Declaración de policías evidencia irregularidad de procedimiento en Marina Kue

En la mañana de este miércoles prosiguió el juicio a los campesinos acusados por la masacre de Curuguaty en el Palacio de Justicia de Asunción. Durante la audiencia declararon los policías como testigos citados por el fiscal Jalil Rachid.

De las declaraciones presentadas resalta nuevamente la irregularidad de todo del procedimiento, pues los policías manifestaron que las instrucciones fueron las de realizar un desalojo a pesar de que la orden dictada por el juez José Dolores Benítez era solo para un allanamiento. La agente a cargo del desalojo fue la fiscala Ninfa Aguilar.

A pesar de que la fiscalía sostiene que los policías fueron desarmados para “dialogar”, en una grabación que registra los momentos previos a la incursión policial se escucha al jefe del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional, Erven Lovera, dar la orden de ir a “atropellar directamente” a los ocupantes.

Al contrastar el testimonio de los efectivos Walberto Rolón y German Thomen con la acusación del Ministerio Público saltan evidentes contradicciones respecto a, por ejemplo, las armas utilizadas supuestamente por los campesinos para asesinar a los policías. Según Thomen, Rubén Villalba tenía una escopeta en la mano, mientras la fiscalía sostiene que Villalba disparó un revólver.

También manifestó que Lovera pidió suspender el operativo, pero la orden fue realizarla a toda costa. En tanto, el efectivo Rolón señaló que no puede reconocer a ninguno de los presentes durante la masacre.

Bajo los cargos de invasión de inmueble, asociación criminal y homicidio doloso en grado de tentativa están acusados Rubén Villalba, Felipe Benítez, Luis Olmedo, Adalberto Castro, Arnaldo Quintana, Néstor Castro, Lucía Agüero, María Olmedo y Dolores López, por invasión de inmueble y asociación criminal Alcides Ramírez y Juan Carlos Tillería, mientras que Felipe Nery Urbina está procesado por “frustración a la persecución penal” al haber pasado por el lugar tras el tiroteo e intentado auxiliar a uno de los heridos.

La joven R.R.V.O. será sometida a un proceso penal adolescente porque en el momento de los hechos era menor de edad, en tanto que el también menor R.A.B.C. ya fue condenado en un proceso abreviado.

Ningún policía fue investigado por la muerte de los once campesinos a pesar de la evidencia de que existieron ejecuciones de personas heridas, además de tortura a los detenidos por la ocupación que reivindicaba la recuperación de las tierras de Marina Kue.

Comentarios

Publicá tu comentario