Del tiempo nublado a cielos que se van despejando: una película amoral

…Hay una familiaridad práctica, innata o adquirida con los signos, que hace de toda educación algo amoroso, pero también mortal. No aprendemos nada con quien nos dice: “Hazlo como yo”. Nuestros únicos maestros son aquellos que nos dicen “Hazlo conmigo” y que en vez de proponernos gestos que reproducir, saben emitir signos desplegables en lo heterogéneo.

Gilles Deleuze

Por Agustín Barúa

Con la directora de la película “El tiempo nublado” (Arami Ullón, 2015), nos conocemos poco: dos mesas del Britannia vecinas y un saludo, un par de noches caminadas y charladas, algún bulto de chat; y me decía de escribir alguito acerca de su película.

Lo que me vino de ella es esto: es amoral.

Baruch Spinoza hablaba de superar “el juicio de Dios” en tanto esos mandatos sociales que determinan la posibilidad de pensar, de recrearnos en cada momento, de no tributar a una moral cristalizada, ajena, muerta.

La amoralidad de ETN la ejemplifico en tres tabúes desafiados.

Tabú 1

“Profesional responsable”,

“Persona exitosa”,

“Ciudadana ejemplar”,

“Vecina amable”,

“Señora respetuosa”:

Mucha custodia, mucha norma, mucha exigencia, mucha forma única, mucho lo único vigilando nuestros movimientos, elecciones, particularidades.

La libertad aquí ni suele ser más que un esquema, una pose monótona, maniatada, momificada; lo que no está libretado se pune con la más dura de las sanciones: “libertinaje”.

Sháke.

Arami toma quizás el mandato primero entre mandatos: “Buena hija”.

Y se permite dudar,

no saber,

querer otra cosa.

No obedece. No cumple.

Tabú 2

Pero se permite algo más: desear.

Una vida suya, a sus gustos, sus sentidos, sus placeres…. ¡Y en Suiza!

Un país donde a la conflictividad social se responde con “Servicio Militar Obligatorio para todos” (incluye mujeres)[1], donde el otro es concebido desde el desprecio (“campesino haragán… puto de mierda… torta… gorda asquerosa… indio sucio… puta bandida… “), donde el estigma castiga la diferencia: ¿Habrá mayor blasfemia que permitirse buscar lo que unx desea?

Tabú 3

Y lo dice en público.

Un lugar donde hay mucho que no se debe decir. Aquí, lo indecible dicho se paga siendo colocado en el inxilio del murmullo juzgador, o con sicariatos a moto y escopeta.

Así, estas tres afrentas a la moral dominante se suman a una denuncia: un gobierno abocado a los negocios privados, desnudado en su desinterés por lo público (una palabra que no le debe significar nada) y lo colectivo (otra) de los cuidados y los derechos. Un estado patronal y mercader, derrochante de precariedades.

“El tiempo nublado” muestra el zurcido que anuda lo privado y lo público, y en esto las tensiones de una sociedad paraguaya que sigue dando signos de que, la vieja moral, está despejándose.

[1] ABC Color. Diputada plantea servicio militar obligatorio y pagado. 03 de Setiembre de 2015. Extraído de http://www.abc.com.py/edicion-impresa/politica/diputada-plantea-servicio-militar-obligatorio-y-pagado-1404043.html

Comentarios

Publicá tu comentario