Defensores de la Amazonia son asesinados en Brasil

La lucha por las reservas de bosque confronta intereses no solo en Paraguay.

Ribeiro Da Silva, dando el discurso premonitorio de su muerte. Foto: Visionshare Photoblog

El martes pasado fue asesinado a tiros un reconocido líder ecologista junto a su esposa, José Claudio Ribeiro Da Silva y María do Espírito Santo da Silva, ambos vivían hace más de dos décadas en una reserva ambiental de Pará (Brasil), zona de la Amazonia, donde vivían con la extracción artesanal de castañas.
Desde hacía años venían siendo amenazados, e incluso Ribeiro había predicho su muerte hace unos meses. Sus continuas denuncias contra madereros interesados en invadir la reserva para talar ilegalmente variedades de alto valor comercial es el motivo principal.
El ataque pone en evidencia la acérrima lucha en torno a la Amazonia, teniendo lugar horas antes de que la Cámara de Diputados del Brasil aprobara una polémica reforma legal que según sus críticos acelerará la devastación de la selva amazónica.
El llamado Código Forestal, impulsado por la industria agropecuaria, y rechazado rotundamente por ecologistas, propone cambios a la normativa actual, según la cual los establecimientos en la Amazonia deben mantener un 80% de cobertura forestal (La exigencia en otras partes del país es de 20%).
La iniciativa contempla que los pequeños agricultores estén exentos de la regla del 80%. Los detractores de la reforma aseguran que los grandes establecimientos podrían aprovecharse de esta norma para violar las prohibiciones de tala, simplemente dividiendo en el papel sus terrenos, colocando parte de los mismos, por ejemplo, a nombre de parientes.
El proyecto propone además reducir la franja de tierra que debe mantenerse intacta en la ribera de ríos y cursos de agua de 30 metros a 15 metros. También concede una amnistía para los productores que talaron ilegalmente bosque en sus tierras antes de 2008.

La premonición
«Hoy estoy hablando ante ustedes, pero en un mes podrían recibir noticias de mi desaparición», vaticinó Ribeiro da Silva en un foro internacional en la ciudad de Manaus en noviembre de 2010.
«Defenderé el bosque cueste lo que cueste. Y por eso puedo recibir una bala en la frente en cualquier momento, por mis denuncias contra los madereros. La gente me pregunta si tengo miedo. Sí, soy un ser humano, pero mi miedo no me silencia. Mientras tenga fuerzas para caminar denunciaré a los que destruyen el bosque», decía entonces el ecologista.

Una historia con la selva
Ribeira da Silva y su esposa vivían en el Proyecto Agroextractivista (Paex) Praialta Piranheira, una reserva de más de 20.000 hectáreas en la que residen cerca de 500 familias, situada en la localidad de Nova Ipuxina, en el norte de Pará. En las reservas Paex está permitida la explotación sustentable de nueces, frutos y caucho, pero no la tala de árboles.
Ribeiro da Silva y su esposa eran dirigentes del Consejo Nacional de Poblaciones Extractivistas de Pará, una organización no gubernamental fundada por Francisco «Chico» Mendes, el recolector de caucho y líder ecologista asesinado por ganaderos en 1988.
Pará es uno de los puntos más álgidos de disputas por la tierra y Ribeiro da Silva había advertido el año pasado que corría el riesgo de seguir la suerte de Mendes y de Dorothy Stang, la misionera estadounidense asesinada en Pará en 2005 por defender a campesinos sin tierra.

Aumento de la deforestación
La deforestación de la selva amazónica de Brasil se multiplicó por seis desde el año pasado, según imágenes satelitales difundidas por el gobierno brasileño la semana pasada.
Las fotografías muestran que entre marzo y abril del 2011 se destruyeron 593 kilómetros cuadrados de bosque, frente a los 103 talados en los mismos meses del año anterior.
El gobierno respondió a estos índices alarmantes de deforestación estableciendo un grupo de emergencia para investigar las causas. Algunos analistas señalan que la tala ilegal está vinculada al debate en el Parlamento y fue llevada a cabo por agricultores que buscan beneficiarse de la amnistía prevista en el proyecto de ley.

Fuente: BBC

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.