

Ahora enfoquemos la atención en el dióxido de carbono. Una hectárea deforestada en Brasil libera a la atmósfera 500 toneladas de carbono. La pregunta es ¿Por qué se desmonta ya que no conviene? La respuesta no puede ser otra que la ambición desmedida de empresarios que priorizan sus rápidas ganancias y la permisiva actitud de los funcionarios que por inoperancia o corrupción lo permiten.

Con la deforestación se cierra el círculo de la pobreza. El calentamiento global hace el resto, el dióxido de carbono absorbe el calor que emite la Tierra de tal forma que las radiaciones no escapan al espacio, rebotan conformando el efecto invernadero. De manera que las elevadas temperaturas y las inundaciones dejan un escenario propicio para los mosquitos que transmiten el dengue

Como consecuencia de todos los desmontes de América del Sur avanza la “tropicalización” y el dengue llega a nuestro país. A todo esto los habitantes de los bosques quedan desprotegidos y se pierde la biodiversidad, la flora y la fauna. Así se pierden para siempre especies que podrían ser fuente de futuros medicamentos para nuestros descendientes, se pierden empleos y la gente pasa a vivir a las villas miserias o favelas que rodean las grandes ciudades

En el verano de 2007 nuestro anterior ministro de salud dijo en el Paraguay que el dengue obedecía al cambio climático que afecta al planeta, que no era un problema de Paraguay, que afectaba toda la región. Mientras tanto hoy la enfermedad se expande por nuestro país y no se puede por decreto adelantar el invierno para detener a los mosquitos.

Comentarios

Publicá tu comentario