Demandan en el fuero laboral a Fe y Alegría

La educadora Juana Hortencia Sánchez demandó a la organización jesuita Fe y Alegría por cobro de aguinaldo, indemnización, salarios caídos y otros derechos -a su criterio-, conculcados. La fundación sostiene que ella era voluntaria y que el contrato formal solo se estableció en el 2013.

En el juzgado laboral, ahora en feria, al igual que los demás juzgados ordinarios, se tramita esta causa. Juana Hortencia Sánchez se desempeñaba como educadora y entró a trabajar en calidad de voluntaria en el 2009. Ella reclama, a través de un escrito patrocinado por el abogado Adolfo Esquivel, una cantidad de derechos conculcados: salarios caídos, indemnización, vacaciones pagas, aguinaldo que en su totalidad alcanzan unos 33.000.000.

Juana Hortencia Sánchez, naturópata, demandó a Fe y Alegría.

Fe y Alegría, una organización que trabaja educación y comunicación, sostiene que Juana Hortencia era voluntaria. Y que recién en junio de 2013 se firmó con ella un contrato de prestación de servicio. En el Código Laboral “no existe el voluntariado”, asume el abogado de la demandante.

Efectivamente, el contrato de trabajo entre la Fundación y la demandante data del 2013 y es por un servicio cuyo costo establecido era de G. 850.000. Entonces, la demandante va por el cobro de haberes caídos asumiendo como monto de referencia el salario mínimo legal establecido.

En el escrito de la demanda, se sostiene que en los primeros días del mes de enero del año 2009, Hortencia “fue contratada verbalmente para desempeñarse como trabajadora subordinada de la empleadora, en la ciudad de Presidente Franco del departamento de Alto Paraná, realizando tareas de educadora popular en el programa de Educación Bilingüe Intercultural por radio (PREBIR)”. Entre las tareas asignadas, figura, según el escrito, “asistencia a los alumnos en las clases,  retiro y entrega de documentos enviados por encomienda desde asunción para los educadores quienes también prestan Servicios para la ONG hoy demandada, de lunes a lunes, con 12 horas de trabajo diario y sin un solo día de descanso semanal como lo exige el Código Laboral, en el horario de 07:00 de la mañana hasta las 19:00 horas de la tarde, percibiendo como salario la mísera suma de 850.000”.

Comentarios

Publicá tu comentario